Huelva

El Puerto de Huelva puede vivir un buen año

  • El comportamiento de los muelles onubenses en medio del desplome general invita al optimismo de cara a la segunda parte de un año dramático

Un buque cargado con Gas Natural en los muelles de Enagás del Puerto Exterior. Un buque cargado con Gas Natural en los muelles de Enagás del Puerto Exterior.

Un buque cargado con Gas Natural en los muelles de Enagás del Puerto Exterior. / Alberto Domínguez (Huelva)

En el año más dramático en la historia reciente de los puertos españoles, con caídas generalizadas, algunas más que considerables que ponen a prueba el verdadero músculo de cada uno de los muelles españoles, el Puerto de Huelva, con un descenso superior al 20% el pasado mes de mayo y con un acumulado cercano al 8%, puede vivir un buen ejercicio.

En primer lugar porque los primeros indicios conocidos por Huelva Información sobre las cifras de movimientos en el pasado mes de junio apuntan una ligera mejoría respecto a los de mayo. En segundo lugar porque el segundo semestre del año pasado fue malo en cuanto a tráficos, con lo que éste no precisaría demasiado impulso para superarlo. Y tercero, porque el resto de autoridades portuarias españolas viven unos números considerablemente peores que las de Huelva.

No cabe aferrarse al aforismo de “mal de muchos, consuelo de tontos”, ya que la evolución de los tráficos en los muelles de Huelva, no responde a una casualidad o a una eventualidad pasajera, sino que son un ejemplo de que la estrategia de diversificación comienza a ver resultados y, lo que es mejor todavía, está encaminada a que lo siga haciendo a lo largo de los próximos meses.

El sacudirse la etiqueta de puerto granelero no supone el olvido a aquellos que suman toneladas y le hacen ascender en el ranking nacional. Todo lo contrario; la influencia de los movimientos de Cepsa conviene recordarla, ya que cualquier variación de la misma –por ejemplo ahora que se ha producido un descenso como consecuencia del almacenamiento de crudo dada la baja demanda interna– incide de una manera directa en los resultado.

Un buque en los muelles de Decal del Puerto de Huelva. Un buque en los muelles de Decal del Puerto de Huelva.

Un buque en los muelles de Decal del Puerto de Huelva. / Alberto Domínguez (Huelva)

La Autoridad Portuaria intenta que, además de esos tráficos, también sumen otros, especialmente los de mercancía general. De hecho, sólo la pandemia ha impedido que se siga adelante con la iniciativa de licitar un nuevo muelle de graneles líquidos con varias empresas ya interesadas que aprovecharían el impulso dado con el dragado de profundización ya en marcha.

Los datos correspondientes al mes de mayo en Huelva son malos. Y mucho. No obstante hay que tener en cuenta que con la Refinería funcionando a baja intensidad por la casi nula salida de su producción y con toda la economía nacional parada, los muelles onubenses bajaron cinco puntos menos que la media nacional y eso también es mucho.

Cabe recordar que Algeciras, el primer puerto español y quinto europeo bajó lo mismo que Huelva y que Valencia, el segundo gigante nacional, suma un descenso similar. No ocurre lo mismo con Barcelona que se anota un auténtico batacazo con una pérdida superior al 35% respecto al mes de mayo del año pasado y que deja el acumulado anual en un -17% preocupante. Más todavía si se tiene en cuenta que Tarragona, el otro puerto catalán deja incluso pequeños estos números, puesto que su bajada en mayo casi roza el 40% y el acumulado anual sobrepasa el 23%. El avance del año confirmará (o no) cuánto de este comportamiento tiene que ver con la más que inestable situación política que se eterniza en Cataluña sin visos de continuidad, algo que asusta a cualquier agente económico.

Muelles de Enagás del Puerto de Huelva. Muelles de Enagás del Puerto de Huelva.

Muelles de Enagás del Puerto de Huelva. / Josué Correa (Huelva)

En el resto de puertos españoles, estaca uno muy parecido por las características de sus tráficos al de Huelva. Cartagena se ha dejado un porcentaje ligeramente superior al del puerto onubense en el mes de mayo, pero en lo que llevamos de año presenta el mejor comportamiento de todo el sistema nacional. Algo similar ocurre en Bilbao, con una bajada que es la mitad que en el resto de sus competidores y con un descenso anual de poco más de 5,52%. En el caso de los muelles del Abra, la diversificación llevada a cabo en los últimos años, puede servir a Huelva como un modelo a seguir.

Hacer previsiones en este entorno puede servir para poco más que entonar un canto al sol. No obstante, no es descartable que dado el comportamiento de Huelva en el último tramo de 2019, los tráficos al final de este caótico 2020 superen con holgura los 30 millones de toneladas. No sería la acostumbrada línea de registros históricos que suma ya cuatro consecutivos, pero de quedar por encima de ese límite, permitiría encarar un 2021 que, de no mediar una catástrofe parecida a la vivida en éste, podría asumir el despegue definitivo de Huelva y su asalto, sin ninguna precaución por el fracaso al cuarto lugar en todo el país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios