Huelva

La joven que acusó al apuñalador del policía de Punta por agresión retira la denuncia

  • Alega que lo hace porque “no quiere tener problemas con el denunciado ni con su familia”

Fernando C.M., llegando al Palacio de Justicia de Huelva el pasado 9 de agosto. Fernando C.M., llegando al Palacio de Justicia de Huelva el pasado 9 de agosto.

Fernando C.M., llegando al Palacio de Justicia de Huelva el pasado 9 de agosto. / Alberto Domínguez (Huelva)

La joven de 21 años y natural de Calañas que el pasado martes acusó ante la Guardia Civil a Fernando C.M., el hombre condenado a dos años de prisión por apuñalar al jefe de la Policía Local de Punta Umbría el 7 de agosto durante una trifulca en la playa, de haberla agredido y amenazado ha decidido retirar la denuncia.

La mujer se personó este jueves, sobre las 13:00, en las dependencias de la Policía Judicial de la Benemérita de Moguer "diciendo que desea retirar la denuncia formulada contra Fernando C.M. por los hechos ocurridos el 7 de octubre en la localidad de Lucena del Puerto", consta en el acta de declaración tomada a la calañesa, que obra en poder de Huelva Información.

Preguntada por el motivo, aseguró a los agentes que "los hechos son verdad y ocurrieron tal como los denunció, pero no quiere tener problemas con el denunciado ni con su familia". 

Respecto a esos hechos, hay que recordar que la mujer contó a este periódico que el condenado por acuchillar al jefe de la Policía de Punta Umbría la "acosa" con intensidad "desde hace meses, desde que salió de la cárcel", cuestión que se repite cada vez que él aparece por Calañas para visitar a su familia, afincada en la localidad minera.

Asimismo, evidenciaba en la denuncia que a las 17:30 del pasado lunes fue en busca de Fernando C.M., concretamente a su domicilio de Lucena del Puerto, tras haberse enterado de que el padre de este le había comprado una vivienda en la misma calle de su madre y de su abuela, en Calañas, para que se fuera a vivir allí.

La joven indicaba que él le había roto la camisa y "la empuja contra la pared", lo que le dejó "las costillas dañadas del golpe contra una reja". Además, ella refería que el presunto agresor la amenazó "con pegarme dos tiros". Ahora sigue guardando reposo por las lesiones que presenta en el costado derecho.

En el momento en que fue entrevistada por este periódico, afirmó con contundencia que "no voy a retirar la denuncia, este hombre tiene que estar entre rejas y no en la calle". Sin embargo, finalmente ha hecho lo contrario.

En su retractación ante la Guardia Civil de Moguer, la chica indica que los hechos sucedieron "en la calle, en la puerta de la casa", puesto que los investigadores le preguntaron que si había subido a arriba.

Al consultarle si Fernando la había agredido en otra ocasión, la mujer contesta "que no, nunca", y por si ambos habían mantenido o mantienen una relación sentimental, "dice que no, que no han tenido nunca una relación pero Fernando la corteja; ella tiene su marido y nunca ha tenido relaciones con Fernando ni tiene intención de tenerlas".

Fuentes del caso han precisado a este rotativo que finalmente este hombre no se irá a vivir a la casa de Calañas en la que tenía previsto alojarse y que le había comprado su padre.

El vendedor ambulante Fernando C.M. está condenado a dos años de prisión por ser el autor de un delito de atentado con instrumento peligroso en concurso con otro delito de lesiones con instrumento peligroso, si bien tiene suspendida la pena con la condición de no delinquir durante cuatro años, por lo que fue puesto en libertad.

Ahora el asunto está en manos da la Audiencia Provincial de Huelva, ya que la acusación particular ha recurrido la sentencia, que no ve ajustada a unos hechos de semejante envergadura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios