Provincia

Desesperación de Rubén García por la segunda anulación del juicio por su hija en Perú

  • Un juez de guardia anula la cita judicial de ayer porque acepta los argumentos de la madre, que dice que no le llegaron las citas porque está viviendo en una dirección diferente a la suya

Rubén García, su hermano José Ángel y el abogado, a la entrada de la Corte Superior de Justicia de Lima. Rubén García, su hermano José Ángel y el abogado, a la entrada de la Corte Superior de Justicia de Lima.

Rubén García, su hermano José Ángel y el abogado, a la entrada de la Corte Superior de Justicia de Lima. / Huelva Información (Huelva)

La desesperación y el desánimo están haciendo mella en Rubén García y su familia después de que ayer un juez de guardia anulara por segunda vez en diez días la vista del juicio de restitución de menores que iba a tener lugar por la mañana en Lima (Perú) para que se celebre en una fecha aún por determinar.

El juez aceptó el argumento de la madre de su hija -a la que no ve desde que se la llevara al país andino el pasado mes de febrero sin su consentimiento- acerca de que no se enteró de las notificaciones judiciales porque su lugar de empadronamiento no coincide con el de la menor -donde dijo estar viviendo-, motivo que esgrimió ayer por primera vez, para así librarse de la condición de rebeldía que tenía, al no responder a las notificaciones judiciales.

Tal y como explicó a este periódico el abogado de la familia, Luis Raúl Serrano, el argumento resulta del todo “absurdo e inverosímil” ya que la dirección a la que debe notificarse cualquier cuestión relativa a un menor en Perú es la de sus progenitores, como se recoge en el código civil peruano (artículo 37) y en el código del niño del mismo país (artículo 135), siendo secundario la dirección en la que esté empadronada la menor. De esta forma, Serrano se dispone a presentar hoy un recurso de apelación ante la Corte Superior de Justicia de Lima para oponerse a la decisión del juez, el cual ha aceptado los argumentos de la defensa, lo que conlleva que la madre haya dejado de estar en rebeldía.

El hecho de que la madre de la pequeña ya no esté declarada en rebeldía supone que el procedimiento internacional se retrase porque ahora la mujer puede presentar recurso a todo lo que ya ha presentado Rubén con el sello de La Haya, lo que además la hace contar con una ventaja -al saber el contenido de las pruebas que ha presentado el padre de la niña- que no tendría de haber contestado en tiempo y forma, cuando estaba ilocalizable.

Según explicó a Huelva Información José Ángel García, hermano de Rubén que lo acompaña en esta odisea, el caso está siendo seguido por los medios peruanos desde que saliera en una de las cadenas de televisión del país andino el pasado sábado y se “ha mediatizado mucho”, lo cual ha coincidido, además, con la baja de la jueza encargada del caso, siendo este el primer varapalo que se llevaron los hermanos de San Juan del Puerto al presentarse ayer en los juzgados de Lima para asistir al juicio que tenía que celebrarse después de anularse una primera vez.

En esa ocasión la jueza lo aplazó al 21 de octubre para dejar tiempo a la madre de preparar su defensa después de decir que no contestó a los requerimientos judiciales porque no le llegó ninguna notificación y se enteró del juicio por las redes sociales, motivo distinto al que argumentó ayer ante otro juez por encontrarse la titular de baja.

Por otra parte, el cónsul español en Lima, Víctor Murcia, sigue apoyando a los hermanos García y acompañó a los sanjuaneros en su cita. Tras los últimos acontecimientos, Murcia está estudiando medidas para elevar el caso al Ministerio de Justicia de España, y tratar el asunto a otro nivel.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios