Ni asalto ni cielo

Iglesias, personalidad determinante en la reciente política española, ha asumido también que lo funcional no era el poder constituyente sino los poderes constituidos.