Recreativo

Un paso más en el camino de la evolución recreativista

  • El Decano firma una interesante primera hora ante un correoso filial del Cádiz

  • La falta de frescura en los metros finales contrasta con la solidez mostrada en la línea de atrás

Un paso más en el camino de la evolución recreativista Un paso más en el camino de la evolución recreativista

Un paso más en el camino de la evolución recreativista

Con la espesura habitual de la pretemporada se midieron el Recre y el Cádiz sin más objetivo que sumar un punto más en su evolución. Queda mucho hasta el estreno liguero y se nota. Se aprecia en la falta de frescura, de acople y en la falta de efectivos que terminarán por llegar, pero en ese camino hasta el inicio con fuego real contra el Don Benito siempre hay etapas que quemar. Fue una más interesante para los técnicos que para los aficionados la que se vio en Palos. Especialmente lo fue en la primera hora de partido, cuando Salmerón dispuso de jugadores del primer equipo para probar. De ahí en adelante se fue transformando el Recre en un filial con algunos refuerzos por la entrada sucesiva de canteranos en busca de su oportunidad.

Si algo tuvo de real el amistoso palermo fue en intensidad. Ninguno de los dos se resguardó, lo que no tardó en generar el primer incidente. Fernando Llorente y Duarte se fueron a la ducha antes de tiempo después de un encontronazo. Castigo excesivo que trastocó mucho el arranque de los dos contendientes. Vila entró antes de tiempo. A Salmerón se le cayó el plan previsto. Tuvo que jugar una hora con la pareja de pivotes que menos sesiones de trabajo acumulan.

El colegiado expulsa a Fernando Llorente y a Duarte tras una trifulca en los inicios

El Decano buscó asentarse en el centro del campo y aplicar lo que debe ser su plan durante la liga. Le costó ante la presión gaditana. Buscó como principal recurso a Víctor Barroso, que aprovecha cada amistoso para reivindicarse. Con la carga de trabajo, el calor y la falta de forma lógica con diez días de entrenamientos resulta complicado generar el fútbol con la fluidez necesaria.

Si una de las señas de identidad del Recre de Salmerón será la solidez defensiva hay que reconocerle que la mostró en Palos. El Cádiz B de Pavón apenas inquietó a Marc Martínez y cuando merodeó el área se encontró con la solvencia de la zaga albiazul. Faltó, eso sí, la conjunción que se espera en el bloque. Bien Traoré pese a ser el último en llegar.

Arriba no hubo mucho que destacar, pero lo poco que vieron los aficionados fue albiazul. Caye Quintana tuvo una clara oportunidad a la media que sacó bajo palos la defensa cadista y Traoré poco después echó fuera un balón franco.

El arranque de la segunda fue más fluido para los onubenses. El Cádiz abrió algo sus líneas, lo que permitió al Decano mostrar algunos detalles. Intervino más Borja y el Recre se sintió mucho más seguro con la pelota. El Cádiz se replegó ante la aceleración albiazul.

Superada la hora de partido comenzó el habitual carrusel de cambios que terminó por desdibujar a los equipos. Del banquillo entraron muchos canteranos. La falta de efectivos es evidente. El salto del once de salida al que terminó fue claro. Incluso Jonathan Vila se tuvo que colocar de central en el tramo final dentro de las pruebas de Salmerón, que planteó diferentes alternativas como una defensa de tres. La pretemporada está para trabajar y experimentar. El Cádiz pudo asomarse mucho más al campo contrario con la bajada de rendimiento recreativista, que terminó casi sin presencia del primer equipo sobre el césped. Nada más en Los Príncipes, donde la primera hora de encuentro dejó detalles y buenas sensaciones. De ahí en adelante el choque cayó en la habitual espesura de la pretemporada.

El Recre volverá a jugar el próximo miércoles en Cartaya, con el Córdoba como rival.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios