Miguel Palacios | Vicepresidente de North America Smelting and Refining en Freeport “Hay que empezar a no tener complejos. Aquí sabemos hacer las cosas muy bien”

  • Desde la dirección de Metalurgia de Atlantic Copper llega a las plantas de Miami y de Arizona para intentar implantar en Estados Unidos los métodos que han consolidado el éxito de Huelva

Miguel Palacios se ocupará la vicepresidencia de la empresa Freeport en Estados Unidos.

Miguel Palacios se ocupará la vicepresidencia de la empresa Freeport en Estados Unidos. / Josué Correa (Huelva)

A punto de embarcar con rumbo a Estados Unidos, la imagen de la planta de Atlantic Copper en Huelva, emprende una nueva etapa que demuestra que también aquí se pueden enseñar cómo hacer las cosas mejor que el resto. Enamorado de Huelva, está seguro que regresará más sabio y con más ideas que poner en práctica para mejorar la vida de una tierra a la que no hay manera que renuncie en ninguna de sus frases.

–Lo suyo ha sido un ascenso que, además comporta un cambio de residencia. A Estados Unidos nada menos.

–Sin duda, es un ascenso, pero hay un asunto al que doy todavía más importancia que es un síntoma de la confianza que tienen en tu trabajo. Esta es una empresa muy grande , con un nivel técnico muy alto y con muchísimos profesionales y de una extraordinaria cualificación. Desde el principio han pensado en nosotros. Cuando llaman a mi presidente, a Javier Targhetta, directamente lo que piden es que vaya yo a hacerme cargo de las operaciones de Norteamérica, del downstream, es decir, lo que está por debajo de la minería. Lo veo como un reto. Soy persona que si no los tengo, me los busco yo solo. Estoy muy contento y con mucha ilusión de hacer las cosas bien, de no defraudar y de cumplir los objetivos que esperan de mi.

–De Francisco Montenegro a Miami. La verdad es que dicho así, da hasta vértigo.

–También estaré en Arizona.

–El cambio es brutal.

–Comencé en el año 1982 a operar plantas grandes, en principio trabajé en la planta de amoniaco, de urea, donde permanecí algo menos de dos años y enseguida me fui a la fundición. Son 37 años operando plantas, así que en la parte técnica voy con mucha confianza, porque tengo bagaje y experiencia. Como siempre para que las cosas salgan bien, son las personas y ahí es donde creo que hay un buen desafío, es decir, tener un equipo bien motivado.

–Personalmente, una vez conocido su traslado a Estados Unidos, hay una cosa que me encanta y es estamos en una de esas ocasiones en las que podemos enseñar a los americanos, que hacemos las cosas bien.

–Se ha personalizado en mi, pero lo que ellos están mirando es la operación de Huelva, que es una referencia. Pasa mucho que hay operaciones de mucho nivel, nos piden que nos sentemos, que les contemos lo que hacemos y cómo lo hacemos las cosas, así que sí, tenemos muchas cosas que enseñar, por supuesto sin que esto suene arrogante ni mucho menos, ni con falsas poses, ni falsa modestia.

–Nos falta en muchas ocasiones creérnoslo más a menudo, ser conscientes que se hacen las cosas muy bien.

–Desde luego lo que hay que empezar a hacer es no tener complejos, eso seguro.

Miguel Palacios había ocupado la dirección de Metalúrgica de Atlantic Copper en Huelva. Miguel Palacios había ocupado la dirección de Metalúrgica de Atlantic Copper en Huelva.

Miguel Palacios había ocupado la dirección de Metalúrgica de Atlantic Copper en Huelva. / Josué Correa (Huelva)

–En lo que se refiere a Atlantic Copper en Huelva, han conseguido ser la planta más eficiente de todas las del mundo.

–En consumo energético sin lugar a dudas, somos los mejores de todo el mundo.

–Y eso es lo que va a tratar de poner en práctica en Estados Unidos, la manera en que se hacen las cosas en Huelva.

–Alguna vez me han preguntado a lo largo de estos últimos años, si Freeport cerrará alguna vez la planta de Huelva, o las de Europa, porque son menos competitivos que la producción llegada de otros lugares del mundo y siempre respondí que nuestros costes son más competitivos que los de Estados Unidos, o Indonesia, porque hacemos las cosas bien y somos conscientes que nuestros costes y ser competitivos en Europa es la clave de nuestra supervivencia. No somos una fundición que tiene al lado una mina estupenda como pasa en Indonesia o Chile. La mina con toda su potencialidad e generar valor, puede tapar ineficiencias de la función, de las siguientes etapas, en nuestro caso no es así.

–Uno de los temas que sí hacemos no tan bien es la contestación social a la actividad industrial. Por lo que usted conoce aquello, no se si ha tenido la ocasión de comprobar si en Estados Unidos se hace algo parecido.

–Imagino que siempre habrá algún grupo, aunque supongo que deben ser tan pocos y tan poco significativos que ni siquiera me han comentado nada de ellos; al contrario, la empresa allí tiene muy buen nombre, es muy apreciada.

–El cobre tiene menos glamur que las fresas, las gambas o el jamón, pero nuestra vida actual depende en gran medida de él y no lo valoramos.

–Está muy extendido en la conciencia colectiva el argumento de dar trabajo, crear empleos frente a contaminación. La cosa no es así, porque nosotros lo que hacemos es que la vida haya cambiado a mejor en los últimos años y no somos incompatibles. La sostenibilidad se comprueba cuando la gente ve que estamos a unos metros del paraje natural de Marismas del Odiel, o hay incluso nidos de pájaros dentro de las instalaciones, se comprueba que somos perfectamente compatibles. Tal vez esos argumentos son los que algunos que le justifican la vida y si no existieran, no tendría ningún sentido nada de lo que hacen.

La estancia en Estados Unidos se prolongará por un periodo de tres años. La estancia en Estados Unidos se prolongará por un periodo de tres años.

La estancia en Estados Unidos se prolongará por un periodo de tres años. / Josué Correa (Huelva)

–Deja la planta de Huelva en buenas manos, las de Carlos Ortiz.

–Nos conocemos desde la Enseñanza Primaria, en el Colegio Francés. También hicimos juntos la Secundaria, la carrera y 35 años en Atlantic Copper. Estamos hablando de dos personas que se conocen desde hace más de 50 años. Somos amigos de los que no hacen falta ni que se hablen, sino que con la mirada nos decimos todo.

–Lo deja en las mejores manos posibles, entonces.

–Los cambios siempre enriquecen. Cuando hay un cambio, el que llega no empieza de cero, como las carreras de relevos, que toma el testigo donde se lo dan. Además siempre lo mejora porque pone en juego su forma de ser y su personalidad. Tiene muchos años de experiencia, conoce muy bien el mundo de las operaciones de la planta, siempre ha estado en ellas; es una persona muy respetada, tiene aprecio de la gente y hoy en día con la facilidad de comunicaciones, sabe que cualquier cosa que pudiera necesitar de mi, la tendría al instante.

–Eso sí, la herencia es tan buena que le ha dejado un papel difícil porque será muy complicado superarlo.

–Lleva la mochila bien repleta.

–¿Qué espera conseguir en esta nueva etapa en este sueño americano?

–Lo que siempre me ha preocupado más es, profesionalmente, dar lo que se te pide. Tengo muchos años de experiencia y creo que siempre he cumplido con lo que se me pedía, nunca he defraudado. Espero llevar a esas plantas a mejores niveles de producción y de costes. En lo personal, quiero disfrutarlo como una etapa que tiene su fecha, porque van a ser en principio tres años, en los que me planteo disfrutar, conocer a una gente que es muy abierta y está acostumbrada a recibir a personas de otros lugares y con la referencia de Huelva.

–Porque tiene claro que va a regresar.

–Eso es algo muy importante. Me voy con pena. Se lo digo muchas veces a los jóvenes, que no pierdan la oportunidad de salir, porque Huelva va a estar siempre ahí, va a ser su referencia, el sitio al que volver. Si lo digo a los demás, me lo tengo que aplicar yo mismo.

–¿Qué espera encontrarse cuando vuelva?

–Huelva lleva un camino ascendente desde hace tiempo y de un año a otro cambia a mejor. No es fácil. Nuestro aspecto cultural, social y de su propia imagen cambia mucho y todavía queda camino. Me da mucha alegría cuando veo a grupos con un plano por las calles. En lo profesional, cuando vuelva llevaré 40 años en operaciones y es posible que ya busque un descanso.

–¿Cómo está siendo el año en la planta de Huelva?

–Es un buen año, sin incidencias. Cumplimos los objetivos y produciendo con un coste unitario francamente bueno.

–¿Mejor que el del año pasado? Lo digo porque fue histórico.

–De momento sí. Lo que pasa es que hay una para técnica programada en septiembre y eso siempre distorsiona un poco, por su coste unitario de producción por tonelada.Es una parada corta por lo que no se puede comparar con un año en el que no ha habido esa parada. Si todo marcha según lo previsto, me la voy a perder. Ya haré allí.

Miguel Palacios ha sido la imagen visible de la planta de Atlantic Copper en Huelva. Miguel Palacios ha sido la imagen visible de la planta de Atlantic Copper en Huelva.

Miguel Palacios ha sido la imagen visible de la planta de Atlantic Copper en Huelva. / Josué Correa (Huelva)

–¿Cómo es la situación de la planta en Estados Unidos respecto a las comunicaciones? ¿También ganamos en eso?

–Es que puertos como el de Huelva no hay muchos. Aquello está más lejos; de hecho todo lo que embarca lo hace por México. Funciona mejor el ferrocarril y en comunicaciones la verdad es que ellos cuando vienen aquí, les impresiona la red de alta velocidad. Una compañera de Freeport, siempre recuerda lo que le impresionó la estación de Santa Justa, por ejemplo.

–Hay una aspecto en cuanto a los empresarios que ha cambiado en los últimos años y es su carácter reivindicativo. Ahora son más peleones.

–Hace años decidimos cambiar eso que llamábamos perfil bajo porque no era una buena política. Utilizábamos argumentos como el que cumplíamos la ley y, la verdad es que sólo faltaba. A partir de ese momento decidimos que estábamos aquí y que formábamos parte de una sociedad a la que aportábamos mucho. Es una pena que el ferrocarril tenga tantas pegas. Debe seguir siendo así, como parte de esta sociedad y muy importante además.

–¿Qué se espera traer de Estados Unidos a Huelva?

–Es un país que en el aspecto profesional , tiene muchas cosas buenas, ese concepto del trabajo y, por mucha experiencia que tengas en la vida, siempre tienes que tener ganas de aprender. Me puedo traer cosas útiles que se puedan transmitir aqui.

–¿Qué le diría a los onubenses antes de partir?

–Que quieran mucho a Huelva; que aparte de su día a día y gestionar problemas, que en una parte de su corazón piensen en Huelva como sociedad; que ambas cosas no son incompatibles.

–¿Y a tus trabajadores?

–Que enseñen con cariño a las generaciones nuevas y que sepan transmitirles el espíritu de lealtad a la empresa que es tan poco frecuente y que a nosotros nos pasa. Y también que no pierdan el espíritu de equipo. Si no somos una familia, sí somos un gran equipo; hay gente de tercera y cuarta generación trabajando en la empresa.

–Y por último, ¿a Carlos Ortiz?

–Le diría siempre, atrévete, con mucha prudencia y sentido de responsabilidad, pero que tenga la audacia de pensar caminos nuevos y que se puede alcanzar lo que uno se propone, porque tiene cualidades para hacer cosas fantásticas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios