Tráfico

Tráfico lanza esta semana una campaña especial de control de la velocidad

  • La vigilancia en las carreteras convencionales y las vías urbanas se potencia hasta el domingo

Radar fijo situado al final del puente del Odiel, en dirección a Punta Umbría. Radar fijo situado al final del puente del Odiel, en dirección a Punta Umbría.

Radar fijo situado al final del puente del Odiel, en dirección a Punta Umbría. / Canterla

Las carreteras convencionales y las vías urbanas centran esta semana una nueva campaña especial de control de la velocidad que puso ayer en marcha la Dirección General de Tráfico y que prevé un incremento de la vigilancia hasta el domingo en la provincia.

Este operativo, que empleará al máximo número de agentes y medios técnicos posibles en la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, se enmarca en la programación de campañas y operaciones especiales de vigilancia y control para el año 2019, que se pone en marcha dos meses después de la reducción a 90km/h del límite de velocidad en las carreteras convencionales españolas.

La Subdelegación del Gobierno detalló ayer en una nota que los controles de velocidad se intensificarán especialmente en aquellos tramos de carretera en los que existe mayor siniestralidad por las infracciones registradas en los años precedentes, y también en aquellos otros tramos cuyo trazado sea susceptible de accidentes por velocidad inadecuada.

La última campaña especial de velocidad puesta en marcha por la DGT se desarrolló del 16 al 22 de abril del pasado año. En la provincia de Huelva se registró el paso de 4.038 vehículos, de los que 274 fueron denunciados por exceso de velocidad (6,8%).

Más allá de esa semana de vigilancia especial, de las 60.825 denuncias formuladas en las carreteras onubenses durante todo el año 2018, más de la mitad, 31.468, se debieron a exceso de velocidad.

Los estudios realizados por Tráfico estiman que el exceso de velocidad está detrás de la cuarta parte de los fallecidos en accidentes de circulación. Sólo en Huelva, el 20% de los accidentes mortales en 2018, apunta la Subdelegación, se debe a la misma causa. Con velocidades por encima de 80km/h, las posibilidades de que un peatón sobreviva a un atropello son casi nulas; a 30km/h se elevan al 90%.

Consumo y medio ambiente

El exceso de velocidad no sólo incide en la seguridad vial, también tiene una influencia negativa sobre el medio ambiente, la calidad de vida y el consumo de combustible. Dependiendo del tipo de vehículo, el consumo ideal de combustible suele estar entorno a una velocidad de 90km/h. Si aumenta a 120km/h, el consumo se incrementa en un 30%.

La velocidad, según ha destacado la subdelegada, Manuela Parralo, “ha sido el objetivo prioritario del Ejecutivo central, reduciendo a 90km/h el límite de velocidad en carreteras convencionales”, una de las medidas establecidas hace dos meses para reducir la siniestralidad.

La jefa provincial de Tráfico, Cristina Gago, destaca que” la velocidad tiene una influencia directa no sólo en la ocurrencia de los accidentes, sino también en la gravedad de sus consecuencias”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios