Recreativo de Huelva

La falta de acuerdo complica más el inicio de la 2ª B, en la que milita el Recreativo de Huelva

  • El Consejo Superior de Deportes no logra un pacto con las Federaciones y las Comunidades Autónomas. El CSD considera vitales los PCR y propone un aforo máximo de 1.000 espectadores

La Segunda B es una categoría interautonómica, lo que complica más la situación. La Segunda B es una categoría interautonómica, lo que complica más la situación.

La Segunda B es una categoría interautonómica, lo que complica más la situación. / Josué Correa

La Segunda B en la que milita el Recreativo de Huelva sigue todavía en un mar de dudas y los pequeños pasos que estaba dando (composición de los grupos y fecha de inicio el 17 de octubre) han sufrido un retroceso al no alcanzarse un acuerdo para el protocolo que debe poner en marcha las competiciones.

La realización de las famosas pruebas PCR y la entrada de público en los estadios provocan una división que ha impedido la falta de consenso, un serio revés teniendo en cuenta que la categoría de bronce se considera no profesional y que abarca las diferentes autonomías.

El Consejo Superior de Deportes (CSD) “ha constatado que no hay acuerdo para un protocolo común de retorno del deporte no profesional que aúne las posturas de las más de 60 federaciones deportivas y las Comunidades Autónomas”, con lo que anunció “el retorno al esquema que primó durante la primera etapa de la pandemia”, y aseguró que “resulta indispensable la realización de controles, como mínimo, antes del inicio de las competiciones, y después, con carácter aleatorio y reiterativo”.

“Tras dos semanas de intensa negociación” y “pese al esfuerzo de todas las partes a favor de un acuerdo final, no existe consenso sobre la práctica de pruebas de detección del Covid-19 y sobre los términos en que debe producirse el retorno del público a las competiciones”, según añadió el CSD en su comunicado.

Las diferencias entre las distintas autonomías y entre los distintos deportes impiden el acuerdo

“La falta de acuerdo es relevante en el ámbito sanitario en cuanto a la práctica de pruebas -PCR o serológicas- de detección de la enfermedad. El CSD se comprometió a contribuir económicamente a la creación de un fondo, nutrido también con las aportaciones de Comunidades Autónomas y las Federaciones, para sufragar esas pruebas, pero comprobó que las sensibilidades en este ámbito son distintas. Primero, entre las propias autonomías. Después, entre los deportes”, aseguró.

En ese sentido, para el CSD “resulta indispensable la realización de controles, como mínimo, antes del inicio de las competiciones, y después, con carácter aleatorio y reiterativo”. “Todo ello como marco idóneo para garantizar la seguridad sanitaria de los verdaderos protagonistas, los deportistas. Si bien esta posición es compartida por una gran parte de los negociadores, el quórum no fue suficiente como para poder llegar a un acuerdo global en este punto”, agregó en su nota.

“Tampoco hay acuerdo final sobre la cuestión del público, pese a que el CSD hizo una última propuesta que permitía la presencia de hasta 1.000 espectadores al aire libre (el Decano cuenta ya con más de 6.500 socios y se vería notablemente perjudicado por esta medida) y 500 en espacios cerrados. El Consejo entiende que, a la luz de los datos que arroja la pandemia, superar esos umbrales y favorecer más movilidad puede resultar perjudicial a la hora de detener la propagación de la COVID-19”, expuso el CSD.

“Por ello, y pese a ser consciente de que las autonomías cuentan con la competencia en este ámbito -a excepción de las ligas profesionales-, no puede endosar un protocolo que vaya más allá de los límites que en última instancia se abordaron en la negociación”, abundó el Consejo Superior de Deportes.

El Sporting femenino, el Ciudad de Huelva y el Enrique Benítez de Liga EBA también están afectados

La ausencia de un protocolo común tutelado por el CSD y que aúne a Comunidades Autónomas significa el retorno al esquema que primó durante la primera etapa de la pandemia. La arquitectura regulatoria creada para la finalización de la temporada 2019/20, con el protocolo básico que elaboró el Consejo y los protocolos individualizados de las propias Federaciones, es suficiente para garantizar que la actividad deportiva continúe. En este contexto, las Federaciones y las autonomías tendrán el margen que recoge el marco legal vigente para pactar los términos exactos en que discurren todas y cada una de las competiciones que quieran ponerse en marcha”, resolvió.

Además, el CSD “se ha comprometido a garantizar la actividad deportiva de los casi 5.000 Deportistas de Alto Nivel; de los deportistas olímpicos y paralímpicos; así como a propiciar el retorno de las competiciones femeninas de fútbol (entre ellas la 1ª Iberdrola en la que milita el Sporting Club de Huelva) y baloncesto (como la Liga EBA en la que están el Enrique Benítez y el Ciudad de Huelva) en las mismas condiciones que las masculinas, como prueba del compromiso inequívoco de este Gobierno con la igualdad”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios