Historias del Fandango

Historias del Fandango

El tatuaje de Camarón

Camarón de la Isla no tuvo ninguna intencionalidad, ni simbólica ni esotérica, cuando se tatuó una estrella y una luna creciente en su mano izquierda.

Historias del Fandango

El defensor del fandango

Todos los aficionados a los fandangos de Huelva deben gratitud a Fernando el de Triana, que los defendió con ardor cuando era un cante denostado por buena parte de la flamencología.

Historias del Fandango

De la gloria a la indigencia

Juan Breva, el cantaor más glorioso que tuvo el flamenco y el que más dinero ganó como profesional en el último tercio el siglo XIX, murió pobre y solo.

Historias del Fandango

El niño de Barbate

El Niño de Barbate (1906-1976) fue un cantaor muy influyente en los aficionados de la capital en la segunda mitad del siglo XX.

Historias del Fandango

Los tarantulados

Que los efectos de la picadura de la tarántula se curaban con el toque de la guitarra es una creencia popular muy vieja y practicada.