Víctor Núñez. Presidente del Colegio de Dentistas de Huelva

“Los dentistas afrontamos la pandemia acatando nuestro compromiso con los pacientes”

  • El presidente de la institución destaca el compromiso moral y profesional con la salud bucodental llevado a cabo por los dentistas durante toda la crisis del coronavirus.

Víctor Núñez

Víctor Núñez

Emeritense de nacimiento, pero onubense de adopción, Víctor Núñez lleva afincado veinticinco años en Huelva como dentista, siempre defendiendo a ultranza la profesión en el Colegio. Ha formado parte activa de las distintas juntas de gobierno del Colegio de Dentistas de Huelva desde que en el año 1998 se produjera la segregación del entonces Colegio de la IV Región, que aglutinaba a las provincias de Sevilla, Cádiz, Córdoba y Huelva.

–Ante la situación ocasionada por la pandemia es inevitable preguntarle ¿Qué balance hace de la situación actual el sector?¿Cómo ha afectado a pacientes y a profesionales?

–Nadie podía intuir esta situación de pandemia y mucho menos lo que estamos viviendo en pleno siglo XXI, pero lo hemos tenido que vivir y afrontar para paliar sus efectos.

Hace algo más de un año se decretó el cierre de toda actividad no esencial. Por entonces, las discusiones sobre el concepto de esencial o no de nuestra profesión estaban sobre la mesa. Pero los dentistas, aunque no se nos considerara esencial en los términos que el estado de alarma exigía y se incluía en el BOE, afrontamos la situación acatando nuestro compromiso moral y profesional de la asistencia a la salud bucodental de nuestros pacientes... En Huelva, al igual que en casi la totalidad de la geografía española, establecimos un turno voluntario de clínicas que atendían urgencias, mantuvimos tales servicios y lo ofrecimos a la administración sanitaria.

Ante las peticiones de puesta a disposición de nuestros recursos humanos y materiales, ofrecimos el material de protección sanitaria y, aquellos que se sentían capacitados para reforzar el sistema sanitario público, nos sumamos a los listados de profesionales sanitarios que, desde nuestra titulación, podíamos ofrecer nuestro trabajo ante lo que se avecinaba. Y con respecto al material, fuimos de los pocos que ante la llamada de emergencia del sistema sanitario público, teníamos algo que ofrecer...

Víctor Núñez Víctor Núñez

Víctor Núñez

–Y, ¿en qué consistió tal ofrecimiento?

–Nuestra profesión, desde su regulación específica inicialmente en el año 1986 a través de la Ley 10/1986 y con posterioridad, tras la publicación del Real Decreto del año 1994, fue de las primeras en el ámbito sanitario que tuvo que implementar mecanismos de escrupuloso cumplimiento en materia de esterilización y desinfección, algo que entonces, hace ahora más de veinticinco años y con el rigor que se nos exigía y adoptamos, se tomaba a veces con recelo y a veces discrepancia de algunos profesionales en cuanto al rigor, pero ahora agradecemos aquella experiencia sobre pulcritud en el cumplimiento de los protocolos de asepsia que hizo que al principio de la pandemia se pensara en los dentistas como profesionales que disponíamos de los material ya mencionados.

–¿Quiere decir que los dentistas han tenido una experiencia previa de cómo afrontar la nueva situación de los profesionales sanitarios?

–Los dentistas hemos tenido unas exigencias que ahora agradecemos y que permiten acreditar que la trayectoria de nuestra profesión ha hecho que las clínicas dentales quizás sean los centros sanitarios que en menor grado han tenido que adaptar su habitual rutina de elementos de protección a la situación de la pandemia. El gobierno central, ante la situación inicial de desabastecimiento, pensó en el colectivo de dentistas, como ya he comentado, para poner a disposición de la población todo elemento de protección. Y así hicimos muchos de los dentistas de nuestra provincia, remitiendo un listado de lo que disponíamos en stock, en nuestras consultas. Por otro lado, es muy importante el papel del dentista a la hora de tratar las patologías bucales de índole infeccioso, pues está constatado que evitan posibles complicaciones en el contexto de pacientes afectados de la Covid. De hecho existe ya evidencia científica que una deficiente higiene oral y un mal estado bucal, principalmente en la patología de las encías, contribuye a una mayor gravedad del cuadro de Covid e incrementa el tiempo de estancia en UCI y la mortalidad de la enfermedad.

–Hay papeles que juegan todas las profesiones y que posiblemente no trascienden a la población, como es lo que nos acaba de indicar. Pero el Colegio de Dentistas de Huelva tendrá también que afrontar otros problemas tales como el cierre de determinadas clínicas dentales...

–Ese es uno de los principales problemas que tenemos en esta profesión. Normalmente el cierre de una clínica dental, si es de un profesional individual, raramente da problemas. Suelen ser cierres programados o bien asociados a una desgracia como el fallecimiento de un compañero, por lo que lo más habitual es que sus compañeros o sus familiares sean los que arbitren el mecanismo para evitar problemas a los pacientes.

El problema está, y lamentablemente lo tenemos presente en Huelva en dos casos muy concretos, cuando el cierre no es programado, que deja a pacientes con los tratamientos pagados y sin finalizar o a veces sin empezar. Es entonces cuando nos encontramos ante multitud de afectados que ante un problema de salud, ven como han perdido o están perdiendo sus ahorros a través de un crédito al consumo y no tienen respuesta de la entidad que le prometió a veces un resultado más allá de lo razonable en salud bucodental. No tienen tratamiento alguno en su boca. Eso es lo lamentable.

-Pero refiere dos casos concretos...

-En Huelva tuvimos en el año 2009 un primer caso de cierre de clínica dental que, tras unos meses, se dictó una sentencia condenatoria para los responsables de la clínica, en la que se condenó a aquellos como autores de un delito de estafa. A lo largo de estos años son muchos los casos que existen aún en nuestros tribunales en relación con clínicas asociadas a marcas comerciales que están siendo objeto de investigación en sede penal respecto del cierre no programado de aquellas. En Huelva, además, hay uno en el que el Juzgado de Instrucción ha adoptado medidas de protección de los pacientes tales como que sus historiales se trasladen y custodien por la propia Delegación de Salud.

Ahora mismo, y aun cuando no es un tema que nos conste que esté siendo denunciado por estafa, hay un cierre de una marca a nivel nacional que se ha reconducido a la figura del Concurso de Acreedores, en la que hay miles de pacientes involucrados en el mismo.

Estas circunstancias hacen que a veces se transmita a la población un mensaje negativo de la profesión de los dentistas con evidentes perjuicios a quienes tratamos de desempeñarla, como me consta que en un abrumador porcentaje de los colegiados lo hacemos, respetando los principios esenciales de toda profesión libre.

-También el tema de la lucha contra el intrusismo ha sido uno de los estandartes que ha abanderado la organización colegial de los dentistas.

-Que tengamos que seguir hablando de condenas por intrusismo en nuestra profesión ya avanzado el siglo XXI es una de las más tristes noticias que afrontamos.

Sin duda es otro elemento que afecta gravemente a la imagen de la profesión, y sobre la que permanentemente trabajamos al objeto no solo de que las conductas punibles sean sancionadas, sino que se genere una verdadera conciencia entre la población respecto de cuáles son las competencias y atribuciones de cada profesión.

Sede del Colegio de Dentistas. Sede del Colegio de Dentistas.

Sede del Colegio de Dentistas.

-Y en el aspecto de la formación continuada de los profesionales: ¿Cómo se preocupa el colegio de sus colegiados?

-El Colegio, desde sus inicios, a través de su Comisión Científica, se preocupa mucho por la formación en aquellos aspectos que los propios colegiados nos vienen demandando. Nos mantenemos adheridos al sistema de formación del Consejo General, que ofrece una amplia gama de cursos de formación continuada en distintas áreas de conocimiento en la profesión, tratando de cubrir las inquietudes de aquellos colegiados que nos van transmitiendo o bien sus carencias o bien sus necesidades formativas. La Odontología, como otras especialidades sanitarias, evoluciona día a día y necesitamos la permanente adquisición de experiencias, conocimientos y habilidades que nos permitan afrontar nuevas técnicas que redunden en interés de nuestros pacientes.

El Colegio afrontó también hace más de cinco años un reto de organizar unas jornadas anuales, denominadas de "Odontología de vanguardia" en las que Huelva es referente de la formación continuada a nivel no solo autonómico, sino nacional. Lamentablemente, las consecuencias de esta situación de pandemia, han hecho que se suspendieran las quintas jornadas (previstas para Junio de 2020 y con un programa de gran nivel e interés científico ya cerrado) y asimismo no tengamos aún prevista las fechas para la nueva edición que esperemos que sea en este año 2021. En cualquier caso, el tema de la formación on-line, sin por supuesto olvidar la presencial y práctica directa tan necesaria en las profesiones sanitarias, ofrecerá una nueva perspectiva a la tradicional, aunque, sin duda, tendremos que volver a esa presencialidad esperando que sea pronto, muy pronto