Calañas Una joven denuncia por agresión al condenado por apuñalar al policía de Punta Umbría

  • La víctima afirma que Fernando C.M. la acosa desde hace meses y que el lunes le rompió la camisa, la empujó y la amenazó "con pegarme dos tiros"

Fernando C.M., llegando al Palacio de Justicia de Huelva el pasado 9 de agosto en el furgón de la Guardia Civil. Fernando C.M., llegando al Palacio de Justicia de Huelva el pasado 9 de agosto en el furgón de la Guardia Civil.

Fernando C.M., llegando al Palacio de Justicia de Huelva el pasado 9 de agosto en el furgón de la Guardia Civil. / Alberto Domínguez (Huelva)

Una joven de 21 años y natural de Calañas ha denunciado ante la Guardia Civil la agresión y las amenazas que sufrió el pasado lunes y que presuntamente tienen como autor a Fernando C.M., el hombre condenado a dos años de prisión por apuñalar al jefe de la Policía Local de Punta Umbría, Antonio Garrido, el pasado 7 de agosto durante una trifulca en la playa, incidente que se hizo viral gracias a las imágenes grabadas por los testigos.

Como consta en la documentación aportada a Huelva Información y como relata la víctima a este diario, Fernando C.M. la "acosa" con intensidad "desde hace meses, desde que salió de la cárcel", cuestión que se repite cada vez que él aparece por Calañas para visitar a su familia, afincada en la localidad minera.

La madre de la agredida añade que "él siempre la ha perseguido, desde que empezó a mocearse y tenía diez años: se ponía a mirarla, la esperaba..., al principio no le decía nada pero luego sí, mi hija fue a denunciar pero mediaron los gitanos y ahí se quedó la cosa".

La mujer asegura que "no es la primera denuncia que tiene ese hombre: a mí me sacó de mi casa arrastrando hace seis años porque un hijo mío de 16 años estaba en la pandilla de su hermana y se le metió en la cabeza que eran novios, también me partió la furgoneta entera", si bien detalla que finalmente intervinieron los patriarcas de la etnia y ella terminó retirando la denuncia.

Las desavenencias, por tanto, vienen de lejos. Cuando el lunes la joven agredida supo que el padre de Fernando C.M. –quien actualmente reside en Lucena del Puerto– "le ha comprado una casa en nuestra misma calle, frente a la casa de mi abuela y muy cerca de la de mi madre", en Calañas, no se lo pensó dos veces y se plantó en la localidad lucenera para ir a su encuentro.

Su intención, asegura, era "hablar con él para aclararlo todo, lo del acoso y lo de la casa, porque no me parece bien que de todas las calles de Calañas se vaya a vivir a la de mi madre". La progenitora agrega que "él es de Aroche, que se vaya allí y nos deje tranquilas".

Eran las 17:30 del lunes cuando se produjo el encontronazo entre la damnificada y Fernando C.M. en un callejón sin salida de Lucena. En él "le rompe la camisa y la empuja contra la pared", consta en el informe médico, lo que le ha dejado "las costillas dañadas del golpe contra una reja". Además, ella refiere que el presunto agresor la amenazó "con pegarme dos tiros".

La futura vivienda de Fernando C.M. en Calañas. La futura vivienda de Fernando C.M. en Calañas.

La futura vivienda de Fernando C.M. en Calañas. / H. Información (Calañas)

Inmediatamente después del suceso, se presentó en el cuartel de la Guardia Civil de San Juan del Puerto e interpuso la denuncia. Un agente la acompañó al centro de salud, donde llegó "muy nerviosa, con llanto y miedo", apunta el facultativo en el parte de Urgencias.

La joven confiesa a este rotativo que está aterrorizada y que se encuentra guardando reposo por las lesiones que presenta en el costado derecho, pero que "no voy a retirar la denuncia, este hombre tiene que estar entre rejas y no en la calle".

Las diligencias ya han sido trasladadas a un juzgado de Moguer. La madre de la víctima subraya que "hace tres noches vinieron a decirnos que mejor que mi hija no denunciara porque iba a haber una guerra entre gitanos, pero aquí hay una ley para todos y hay que cumplirla, así que no vamos a retirarla".

Hay que recordar que el vendedor ambulante Fernando C.M. está condenado a dos años de prisión por ser el autor de un delito de atentado con instrumento peligroso en concurso con otro delito de lesiones con instrumento peligroso, pero que el titular sustituto del Juzgado de lo Penal 1 de Huelva le suspendió la pena con la condición de que no delinquiera durante cuatro años, por lo que fue puesto en libertad.

El subinspector Antonio Garrido, tras conocer la agresión sufrida por la joven de Calañas este lunes, indicó a este diario que "esto es resultado de que este hombre cualquier día, tarde o temprano, va a cometer cualquier atrocidad".

El suceso puede acarrear graves problemas a Fernando C.M., teniendo en cuenta que la sentencia condenatoria por el acuchillamiento del jefe de la Policía Local puntaumbrieña no es firme y que este quiere combatirla en apelación. "Espero que el recurso nuestro llegue a buen puerto y que la Audiencia ponga pies en pared a todo lo que ha pasado", apostilla Garrido.

Las calañesas han transmitido al alcalde de la localidad, Mario Peña, su "preocupación" porque este hombre se traslade a vivir a su calle y manifiestan que tienen "mucho miedo". Este diario trató de contactar con el regidor municipal, sin éxito, así como con el abogado del denunciado, Juan Campos, quien prefirió no pronunciarse al respecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios