Crimen de Almonte La UCO vuelve a la casa donde asesinaron a Miguel Ángel y María

  • El nuevo equipo que investiga el caso inspecciona el piso del número 3 de la avenida de los Reyes

Marianela y su madre, Rosario, en el homenaje a las víctimas en el piso de la avenida de los Reyes en 2018. Marianela y su madre, Rosario, en el homenaje a las víctimas en el piso de la avenida de los Reyes en 2018.

Marianela y su madre, Rosario, en el homenaje a las víctimas en el piso de la avenida de los Reyes en 2018. / M.G. (Almonte)

El nuevo equipo de investigación de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil conformado para seguir indagando en el caso abierto (tras la absolución de Francisco Javier Medina) por el asesinato de Miguel Ángel y María trabaja ya sobre el terreno en Almonte.

Huelva Información ha tenido constancia de que hace dos semanas parte del grupo, constituido por agentes distintos a los que investigaron el asunto por primera vez, solicitaron las llaves de la vivienda en la que fueron asesinados padre e hija para inspeccionarla.

Según confirman fuentes de la familia de las víctimas a este periódico, los especialistas de la UCO estuvieron en el número 3 de la avenida de los Reyes de Almonte y después devolvieron las llaves a los abuelos maternos de María.

La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil retomó la investigación a instancias de la titular del Juzgado de Instrucción 1 de La Palma del Condado, quien reabrió la causa tras la absolución definitiva de Francisco Javier Medina como autor de los asesinatos.

Como constaba en el oficio remitido por la Dirección de la Guardia Civil a finales de febrero y recepcionado por la instructora de la causa el 1 de marzo –al que tuvo acceso en primicia Huelva Información– "se ha conformado un equipo de investigación con el cometido de analizar nuevamente los hechos, así como toda la información y registros técnicos recabados durante las actividades de investigación realizadas hasta la fecha".

Concentración en el 6º aniversario del doble asesinato

El próximo sábado se cumplirán seis años del doble crimen de Almonte. Familiares y vecinos de las víctimas han convocado una concentración en su memoria que, sin embargo, habrá de celebrarse un día antes, este viernes, debido a que el sábado es jornada de reflexión electoral y la Subdelegación del Gobierno no la autorizó para el día del triste aniversario.

De este modo, los almonteños mostrarán su apoyo y su calor a la familia Domínguez Olmedo este viernes, a las 22:00, en las puertas del número 3 de la avenida de los Reyes. Lo harán de manera silenciosa y bajo el lema Seis años sin justicia.

El hermano y tío de los asesinados, Aníbal Domínguez, explicó ayer a este diario que el motivo de esta cita "es no dejar caer en el olvido los viles asesinatos de Miguel Ángel y María y seguir reclamando a las autoridades competentes que, de una manera u otra, este caso no quede impune".

Vecinos con velas encendidas en la concentración para pedir justicia en el quinto aniversario del doble crimen de Almonte. Vecinos con velas encendidas en la concentración para pedir justicia en el quinto aniversario del doble crimen de Almonte.

Vecinos con velas encendidas en la concentración para pedir justicia en el quinto aniversario del doble crimen de Almonte. / M.G. (Almonte)

Esta concentración será, sin embargo, muy distinta de la que se convocó el pasado año, cuando se cumplieron cinco años del crimen y un millar de personas encendieron velas, cantaron o leyeron poemas para recordar a Miguel Ángel y María.

La madre y mujer de las víctimas, Marianela Olmedo, confirmó ayer a este diario que estará presente en un acto "que será doloroso pero al que no podría faltar porque se hace en memoria de Miguel Ángel y de mi niña".

Se encuentra muy afectada en estos días, "con muchísimas pesadillas" derivadas de la decisión del Tribunal Supremo de confirmar la absolución del que fuera su pareja sentimental. "No tenía muchas esperanzas, pero ahora estoy muy decepcionada con la Justicia", afirma.

Marianela ha iniciado ya con su psicóloga la "terapia de trauma, que hasta ahora no me había atrevido a empezarla y es necesaria para poder seguir viviendo".

Preguntada por la polémica suscitada por su petición de incineración de la pequeña María, Olmedo remarca que "solo he cumplido con mi deseo de tenerla cerca", ya que ella no es capaz de pisar el camposanto.

Considera que "no me merezco los ataques que he sufrido por ello porque mi vida ya es un continuo sufrimiento y es mi voluntad como madre”. La instructora del caso ya ha autorizado la incineración de María, pero "todavía no se ha llevado a cabo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios