Elecciones Generales 2019 Caraballo destaca la conexión del Partido Socialista con la provincia de Huelva

  • El secretario general del PSOE onubense subraya el trabajo realizado para lograr seis escaños en Congreso y Senado

  • Los cargos electos reiteran su compromiso con los votantes: "Llevamos a Madrid la mochila con los temas de Huelva"

Somos como ellos, gente corriente, cercana, que escucha, que no vende humo y propone proyectos creíbles, posibles, que no está del lado de quienes quieren quitar derechos”. Son las razones que da Ignacio Caraballo al respaldo mayoritario para el PSOE en la provincia de Huelva. El secretario general de los socialistas onubenses asegura que el suyo es “el partido de la normalidad, con mucha historia, luchando por muchos avances” porque, subraya, “todos los avances de la provincia tienen el sello del Partido Socialista”.

Caraballo ha salido esta mañana a hacer balance de las elecciones generales en el mismo escenario donde sólo once horas antes daba una primera valoración de los resultados de este 10-N en Huelva: tres diputados y tres senadores socialistas que suponen “un resultado magnífico” que ha dejado en todos “cara de satisfacción”; “seis personas que van a luchar por la provincia, por sacar proyectos posibles para Huelva”; “seis monstruos, los mejores que hay para liderar esta provincia”.

Recuerda el responsable del Partido Socialista en Huelva que lleva muchos años en política como para darle valor al trabajo hecho entre sus filas para estas elecciones: “Nunca se ha trabajado como ahora”, ha asegurado de su organización.

Caraballo ha retomado el discurso triunfal de la noche electoral. Los números en la provincia, pese a la caída en algunos, deja el triunfo socialista en 72 de los 80 municipios onubenses, más las dos entidades locales autónomas, Tharsis y La Redondela, con una ventaja total de 39.000 votos “sobre el segundo”, Vox, y 42.000 “sobre la tercera fuerza, el PP”. “En todos los partidos judiciales hemos ganado”, ha recalcado. “Éste es un momento dulce que tiene que aprovechar la provincia de Huelva”. “Estos resultados nos llenan de ilusión, de ganas, nos desbordan de alegría pero también nos llenan de responsabilidad. Seguro que no van a dar ni un paso atrás y que van a sacar el máximo de proyectos para la provincia”, apunta sobre los cargos electos del PSOE.

Lo confirma el cabeza de lista por el Senado, Amaro Huelva: “No nos caracterizamos por echarnos atrás”, ahora más, asegura, “con responsabilidad”.

“Huelva y España han hablado otra vez, igual que hicieron el 28 de abril, y si han vuelto a hablar de la misma forma, lo razonable sería poder formar un Gobierno estable, progresista y sin bloqueos. Vamos a trabajar por eso, por la gente progresista en la calle y por los proyectos que debemos sacar adelante”.

Los agradecimientos han sido varios. Caraballo se centraba en los votantes y en todo el aparato del partido. Amaro Huelva concreta en las tres compañeras responsables de prensa en el PSOE de Huelva. Y María Luisa Faneca abre el abrazo a “tantísimos onubenses que han vuelto a decirnos que confían en nosotros”, a los que no quieren “defraudarles”.

El compromiso que asume Faneca ante los electores lleva por delante las medidas sociales que quiere poner en marcha el Gobierno socialista, enumeradas por la número uno al Congreso con la subida del salario mínimo al frente, más las garantías para las pensiones, la defensa del empleo estable, la lucha contra la brecha salarial y la búsqueda de “buenas infraestructuras y buenas comunicaciones” para Huelva. “Trabajaremos para que sea realidad”. “El compromiso va con nosotros. Llevaremos todos juntos a Madrid la mochila con todos los temas de Huelva”, ha asegurado Faneca, muy agradecida también a Pedro Sánchez por la confianza depositada en ella, también como parte de la Ejecutiva Federal del PSOE.

Sólo se le tuerce el gesto a Ignacio Caraballo cuando se le pregunta por Vox, “preocupado por el ascenso de la extrema derecha pero convencido de que con este partido se le va a hacer frente con medidas progresistas”. Es la contraposición, asegura, de quienes han luchado por ganar derechos y libertades a quienes quieren acabar con ellos “volviendo al pasado”.

De Ciudadanos, asegura, no tiene nada que decir, ni con la dimisión de Albert Rivera encima de la mesa: “Ciudadanos no me preocupa en absoluto porque siempre ha sido un partido fantasma. Llegó con la bandera del cambio, del centrismo y ha sido peor el remedio que la enfermedad. Ha acabado siendo la muletilla de la extrema derecha”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios