Huelva

Los sindicatos de prisiones acercan el mundo carcelario al ciudadano

  • Los funcionarios inician la segunda fase de la huelga general con una mesa informativa para dar a conocer su trabajo

Mesa informativa de los sindicatos penitenciarios en la calle Tres de Agosto. Mesa informativa de los sindicatos penitenciarios en la calle Tres de Agosto.

Mesa informativa de los sindicatos penitenciarios en la calle Tres de Agosto. / Alberto Domínguez (Huelva)

Los sindicatos de prisiones –Acaip, CSIF, UGT, CCOO y CIG– han salido esta mañana a la calle para ofrecer a la ciudadanía, a través de una mesa informativa instalada en la calle Tres de Agosto de Huelva, los "aspectos desconocidos de nuestro trabajo". El objetivo de esta iniciativa, que se constituye como el "pistoletazo de salida de la segunda fase de la huelga general de prisiones", es mostrar a los onubenses el centro penitenciario de La Ribera como "un barrio más de la ciudad", señala el portavoz de la plataforma de prisiones onubense, José Juan Serrano, delegado provincial de Acaip.

Durante los casi 25 años que lleva en funcionamiento el penal de Huelva, "hemos intentado devolver en las mejores condiciones posibles a todos las personas que por diferentes circunstancias han ingresado en este centro penitenciario", aclara. Pero su mundo es desconocido para la ciudadanía "por el empeño que ha puesto en ello la propia institución penitenciaria en los últimos años".

Los onubenses que se han parado en la mesa informativa han podido ver la cara más amable de la cárcel, caso de la peregrinación a El Rocío, los módulos terapéuticos o los programas correctores para maltratadores. Pero también las áreas más desconocidas, como la de seguridad interior y la sanitaria. "En ella tratamos de garantizar la seguridad e integridad física de la población reclusa que habita en el centro penitenciario", remarcan los funcionarios.

Precisamente sobre el área penitenciaria, Serrano indica que por el momento "desconocemos los resultados de la investigación de la intoxicación de los compañeros enfermeros, que está en manos de la Policía Judicial y hay que tener prudencia". No obstante, reconoce que el silencio "nos causa intranquilidad" y reclama a Instituciones Penitenciarias "el refuerzo urgente del personal sanitario", un asunto que no es baladí, teniendo en cuenta que a día de hoy "la mitad de los trabajadores está de baja".

Esta "falta acuciante de personal y de formación" no solo en la enfermería, sino en la prisión en general, "ha degenerado en una situación en la que no podemos garantizar de una manera efectiva la seguridad de la población reclusa y la tranquilidad de sus familias". Hay que recordar que el sábado falleció un interno, presumiblemente por una sobredosis, aunque por el momento no hay confirmación oficial sobre las causas de la muerte.

En la mesa informativa de prisiones se ha ofrecido a los viandantes una visión cercana –a través de fotografías– "de los objetos que solemos intervenir en los módulos, básicamente psicotrópicos y objetos punzantes que los funcionarios retiramos de la circulación".

En imágenes se han podido ver a los reclusos más célebres de la penitenciaría onubense: el etarra Txapote (todavía intra muros), El Solitario, Sito Miñanco, el Carnicero de Mondragón o el asesino de Mari Luz Cortés, Santiago del Valle, han pasado por ella. "También los procesados por la desaparición y asesinato de Marta del Castillo estuvieron aquí, porque nuestra función principal es preservar su integridad", apunta Serrano. Los empleados penitenciarios, además, colaboran activamente con la Fuerzas de Seguridad del Estado para combatir el terrorismo.

Con todo, siguen denunciando la precariedad laboral que padecen, con un "empeoramiento de nuestras condiciones laborales, traducida en un aumento de agresiones a pesar del descenso de la población reclusa". Esta "dejación de la administración penitenciaria contrasta con las inversiones millonarias en seguridad privada de la vigilancia exterior de los centro penitenciarios (con un coste anual de 60 millones de euros), así como reparación o construcción de piscinas en los centros penitenciarios este verano que nadie prácticamente ha utilizado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios