Recreativo

Víctor Barroso asume galones

  • El extremo ha comenzado la pretemporada de manera radicalmente opuesta a como lo hizo en el pasado ejercicio

  • Después de su renovación quiere consolidarse definitivamente

Víctor Barroso celebra uno de los dos goles que le marcó al Betis Deportivo en el encuentro del pasado sábado. Víctor Barroso celebra uno de los dos goles que le marcó al Betis Deportivo en el encuentro del pasado sábado.

Víctor Barroso celebra uno de los dos goles que le marcó al Betis Deportivo en el encuentro del pasado sábado. / Alberto Domínguez (Punta Umbría (Huelva))

Humilde y de carácter introvertido, Víctor Barroso conserva a sus amigos de toda la vida y estudia Educación Primaria en la Universidad de Huelva. El extremo no deja de ser un tipo de lo más normal, pero cuando pisa un terreno de juego deja de ser un tío corriente para mostrar ese halo del que solo pueden presumir unos cuantos elegidos.

Pero su indudable talento no siempre ha sido suficiente. Es más, la todavía incipiente carrera del onubense puede catalogarse como una montaña rusa. En juveniles llamó la atención, pasó al filial donde llegó incluso a ser un suplente habitual y ascendió al primer equipo para encumbrarse de tal manera que sus compañeros le llamaban Messi de manera cariñosa. Un gol de campanillas al Don Benito aperturó, en la era Salmerón, el mejor año deportivo de un chaval que se sobrepuso con entereza a la pérdida de su padre.

El extremo diestro, caracterizado por su excelente golpeo a balón parado, sin embargo, pasó de ser importante, siendo titular en los partidos del play off de ascenso, a disputar menos de 300 minutos en Liga en la pasada campaña. El precipitado final de temporada impidió que el canterano recreativista pudiera mostrar sus credenciales a la renovación de su contrato, ya que terminaba su vinculación con el club el pasado mes de junio. Sin embargo, el Recreativo y su secretario técnico, Juan Antonio Zamora, decidieron apostar por él y la sonrisa del murciano después del primer partido evidencia lo acertado de dicha decisión.

Víctor comenzó la pasada pretemporada con una lesión muscular que muy pronto lo alejó de los terrenos de juego durante un periodo cercano a los dos meses. El volante hizo todo lo posible por volver, y lo consiguió, pero su notable concurso en Mérida se saldó con una recidiva que le afectaría física y mentalmente para el resto del campeonato.

Consciente de la importancia que puede tener la temporada para su futuro y de lo particular que es la situación por la que atraviesa el fútbol por culpa de la pandemia por el Covid 19. Víctor comenzó a trabajar a nivel individual mucho antes de que el Recreativo comenzara sus entrenamientos colectivos, con el fin de poder comenzar en un estado de forma óptimo al inicio de la pretemporada.

Sus primeros minutos ante el Betis Deportivo sirvieron para mostrar que puede ser un jugador importante siempre que le respeten las lesiones. Por el momento, el centrocampista aseguró sentirse “un poco pesado por la carga de los entrenamientos, pero me encuentro bien físicamente”.

Ahora tiene más de un mes para seguir convenciendo a Claudio Barragán e imponerse a la competencia que tendrá con las llegadas de hombres como Yaimil Medina o Moha Traoré, aunque su polivalencia y su importancia en el balón parado le van a dar muchas opciones de convertirse en uno de los jugadores de referencia de este nuevo Recre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios