Condado

La producción de uva en la provincia de Huelva baja un 4%, con 31,3 millones de kilos

  • La cosecha de este año en El Condado tiene una calidad “muy buena” por la ausencia de enfermedades en las vides

Vendimia en los terrenos de la Cooperativa Vinícola del Condado, en Bollullos. Vendimia en los terrenos de la Cooperativa Vinícola del Condado, en Bollullos.

Vendimia en los terrenos de la Cooperativa Vinícola del Condado, en Bollullos. / Alberto Domínguez

La vendimia del Condado de Huelva se ha cerrado este año 2019 con una producción total que se sitúa en los 31,3 millones de kilos de uva, una cosecha que supone un descenso de alrededor de un 4% respecto al año pasado, si bien la calidad ha sido “muy buena”.

El presidente del Consejo Regulador de las Denominaciones de Origen Condado de Huelva, Vinagre del Condado de Huelva y Vino Naranja del Condado de Huelva, Manuel Infante, ha informado a Efe de que de variedades blancas se han cosechado 30,6 frente a los 31,7 millones de 2018, correspondiendo en más de un 90% su principal variedad, la zalema.

En las variedades tintas, cuyas variedades predominantes son la syrah y la tempranillo, se ha obtenido una producción total de 639.000 kilos, una cifra inferior a los 724.158 kilos de la pasada vendimia.

La producción de este año de blancas y tintas se situaría en 31,3 millones de kilos de uva, una cifra sensiblemente menor a los 32,4 del año anterior, que se ha visto compensado por la gran calidad de la uva con un 11 de grado baumé.

Estas cifras son las que se desprenden tras llegar a su fin la vendimia de la uva zalema (mayoritaria en la zona con un más del 90% del total de la producción), así como el resto de variedades autorizadas, en las distintas bodegas adscritas al consejo, que dio comienzo el pasado agosto.

Se inició en Bollullos Par del Condado con la variedad blanca colombard, y las tintas shirac y tempranillo; y poco a poco, se fueron sumando el resto de bodegas y variedades, comenzando a finales de agosto la de la zalema, que se ha prolongado por alrededor de un mes. En la buena calidad de la uva han influido las pocas lluvias registradas durante el invierno y la primavera, lo que ha motivado que no se hayan presentado enfermedades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios