Recreativo

El Recreativo tiene un deseo para el fin de mercado

  • El Decano apura las últimas horas de la ventana de fichajes estival buscando un delantero que complete la plantilla 

El presidente del Recreativo, Manolo Zambrano, y el secretario técnico, Juan Antonio Zamora, durante un partido de pretemporada. El presidente del Recreativo, Manolo Zambrano, y el secretario técnico, Juan Antonio Zamora, durante un partido de pretemporada.

El presidente del Recreativo, Manolo Zambrano, y el secretario técnico, Juan Antonio Zamora, durante un partido de pretemporada. / Alberto Domínguez (Punta Umbría (Huelva))

No ha sido un mercado fácil para el Recreativo. Los recortes económicos derivados de la pandemia mundial por el Coronavirus también han afectado sobremanera al Decano, que ya tenía un presupuesto limitado por sus compromisos de pago. El trabajo de la secretaria técnica que representa Juan Antonio Zamora ha sido determinante para que la plantilla albiazul haya llegado al último día de la ventana de fichajes estival con una sola ficha libre, la que el Recreativo quiere para un 9 que complete el ataque albiazul.

La intención del club era haber llegado a estas alturas con la plantilla cerrada, a la espera de algún mirlo blanco en forma de jugador sub 23 que le pudiera dar un salto de calidad al equipo, pero el desplante de Cedric Omoigui y del Mouscron han obligado al Recreativo a moverse con mayor necesidad en la recta final del mercado. Zamora reactivó otras opciones para el ataque toda vez que la llegada del nigeriano quedó descartada. Sin embargo, la economía albiazul no permite grandes esfuerzos económicos y el delantero que el Recre firme tiene que tener ser bueno, bonito y barato.

Con unos recursos muy limitados, Zamora había alcanzado un acuerdo altamente beneficioso para el Decano con la llegada de Cedric, fórmula que ha podido repetir con Dani Molina. La ruptura de las negociaciones por el africano hace que el Recre esté buscando un delantero que cumpla con los parámetros económicos en los que se mueve la entidad. Lo positivo para el Decano es que muchos clubes van a moverse a última hora y van a ser varios los jugadores que van a rescindir sus contratos y que tendrán que aceptar condiciones que en otros mercados o en otros momentos no aceptarían.

La presencia de jugadores como Quiles, Chuli o Seth, que pueden actuar como referencias ofensivas, más la versatilidad de Sillero, hacen que el Decano busque un delantero con unas condiciones muy marcadas, con capacidad de remate y definición para elevar el nivel de la plantilla, al tiempo que entre dentro de las exigencias del técnico, Claudio Barragán, que ya ha dejado claro que el compromiso, el trabajo y la entrega son condiciones innegociables para los integrantes de su plantilla.

Una de las opciones que parece estar encima de la mesa del Decano es la del ariete argentino Pablo Nicolás Caballero. El atacante terminó contrato con el Cartagena el pasado 30 de junio y cuenta con una larga experiencia en el fútbol español, tanto en Segunda como en Segunda División B. El sudamericano había sido vinculado con La Unión Atlético de Murcia, conjunto de Tercera División que también se hizo con los servicios de Sergio Jiménez, pero ha llegado libre al último día de mercado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios