Recreativo

El premio que se merecía el Recre

  • El Decano se aúpa al liderato tras vencer con oficio y sobriedad defensiva al Recreativo Granada

  • Tropi hizo el primero y asistió a Quiles en el segundo en un choque de oficio y gran trabajo colectivo

Los jugadores del Recre forman una piña tras el gol de Quiles. Los jugadores del Recre forman una piña tras el gol de Quiles.

Los jugadores del Recre forman una piña tras el gol de Quiles. / Álex Cámara (Granada)

Mucho ha tardado el Recre en llevarse el alegrón con el que salió ayer de la Ciudad Deportiva del Granada. Y es que 21 encuentros sin perder (15 victorias y 6 empates) es una heroicidad de dimensiones épicas. A pesar de ello, el Recre arrancó la jornada 37 dependiendo del Melilla, y del Murcia. El favor de los murcianos, que tenían en su memoria el Recre-Huesca (0-0) de la temporada 2012/13 que les permitía mantenerse en Segunda División, dejaba todo en manos del Decano, que no falló. No fue ningún paseo. El rival demostró que se estaba jugando la vida y a ello hubo que sumar el asfixiante calor con el que se jugó el choque, es cierto que tampoco fue la versión más completa del Recre, aunque sí la mejor en el aspecto defensivo. No existen calificativos para catalogar la capacidad de sacrificio, de sentimiento colectivo, de sobriedad y de oficio de un equipo con tres centrales imperiales, coroneles del ejército de tierra y comandantes del de aire.

Puso orden primero el capitán Salmerón, que le dio otro giro a su alineación para dejar, contra pronóstico, a Caye en el banquillo, acompañado de Diego Jiménez y Borja Díaz, actores principales todos de la victoria en Sanlúcar. El resultado fue un 5-4-1, con Pina y Andrade como carrileros y con Iago Díaz y Ródenas escudando a Carlos Fernández.

El filial no se dejó nada en el arranque, quiso tener la pelota, llevar la iniciativa y presionar muy alto al Decano para poder poner en complicaciones a Marc Martínez. De hecho, tardó poco el cuadro local en acercarse con peligro a la meta visitante. Un cambio de orientación de Neva terminó en el perfil diestro, pero el disparo de Jean Carlos se fue muy por encima de la portería albiazul. El Decano se estiraba poco, pero cuando lo hacía con peligro. Encontró el cuadro de Salmerón una vía de acceso al arco de Lejárraga por la banda izquierda. La primera ocasión para los albiazules fue para Iago Díaz, que logró volear con la zurda para mandar el cuero a las manos del meta. Poco a poco se fue sacudiendo el Recre la presión de los locales y fue sintiéndose cada vez más a gusto, como en su salsa. El Recreativo Granada se empeñó en buscar el área del Recre con centros laterales, pero ahí los tres centrales del Decano tenían su territorio bien marcado. La efervescencia de los nazaríes posibilitó que el combinado de Salmerón llegase cada vez con más efectivos a la zona de tres cuartos local. En una subida de Pablo Andrade llegó un córner que Iago Díaz colocó en el punto de penalti y que Tropi cabeceó en plancha y con potencia al fondo de las mallas.

El gol destrozó el guión del choque. El Recre con el marcador a favor es tan fiable como un reloj suizo. Los albiazules defendían mejor que las ballestas de las Islas del Hierro y encima encontraban espacios para poder hacer más daño a los canteranos granadinistas. Iago Díaz, que terminó volcado en banda izquierda, terminó finalizando todas las acometidas recreativistas, rozando el segundo antes del descanso.

La segunda mitad fue de agobio máximo para el recreativismo. Los locales apretaron hasta la última vuelta de tuerca, obligando al Decano a defenderse como gato panza arriba. El filial nazarí jugó en los 40 metros más cercanos a la meta de Marc Martínez, descuidando su espalda, lo que hacía prever que el Recre gozaría de alguna contra, por eso Salmerón refrescó su ataque con Quiles y Borja Díaz (que también tuvo una tarea defensiva con el paso de Jean Carlos al lateral derecho), pero el Recre fue incapaz de dar un par de pases tras recuperar el balón y todo fue achicar balones.

Mientras que en otros campos se daban los resultados que permitían al Decano asaltar el primer puesto, el Recreativo Granada gozó de una falta en el balcón del área que Yael lanzó con violencia, dando su cuota de protagonismo a un colosal Marc Martínez. Sin lograr la asociación deseada, Tropi optó por cabalgar en solitario. El valenciano comandó una contra que terminó con un pase a Quiles. El onubense dribló a Lejárraga y la empujó a puerta vacía. Y ese es el motivo de la sonrisa de oreja a oreja con la que se viste hoy una ciudad que tiene a su equipo líder y a un punto de ser campeón del Grupo IV.

Ficha técnica: 

Recreativo Granada: Lejárraga; Garrido (Ontiveros, 62'), Neva (Morillo, 75'), Héctor, Fran Serrano, Isi (Yael, 75'), Juancho, Andrés García, Rubén Sánchez, Nacho Buil y Jean Carlos.

Recreativo: Marc Martínez; Pina (Diego Jiménez, 75'), Pablo Andrade, Israel Puerto, Iván González, Jesús Valentín; Tropi, Llorente, Iago Díaz (Borja Díaz, 64'), Ródenas y Carlos Fernández (Quiles, 56').

Goles: 0-1 (19') Tropi. 0-2 (95') Quiles.

Árbitro: Caparrós Hernández (C. Valenciano). Amonestó a los locales Nacho Buil, Fran Serrano, Héctor y Andrés García y a los visitantes Iago Díaz, Iván González, Jesús Valentín y Tropi.

Incidencias: Unas 400 personas en la Ciudad Deportiva del Granada, con 200 recreativistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios