Inmaculada Jiménez | Vicedirectora del Conservatorio "Huelva es una ciudad y provincia con mucha materia prima"

  • Subraya que el proyecto más inmediato del Conservatorio es ampliar el centro y hay una partida para ello. Aboga porque la música juegue un papel más importante en los colegios

Inmaculada Jiménez, vicedirectora del Conservatorio Profesional de Música de Huelva Inmaculada Jiménez, vicedirectora del Conservatorio Profesional de Música de Huelva

Inmaculada Jiménez, vicedirectora del Conservatorio Profesional de Música de Huelva / Josué Correa (Huelva)

Jiménez es vicedirectora del Conservatorio Profesional de Música Javier Perianes de Huelva desde hace cinco años, un cargo al que llega tras dieciséis años en la docencia, que compagina con su faceta de oboísta.

–¿Es fácil compaginar su faceta de música con la de docente?

–No es fácil, porque no es sólo tocar un concierto, es todo lo que conlleva: sus ensayos, buscar repertorio... Para mí mis clases son sagradas, hay que prepararlas y me sigo formando en Pedagogía Musical. Estoy dando un curso de Inteligencia Emocional con Alberto Ortega, que me está aportando un sinfín de posibilidades para la clase. Me encanta la pedagogía y mi faceta de profesor pero también me encanta mi faceta de oboísta.

Fácil no es porque el día tiene veinticuatro horas, tienes familia, trabajo y después , tus ensayos con tus conciertos, no es fácil pero es gratificante y merece la pena.

–¿Cuál le llena más?

–No puedo elegir. Yo creo que se complementan.

–¿Se apoya en Huelva la música?

–Cada vez más. Huelva es una ciudad y provincia con mucha materia prima. Se apuesta pero menos de lo que se debería. Yo le tiraría de las orejas a los gobernantes, aunque esté feo decirlo. Priman otras cosas en la ciudad y para hacer cualquier tipo de iniciativas nos apoyan pero menos de lo que se debería.

Aunque no se puede meter a todo el mundo en el mismo saco. Estamos muy en contacto con el Ayuntamiento de Huelva, que siempre nos cede las salas, que no es fácil, y tiene su coste; la Banda Municipal también nos cede siempre sus instalaciones e instrumental de percusión y nosotros también a ellos.

Con muchos sí tenemos buenos entendimientos, pero en general, no sólo en Huelva, en este país, al arte se le apoya menos de lo que se debería, y hay mucha materia prima, porque lo veo día a día por mi trabajo. Es una pena que reduzcan plazas, hay mucha demanda y hay gente que se queda fuera porque no hay plazas para entrar en el Conservatorio.

Un momento de la entrevista. Un momento de la entrevista.

Un momento de la entrevista. / Josué Correa (Huelva)

–¿Se le da el lugar que merece al músico onubense?

–Hay un refrán que dice que Nadie es profeta en su tierra. Eso depende, este Conservatorio se llama Javier Perianes, que fue alumno, compañero nuestro y es de Nerva. Sí es cierto que cada vez las cosas están más en su sitio, las cosas como son. Nadie es profeta en su tierra depende un poco si individualizamos, pero en Huelva hay personas que ya se sabe que son buen os músicos.

Hay tenores de Isla Cristina que son de renombre y ya se tienen en cuenta; o en Bollullos, que hay muchos músicos que ya se sabe que se dedican a eso, que se ganan así la vida. No es lo mismo que antes que se decía: tú estudias música ¿y qué más?. Eso ya no existe, gracias a Dios, pero creo que queda tiempo para concienciar. Está mejor todo que antes, se considera más la faceta artística como carrera musical y reconocimiento, pero aún queda un poquito de camino por recorrer.

–¿Debería jugar un papel más importante la música en los colegios?

–Total y absolutamente. Además está demostrado, según estudios científicos, en un niño pequeño que desarrolla la faceta musical su cerebro está mejor formado, científicamente está demostrado. La vida sin música sería un error. Yo aún no tengo hijos, pero tengo ahijados y sobrinos y están en relación con la música desde pequeñitos y son más sensibles, tienen otra percepción de las cosas. Si apostáramos por la música como se hace en otros países todo se desarrollaría de otra manera, indudablemente.

–¿Qué cualidades debe tener un buen músico?

–El músico tiene que ser constante y creer en sí mismo. Si es constante y cree en sus posibilidades todo es posible. Tengo alumnos y trabajo mucho con ellos en la positividad porque considero que si eres positivo tienes más posibilidades de todo. En el arte hay una parte ancestral, que no podemos dominar. Se nace músico pero también hay que hacerse, si se nace pero no se trabaja, no hay nada que hacer. La clave está en la constancia y creer en sí mismo.

–¿Marcó el Conservatorio de Huelva un antes y un después?

–Creo que sí, de hecho se nos queda pequeño. Desde la Delegación se nos ha concedido una partida presupuestaria para ampliar el edificio. Estamos valorando si la ampliación se puede hacer hacia arriba o por el patio, porque se nos queda pequeño. Yo doy clase en mi despacho, y mi compañero también en el despacho, no tenemos espacio. Necesitamos ampliar las aulas, una biblioteca en condiciones, una sala de profesores y un auditorio más grande.

La apertura del Conservatorio de Huelva ha sido positivo, no quiere decir que desde que se creó el Conservatorio haya más materia prima, ésta siempre la ha habido, lo que pasa es que ahora se forma. Este Conservatorio tiene la especialidad de Cante Flamenco, que otros de Andalucía no la tienen, la hay aquí porque hay demanda y porque hemos luchado para ello, somos muy pesados como directiva, la Cuna de Flamenco somos nosotros, pues ahí está.

Ahora nos han dado Cante Lírico. La oportunidad de formarse da un futuro, una salida profesional. Somos el único Conservatorio Profesional de la provincia de Huelva, en el que tenemos especialidades como Tuba, que no hay en ningún sitio; Flamenco, Cante Lírico, Cante Flamenco, Oboe, que no hay en toda la provincia. Ha marcado, indudablemente, en la profesionalidad de la materia prima, que ya había.

–¿Cómo ha ido evolucionando el Conservatorio a lo largo de estos años?

–Mucho. Empezó con pocas especialidades: guitarra, violín, clarinete, piano y eso ha ido incrementándose hasta estar todas las especialidades. Ha evolucionado bastante y en alumnado, hay más de 800 alumnos y un claustro de 70 profesores, se nos queda chico el Conservatorio. En poco tiempo ha crecido una barbaridad a pesar del recorte de las plazas, que es evidente que lo hay. Si ese recorte no lo hubiese, esto sería brutal. Nuestro proyecto más inmediato es ampliar el centro.

–De los alumnos que empiezan, ¿cuántos terminan su preparación musical?

–Puede ser un 50 ó 60%. Hay que entender que no todo el mundo tiene que ser músico profesional, hay mucha gente que empieza y quiere tener su formación profesional de música y le ayuda en otras facetas de su vida. No todo el mundo tiene que aspirar a la Enseñanza Superior de Música. Termina gente, y con nivel, en un 50 ó 60%. Los alumnos de Huelva que se presentan al Superior siempre quedan arriba, y no sólo en Andalucía. Siempre están entre los cinco o diez primeros, por algo será.

–¿Qué instrumentos prefieren los alumnos?

–Todo el mundo conoce la guitarra, el piano y el violín, suelen venir con ello en la cabeza pero cambian cuando le abrimos campo y le enseñamos todo lo demás, en eso la Semana Cultural viene muy bien, hacemos captaciones de alumnos para enseñar lo que tenemos. Afortunadamente nuestro abanico de posibilidades es muy grande, porque tenemos todas las especialidades de Viento-metal, Viento-madera, Percusión, Cuerda, Flamenco y Cante Lírico, y ven todo lo que hay se le abren los ojos a otras alternativas.

–Los conciertos son parte de la preparación de los alumnos, ¿contáis con el apoyo de las administraciones?

–Sí, el Conservatorio de Huelva es un Conservatorio activo. Considero que para educar musicalmente no sólo hay que enseñar a tocar los instrumentos, para mí es muy importante educar en valores, cada vez que organizamos algo intentamos colaborar con entidades de la ciudad. Hay muchas empresas e instituciones que cuentan con nosotros. Saben que colaboramos y cuando necesitamos cosas las pedimos y hay buen entendimiento.

–¿Hay en la ciudad escenarios adecuados para dar conciertos?

–Poquitos. Hay dos salas grandes: la Casa Colón y el Gran Teatro. Nuestra banda está compuesta por 130 alumnos, no nos cabe en otro sitio que no sea en la Casa Colón y estamos apretaditos. No estaría mal que en la ciudad hubiera más salas. Es cierto que hay salas pequeñas como la de la Caja Rural del Sur y el centro social Los Desniveles, que tienen un salón de actos grande y nos lo ceden; están las Cocheras del Puerto o la Universidad, pero espacios grandes, uno más no vendría mal.

–Desde el Conservatorio de Música Javier Perianes se muestra su apoyo a la recogida de firmas para la construcción del Conservatorio Profesional de Danza

–Esta provincia no tiene Conservatorio Profesional de Danza y eso forma parte de la materia prima de nuestra esencia. Hay una plataforma que recoge firmas y nosotros apoyamos esa posibilidad, tiene que haber un Conservatorio Profesional de Danza en Huelva, donde la gente pueda formarse y obtener un título para dedicarse a ello. Huelva tiene su Conservatorio Profesional de Música y necesita su Conservatorio Profesional de Danza, cuanto antes mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios