Crimen de Matalascañas El juicio por el crimen de Matalascañas se celebrará el 3 y el 4 de septiembre

  • La Audiencia ve improcedente la contrapericial de la defensa de O.G.L. y la emplaza al plenario

Enseres de la vivienda de Pedro Pérez desparramados por el suelo tras el crimen de Matalascañas. Enseres de la vivienda de Pedro Pérez desparramados por el suelo tras el crimen de Matalascañas.

Enseres de la vivienda de Pedro Pérez desparramados por el suelo tras el crimen de Matalascañas. / H. Información (Matalascañas)

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Huelva, presidida por el magistrado Esteban Brito, juzgará los días 3 y 4 de septiembre a los tres acusados del asalto, la tortura y el asesinato que sufrió el madrileño Pedro Pérez, de 77 años, en su chalé de Matalascañas en la primavera de 2015.

Han transcurrido ya cuatro años y tres meses desde aquel trágico 13 de mayo. Tres personas se van a sentar en el banquillo de los acusados para responder por estos hechos: C.R.M. (en prisión desde el 30 de septiembre de 2015), M.C. (encarcelado desde el 23 de noviembre del mismo año), y O.G.L. (detenida en febrero de 2016).

Se enfrentan a una petición del Ministerio Fiscal de 25 años de prisión para cada uno por robo con violencia en casa habitada y asesinato, los dos primeros como autores y la última como cooperadora necesaria del robo y autora del crimen, aunque sus defensas abogan por la absolución.

La Sala, a través de un auto al que ha tenido acceso Huelva Información, autoriza prácticamente la totalidad de las pruebas propuestas por las partes para el plenario: básicamente los interrogatorios de los procesados, las testificales, las periciales y las documentales.

A la derecha, el chalé del crimen; que está a 32 metros de la avenida principal. A la derecha, el chalé del crimen; que está a 32 metros de la avenida principal.

A la derecha, el chalé del crimen; que está a 32 metros de la avenida principal. / H. Información (Matalascañas)

Da vía libre a todas menos a una, la contrapericial que el abogado de O.G.L., Alberto Mondaca, quería que realizara el experto informático Jonatan Hellín sobre los datos del informe del Grupo de Apoyo Técnico y Operativo (GATO) de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que se centra en el posicionamiento de los teléfonos móviles de los acusados en las horas que duró el ataque.

La finalidad era demostrar que la mujer se encontraba en las inmediaciones de la casa de la víctima entre las 20:22 y las 23:06 del 13 de mayo (como concluye la UCO) pero no en el interior de la vivienda. Como ya avanzó este periódico, ella mantiene que realizó varias llamadas cuando transitaba por la acera de la avenida aledaña hasta la plaza del Pueblo de Matalascañas, puesto que vivía por la zona y alega que había quedado allí con un amigo.

El tribunal desestima la prueba solicitada por la defensa por considerarla "improcedente", ya que estima que puede ser suplida "con el interrogatorio a los agentes que realizaron el informe obrante en autos" sobre la localización de los terminales telefónicos.

Hay que tener en cuenta que la contrapericial de la defensa no iba a estar lista, como mínimo, hasta finales de septiembre, y que el 30 del mes que viene sería obligatorio poner en libertad al primero de los acusados, C.R.M., ya que se habría rebasado el máximo legal establecido de cuatro años para la prisión preventiva.

Lugar en el que se encontraba la caja fuerte, según los investigadores. Lugar en el que se encontraba la caja fuerte, según los investigadores.

Lugar en el que se encontraba la caja fuerte, según los investigadores. / H. Información (Matalascañas)

La Fiscalía relata en su escrito de acusación que O.G.L. mantenía una relación "de amistad" con Pedro Pérez y "acudía con frecuencia a visitarlo, mantener relaciones sexuales y ayudarlo con las tareas domésticas, recibiendo por ello una gratificación económica".

El Ministerio Público refiere que fue ella quien "puso al corriente de las circunstancias de la vivienda y de la existencia de una caja fuerte de gran tamaño en el pasillo de la casa, oculta tras un cuadro, a los otros dos procesados, C.R.M. y M.C.".

Manejando esta información, los tres "junto con otras personas que no han sido identificadas, planearon el robo de la vivienda de Pedro". Calcula la fiscal que, puestos de común acuerdo, entraron en el domicilio del madrileño entre "las 20:00 y las 00:00 del 13 de mayo de 2015". Accedieron a través de la puerta trasera y "forzando la cerradura".

Registraron las estancias en busca de objetos de valor y localizaron la caja fuerte, pero la víctima se negó a darles la contraseña, por lo que M.C. y C.R.M. "lo ataron de pies y manos" a la espalda, lo amordazaron y lo torturaron propinándole golpes por todo el cuerpo, según la versión de la fiscal. Hasta 57 lesiones determinaron los forenses que había padecido el asesinado, que perdió la vida en torno a las 23:00 de aquel 13 de mayo "por asfixia mecánica por sofocación".

Mientras tanto, observa la acusación pública, O.G.L., quien "conocía el plan de actuación y lo aceptaba, permaneció en la casa escuchando los gritos y quejas de Pedro sin hacer nada para impedirlo".

La fiscal reseña que los otros dos usaron una barra de hierro o una palanca y consiguieron extraer por la fuerza la caja fuerte, empotrada en la pared. "Tras esto huyeron los tres, dejando a la víctima atada y amordazada, y acordaron repartirse el contenido de la caja, el cual se desconoce".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios