Crimen de Matalascañas La defensa quiere demostrar que la acusada no estaba en el chalé durante el asalto

  • Encarga una pericial para discutir a la UCO el posicionamiento del teléfono de O.G.L., informe que la sitúa en las inmediaciones de la escena del crimen

Distancia entre el chalé de la víctima (a la derecha) y la calle por la que O.G.L. afirma que pasó el día de autos de camino a la plaza del Pueblo. Distancia entre el chalé de la víctima (a la derecha) y la calle por la que O.G.L. afirma que pasó el día de autos de camino a la plaza del Pueblo.

Distancia entre el chalé de la víctima (a la derecha) y la calle por la que O.G.L. afirma que pasó el día de autos de camino a la plaza del Pueblo. / H. Información (Matalascañas)

Tres personas se sentarán próximamente en el banquillo de los acusados por el robo, la tortura y el asesinato de Pedro Pérez (de 77 años) en su chalé de Matalascañas el 13 de mayo de 2015. Se trata de dos hombres, M.C. –en prisión desde el 30 de septiembre de 2015– y C.R.M. –entre rejas desde el 23 de noviembre del mismo año–; y de una mujer, O.G.L., quien está en la cárcel desde el 17 de febrero de 2016. La Fiscalía pide para cada uno 25 años de reclusión por robo con violencia en casa habitada y por asesinato: ellos en condición de autores y ella, de cooperadora necesaria en el asalto y de autora en la muerte.

El procedimiento emprende su fase final antes del juicio y las partes ya han formulado sus escritos de acusación y defensa. Huelva Información ha tenido acceso a las conclusiones provisionales del letrado que defiende a la mujer encausada, Alberto Mondaca, una calificación en la que niega la participación de su representada en los hechos. "No existe en la instrucción ningún dato cierto que indique que mi defendida comunicase a alguien que Pedro Pérez tenía caja fuerte (ella no lo sabía), que le dijese a alguien que fuese a robarle, que planease el robo con otras personas, que participase en el robo del chalé, que diese muerte a Pedro Pérez, que estuviese en el chalé cuando lo mataron o que supiese que le iban a robar y matar".

Últimas horas con O.G.L.

La defensa explica que víctima y acusada se conocían desde 2013. Además de mantener relaciones sexuales, se convirtieron en grandes amigos, "ayudándola en muchas ocasiones en el aspecto económico". En el escrito de calificación, Mondaca remarca que Pedro "era una persona muy buena, que quería mucho a la hija de mi defendida".

En febrero de 2015 O.G.L. se marchó a Rumanía, pero regresó el 3 de mayo y contactó por teléfono con el asesinado. Refiere el letrado que la mujer estuvo en la vivienda –en la parcela 90 del Sector I de Matalascañas– de la víctima el 12 de mayo, un día antes de los luctuosos hechos, "porque necesitaba dinero para mandarle a su esposo e hija que seguían en Rumanía".

Ella le pidió prestados 300 euros. Ambos se fueron "andando juntos hasta el chalé, comieron allí y, después de ver un poco el partido Bayer-Barcelona, le dio los 300 euros, acompañó a O. a su casa", terminó de ver allí el partido y se marchó. Serían "las 21:30". A la mañana siguiente la procesada mandó el dinero a su marido y a su hija.

La defensa se pregunta que si los dos eran amigos y él le daba dinero cuando ella lo necesitaba, "¿cómo va a planear robarle? ¿Cómo va a querer matarlo?".

Pruebas de cargo

El jurista señala en su escrito que "lo único que consta en autos" contra su cliente es, de un lado, el hallazgo de una toalla en la vivienda "con algunas manchas pequeñas de sangre" que le pertenecen, lo que a su entender "no acredita participación en la muerte, sino solo que esa persona ha estado en ese chalé". En este sentido, recuerda que desde 2013 hasta el 12 de mayo de 2015 la investigada "había dormido, comido, mantenido relaciones sexuales, se había duchado, se había afeitado" en la vivienda en múltiples ocasiones.

Un agente toma fotos de la toalla en el baño durante la inspección ocular. Un agente toma fotos de la toalla en el baño durante la inspección ocular.

Un agente toma fotos de la toalla en el baño durante la inspección ocular. / H. Información (Matalascañas)

De otra parte, hace referencia al informe del Grupo de Apoyo Técnico y Operativo (GATO) de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que ubica el teléfono móvil de la mujer "en las inmediaciones del chalé del fallecido la tarde-noche del 13 de mayo". La fiscal del caso calcula que los asaltantes estuvieron en el domicilio entre "las 20:00 y las 00:00".

Alberto Mondaca señala que "es lógico" que el terminal de su cliente fuera detectado cerca de la vivienda del finado. "Además de vivir en Torre La Higuera (muy cerca de Pedro Pérez), pasó por la esquina del chalé esa tarde y estuvo en la plaza del Pueblo, la cual está cerquísima" del escenario del crimen, con un amigo.

Petición de absolución

El abogado pide en su escrito la "libre absolución" de su cliente con todos los "pronunciamientos favorables". Estima, por tanto, que no es necesario valorar circunstancias modificativas de su responsabilidad criminal, pero significa que en el caso "ha existido una dilación extraordinaria".

Tanto es así que refiere que confía en el que inminente cumplimiento del plazo máximo de prisión preventiva para uno de los acusados, concretamente para M.C. –que alcanzará los cuatro años en prisión preventiva el 30 de septiembre, sin posibilidad de más prórrogas–, y "su obligada excarcelación" no impliquen la denegación de la práctica de las pruebas que ha solicitado para forzar la celebración del juicio.

Nuevas periciales

El informe del equipo GATO de la UCO concluye que el teléfono de O.G.L. se encontraba en las inmediaciones de la casa de la víctima entre las 20:22 y las 23:06 del 13 de mayo. Ella mantiene que realizó varias llamadas cuando transitaba por la acera de la avenida aledaña hasta la plaza del Pueblo. El letrado solicita a la Sala que ordene a este equipo que elabore, con carácter previo a la celebración del juicio, un informe detallado en el que marquen sobre un plano la ubicación exacta de su representada.

Además, señala que el experto informático Jonatan Hellín va a analizar los datos de la Benemérita sobre el posicionamiento del teléfono para realizar una contrapericial que podría estar finalizada a mediados de septiembre.

Juicio en la Sección Tercera de la Audiencia

El magistrado Esteban Brito, presidente de la Sección Tercera de la Audiencia onubense, dirigirá el juicio del  crimen de Matalascañas. Finalmente se ha desechado la opción de que el asunto cayera en manos de un jurado popular, al no juzgarse únicamente el delito de asesinato. Por tanto, será el tribunal profesional quien lo haga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios