Huelva

Acaip denuncia que la asistencia sanitaria en la prisión “no está asegurada”

  • Instituciones Penitenciarias asegura que se han cubierto las bajas de los enfermeros intoxicados en noviembre y que el servicio, tras las navidades, se está “normalizando”

Un agente en el acceso al aparcamiento del penal onubense. Un agente en el acceso al aparcamiento del penal onubense.

Un agente en el acceso al aparcamiento del penal onubense. / Alberto Domínguez (Huelva)

La Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip), sindicato mayoritario en el centro penitenciario de Huelva, asegura que el "déficit de personal" tiene como consecuencia que "no se garantiza de una manera efectiva la asistencia sanitaria a la población reclusa". Apunta en un comunicado al "grave incidente de intento de envenenamiento" a seis enfermeros, acontecido a mediados de noviembre (lo que los mantiene de baja laboral) y señala que en la actualidad la plantilla de médicos en la penitenciaría de La Ribera "se ha reducido a tres para atender a una población de 1.200 reclusos".

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias sale al paso y precisa que, en efecto, hay bajas en el servicio médico, pero que facultativos, enfermeros y auxiliares de otros penales realizan las sustituciones, de modo que en este momento hay 15 profesionales en la plantilla de la cárcel onubense.

Instituciones Penitenciarias remarca que a las bajas médicas hay que sumar los descansos del personal en los días festivos navideños, pero "se está normalizando el servicio".

Acaip insiste, no obstante, en la gravedad del asunto: "La situación es tan caótica que se han tenido que suspender las consultas médicas a la población reclusa ante la falta de personal. Solamente se atienden urgencias". Y todo teniendo en cuenta que un gran número de internos "padece enfermedades crónicas o psiquiátricas que necesitan un seguimiento sanitario continuo".

El reparto de la medicación psicotrópica también ha generado graves problemas en Navidad, donde se ha llegado a suministrar a los presos medicamentos para "cinco días, acumulándose en algunos casos entre 30 ó 40 pastillas". Acaip enfatiza que son reclusos con "graves problemas de adicción y están incluidos en programas de deshabituación, poniendo en peligro la salud del recluso y comprometiendo la seguridad de trabajadores".

El sindicato pone en tela de juicio la gestión que Instituciones Penitenciarias ha hecho de la agresión que un funcionario sufrió el 21 de diciembre. El interno que le propinó el puñetazo "no ha sido trasladado a un módulo de régimen cerrado o trasladado de centro penitenciario porque entiende que no entraña peligro para los trabajadores" de Huelva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios