Puente de agosto en Huelva Un puente de sombrillas de colores

  • Miles de personas abarrotan el litoral onubense durante estos cuatro últimos días estivales

  • El final de semana se cierra sin incidencias graves más allá de las habituales retenciones

Imagen general, tomada desde el faro, de la playa de Matalascañas que ha presentado un lleno absoluto durante el Puente de agosto. Imagen general, tomada desde el faro, de la playa de Matalascañas que ha presentado un lleno absoluto durante el Puente de agosto.

Imagen general, tomada desde el faro, de la playa de Matalascañas que ha presentado un lleno absoluto durante el Puente de agosto. / Canterla

Comentarios 0

Han sido cuatro días para saborear todo lo bueno del verano. Aunque todavía quedan semanas para disfrutar del sol y la playa que tiene Huelva entre sus brazos, esta semana ha sido especial con la festividad del 15 de agosto. Las cuatro jornadas estivales han provocado que el litoral onubense ponga el cartel de completo –como en gran parte de los hoteles– en su arena dorada. Una serpiente de sombrillas de colores ha recorrido cada palmo de la Costa en un ambiente inmejorable.

Varias personas toman algo en un chiringuito de Matalascañas. Varias personas toman algo en un chiringuito de Matalascañas.

Varias personas toman algo en un chiringuito de Matalascañas. / Canterla

Onubenses y visitantes han vuelto a conjugar en un escenario veraniego que ilumina la provincia de Huelva. La masificación de personas ha sido sinónimo de dificultades para encontrar un aparcamiento a la vera del mar. Numerosos vehículos han tomado la misma dirección cuando el sol anunciaba su calor. Una de las buenas noticias del Puente de agosto ha sido la ausencia de incidentes graves, también en el tráfico, aunque las retenciones han aflorado como algo lógico y habitual.

Numerosos vehículos aparcados en la playa de La Bota. Numerosos vehículos aparcados en la playa de La Bota.

Numerosos vehículos aparcados en la playa de La Bota. / Canterla

Y es que miles de personas han abarrotado la riqueza natural que vive en Huelva y la han llenado de colores. También, los chiringuitos han hecho –nunca mejor dicho– su agosto tradicional con terrazas llenas. Casi es un pecado no alimentarse con la rica gastronomía que da sabor a esta provincia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios