Huelva

Huelva tendrá en un año el plan estratégico ante el riesgo de tsunamis

  • Los investigadores de la Universidad de Huelva ya tienen identificadas las zonas vulnerables

  • En los próximos meses se trabajará en la definición de medidas de protección y evacuación

Un momento de la reunión de trabajo celebrada ayer en el Ayuntamiento de Huelva para la elaboración del plan estratégico de tsunamis. Un momento de la reunión de trabajo celebrada ayer en el Ayuntamiento de Huelva para la elaboración del plan estratégico de tsunamis.

Un momento de la reunión de trabajo celebrada ayer en el Ayuntamiento de Huelva para la elaboración del plan estratégico de tsunamis.

Un año es el plazo. El primer trimestre de 2021 está señalado ya para que salga a la luz el Plan Estratégico ante el riesgo de tsunami en Huelva. Será el primer documento de estas características en España, al que seguirán varios más en poco tiempo.

El Ayuntamiento de la capital onubense se ha puesto a trabajar ya en ello. La primera reunión de la mesa de trabajo entre administraciones e instituciones se celebró ayer, y para la siguiente sólo habrán de pasar dos meses. El buen ritmo parece asegurado para que los resultados se vean en sólo un año y se empiece a aplicar un plan demandado hace mucho tiempo por los expertos.

El carro está en marcha y hay más incorporaciones. Esta misma semana, el consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, ha anunciado que también la Junta de Andalucía va a elaborar un protocolo de emergencias especial para maremotos. Antes, en diciembre, el pleno de la Diputación aprobó una moción sobre la necesidad de trabajar en esto para toda la provincia. Y meses atrás, en julio, se empezaba a definir el anteproyecto de ley impulsado por el Gobierno de Madrid para actuar también en todo el país por la amenaza de este tipo de catástrofes naturales.

Los pasos en Huelva, en cualquier caso, van ya adelantados. Los investigadores de la Universidad de Huelva que participan en la mesa de trabajo del plan ya han adelantado su definición de las zonas más vulnerables en la ciudad al impacto de una gran ola y las inundaciones posteriores, como también las más seguras, posible destino para la evacuación de la población.

En esta línea, durante los próximos meses se va a trabajar en la identificación de las infraestructuras consideradas de importancia clave para la ciudad ante una eventualidad de este tipo, como hospitales, instalaciones de suministro eléctrico, industria y espacios de gran aglomeración de público, como centros comerciales o edificios públicos. Para ello se estudiará el diseño de medidas de protección y de evacuación, que centrarán una buena parte del documento final.

No faltarán tampoco en el mismo los mecanismos habilitados para la comunicación y alerta a la población, además de la divulgación de información preventiva sobre las medidas de autoprotección y los procedimientos de evacuación, en los que empezará a trabajar en los próximos meses.

El alcalde, Gabriel Cruz, en declaraciones recogidas en una nota de prensa municipal, ha destacado que en la reunión inicial de ayer “se ha puesto en evidencia la necesidad de aunar esfuerzos, capacidades y trabajo para dotarnos de un plan que aborde esta situación desde la calma y la seguridad”.

El presidente de la organización Bomberos Unidos Sin Fronteras, Antonio Nogales, uno de los impulsores de este plan, ha explicado que la siguiente reunión de trabajo se ha establecido en abril, después de Semana Santa, con idea de que para entonces “se hayan analizado por los participantes todos los datos y estudios que ya existen sobre la incidencia de los tsunamis en la zona de Huelva”.

Desde la Facultad de Ciencias Experimentales de la Onubense se investiga hace años en la huella que han dejado en la provincia de Huelva los tsunamis desde hace miles de años. Es así como se han logrado probar, más allá del producido por el famoso terremoto de Lisboa de 1755, tsunamis de gran importancia sufridos en los años 1531, 1013, 949, 881, 395 y en 577 aC y anteriores. En total, unos 14 en los últimos 9.000 años en la provincia onubense.

Gabriel Cruz reconoce que ésta es “una iniciativa fundamental”, asegura, “no sólo por su carácter novedoso y pionero sino también porque se presenta como una herramienta fruto de la madurez de nuestra sociedad, en la que se van a recoger todos los mecanismos fundamentales para minimizar el impacto de un posible tsunami en nuestra ciudad”.

El Plan de Huelva, en efecto, será innovador en España. Incluso en Andalucía, donde Cádiz corre un riesgo similar. Pero los primeros pasos ya se están dando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios