Bádminton

Carolina Marín regresa al lugar de la tragedia

  • La onubense inicia mañana miércoles su participación en Indonesia, donde se lesionó de gravedad en su rodilla el año pasado. Su primera rival es la tailandesa Jindapol, número 22 del mundo

Carolina Marín, con gestos de dolor, es atendida justo al lesionarse el año pasado en Indonesia. Carolina Marín, con gestos de dolor, es atendida justo al lesionarse el año pasado en Indonesia.

Carolina Marín, con gestos de dolor, es atendida justo al lesionarse el año pasado en Indonesia. / H. Información

Carolina Marín no para en este frenético inicio de año. Tras ser eliminada la pasada semana en las semifinales del Abierto de Malasia, vuelve mañana miércoles a la competición para disputar otro torneo de entidad, de categoría Súper 500, el Abierto de Indonesia que tiene lugar hasta el domingo en Yakarta. Y, al igual que en Malasia, estarán las mejores del mundo, de forma que la onubense no parte como cabeza de serie.

El de Indonesia no es un torneo más. Es uno que la onubense no olvidará, y no precisamente por un grato recuerdo. El 27 de enero de 2019 disputaba la final ante la india Saina Nehwal, mandaba en el marcador por 10-4, pero un mal movimiento le obligó a abandonar entre lágrimas. Una grave lesión en su rodilla derecha le obligó a pasar por el quirófano y estuvo más de siete meses alejada de las canchas. No obstante, en septiembre de pasado año pudo volver a competir y lo ha hecho a un altísimo nivel, dejando atrás los malos recuerdos y situándose ya entre las 10 mejores del mundo.

Carolina debuta mañana miércoles ante la tailandesa Nitchaon Jindapol, actual número 22 del ranking mundial, en un partido que comenzará sobre las 7:17 de la mañana hora española. Será el sexto enfrentamiento entre ambas, con un saldo favorable a la española de 4-1. En el último duelo, en enero del año pasado en Malasia, Carolina venció en dos sets por 21-19 y 25-23.

La campeona olímpica, del mundo y europea no tendrá un camino fácil si quiere conquistar el título en Indonesia, ya que si supera esta primera ronda tendrá como oponente, presumiblemente, a la japonesa Nozomi Okuhara, número 4 del mundo. Y luego le esperarían más rivales de entidad.

Carolina intentará llegar lo más lejos posible para seguir sumando puntos en su deseo de ser cabeza de serie en los Juegos Olímpicos de Tokio. Lo positivo es que este torneo de Indonesia es el último en el que puede perder puntos (el año pasado por ser finalista consiguió 7.800); a partir de ahora sólo será sumar y sumar, ya que el año pasado, desde finales de enero, estuvo sin competir y lógicamente sin puntuar. A partir de ahora Carolina tendrá que acelerar en una carrera contrarreloj para lograr su objetivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios