Adictos al poder (I)

La persona adicta al poder piensa que sin ella la organización o el país no funciona, y acaba desarrollando una imagen distorsionada, irreal y aumentada de su influencia.