¿Vamos a Abilene?

Resulta poco explicable que Cs siga ahora con indisimulado entusiasmo la archiconocida estrategia del PP de endilgar los peores males a las "herencias recibidas".