Innovación empresarial

Huelva entra en el mercado de la transformación agroalimentaria

  • Sánchez Recarte SL pondrá en el mercado los primeros formatos de IV y V gama con fruta

  • Comercializará, en 15 días, deshidratados y chucherías; a partir de mayo, bombones rellenos

El empresario Antonio Sánchez Martín explica a las autoridades el proceso de elaboración. El empresario Antonio Sánchez Martín explica a las autoridades el proceso de elaboración.

El empresario Antonio Sánchez Martín explica a las autoridades el proceso de elaboración. / Josué Correa

Bombones de fresa rellenos y cubiertos de chocolate, fresa, manzana, pera, piña, mango o caqui deshidratados y chucherías saludables a base de fruta. Huelva da el paso para entrar en la transformación agroalimentaria, en la IV y V gama, de la mano de Sánchez Recarte SL, que en quince días sacará a la venta la primera de las líneas de producción que se ha planificado: envases de chips de frutas naturales deshidratadas y de fruminis (chucherías con apariencia de gominolas que presenta el mayor porcentaje de fruta que existe en el mercado) que se comercializarán bajo la marca Diverfruit.

Para el primer año el empresario prevé la venta de 200.000 envases de fruta y otros 600.000 de fruminis.

la tercera línea de producción comenzará en primavera. la tercera línea de producción comenzará en primavera.

la tercera línea de producción comenzará en primavera. / Josué Correa

A partir de mayo, se sumará la tercera línea que se centra en pequeños bombones rellenos de fruta cien por cien natural y sin conservantes ni saborizantes. Y es ahí donde reside una de las señas de identidad y distinción que el empresario Antonio Sánchez Martín ha querido imprimir en sus productos. “Sabía que merecía la pena entrar en este mundo de la transformación”, pero igualmente supo desde el primer momento que “el camino era el de la calidad, calidad y calidad”.

Sede del Centro Innovador de Productos Agroalimentarios (Cidpa). Sede del Centro Innovador de Productos Agroalimentarios (Cidpa).

Sede del Centro Innovador de Productos Agroalimentarios (Cidpa). / Josué Correa

El proyecto ha salido adelante gracias a la Cámara de Comercio de Huelva, que aporta al proceso el Centro de Innovación de Productos Agroalimentarios (Cidpa), una planta pionera en Andalucía que permite a las empresas no sólo investigar en IV y V gama sino producir una tirada propia (y no sólo muestras) de productos y, posteriormente, examinar en el mercado su acogida. En esa planta lleva trabajando Sánchez Recarte SL año y medio “haciendo pruebas y ajustando los procesos” para obtener los mejores resultados. Sánchez Martín es el alma de la empresa, un ingeniero industrial que tiene muy claro que “el futuro se encamina a la comida razonablemente sana” y ahí se abre hueco en el mercado.

Para ello ha invertido 400.000 euros que se suman a las partidas que en su día reservó la Cámara de Comercio para el Cidpa, lo que supone una inversión global que se acerca al millón y medio de euros.

Además de abrir la puerta a un negocio que aún está por descubrir en la provincia, Diverfruit supone una apuesta por el empleo, que actualmente se traduce en seis puestos de trabajo, que se ampliarán a tres más en primavera.

Competitividad

Con este negocio, el ansiado valor añadido que se busca en los productos en fresco, fundamentalmente frutas y verduras, ya puede palparse con los dedos. Además se logra dar una respuesta a la necesidad de mejorar la competitividad del producto made in Huelva y ampliar, por tanto, la rentabilidad de los productores. La apuesta por la IV y V gama pasa por ofrecer nuevos formatos, presentaciones, diferentes maneras de consumir la fruta sin que pierdan ni un ápice de calidad y propiedades nutritivas.

Proceso de deshidratación de la fruta. Proceso de deshidratación de la fruta.

Proceso de deshidratación de la fruta. / Josué Correa

La empresa tiene un claro objetivo, desarrollar nuevos productos en las instalaciones del Cidpa para, en una segunda fase del proyecto, realizar una nueva inversión y crear una planta industrial para el desarrollo de los productos que se hayan testado tanto a nivel industrial como comercial. La idea es poder montar líneas de producción independientes, aunque siempre bajo la base de ser artesano-industriales, que es lo que “siempre” serán. Las instalaciones actuales se quedarían en un futuro para usarlas como planta piloto y el desarrollo de la primera línea, según Sánchez.

La exportación, después

La visión emprendedora e innovadora ha sido motor para el proyecto y aunque de momento la venta se centrará en España ya se piensa en sacar el producto fuera de nuestras fronteras. “Aunque eso será después de un tiempo” porque “el arranque va a centrarse en nuestro país y una vez que se compruebe la marcha, se abrirán fronteras".

Diversas autoridades atienden las explicaciones de la elaboración de los nuevos formatos. Diversas autoridades atienden las explicaciones de la elaboración de los nuevos formatos.

Diversas autoridades atienden las explicaciones de la elaboración de los nuevos formatos. / Josué Correa

Ayer fue la puesta de largo en la que estuvieron los máximos representantes de la Cámara de Comercio, el Ayuntamiento (que cedió la parcela para la planta), Junta de Andalucía, Diputación y la Asociación para el Desarrollo del Sistema Productivo vinculado a la Agricultura onubense (Adesva), que apoya la iniciativa desde sus orígenes.

Sánchez Recarte aprovecha las instalaciones del Cidpa y la calidad de los productos alimentarios frescos locales para implementar una actividad agroindustrial con mayor valor añadido y gracias a un producto saludable con la mayor eficiencia y rentabilidad posible, que le otorgue una posición ventajosa en el mercado.

La versatilidad de la planta permite elaborar productos desecados, deshidratados, cocinados, ultracongelados, frescos cortados en trozos o tratados en atmósferas controladas, e incluso posibilitará a las empresas inventar nuevas texturas y procesos. De hecho, tiene la maquinaria suficiente para desarrollar cualquier producto que permita a las empresas alargar la caducidad de los mismos y lograr ganar competitividad y valor añadido.

Un gran laboratorio para las empresas

Las nuevas instalaciones se ubican en el Parque Huelva Empresarial, junto al Ciderta (Centro de Investigación y Desarrollo de Recursos y Tecnologías Agroalimentarias) que la UHU tiene operativo en este macropolígono desde 2009. El Cidpa nació en febrero de 2013 con vocación regional, para que cualquier empresa andaluza pueda beneficiarse, tanto de sus instalaciones como de su maquinaria. El único requisito (además de trabajar la IV y V gama ), es que se respete la confidencialidad, con lo que la convivencia de empresas está sujeta al cumplimiento de normas estrictas en este sentido. El Cidpa no sólo es un centro innovador, sino también pionero, ya que más allá de los que se centran sólo en la investigación, en los que únicamente se saca una muestra del producto, éste permite sacar adelante una tirada de productos que se podrán testar en el mercado y saber así la acogida que tendrán. Y esto es la primera vez que se hace en Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios