Provincia

Los chiringuitos pierden buena parte de las cenas por el cierre nocturno de las playas

  • Las pérdidas como consecuencia directa de la medida alcanzan en algunos casos hasta el 40%

Los bares y chiringuitos, perjudicados por el cierre nocturno de las playas. Los bares y chiringuitos, perjudicados por el cierre nocturno de las playas.

Los bares y chiringuitos, perjudicados por el cierre nocturno de las playas. / A. Domínguez

Los chiringuitos onubenses han perdido buena parte de las cenas que ofrecen a sus clientes como consecuencia del cierre entre las 21:30 y las 7:00 horas de las playas andaluzas acordado por el Consejo de Gobierno andaluz el pasado martes, 1 de septiembre, con el objeto de frenar la expansión en la comunidad autónoma del coronavirus que causa la enfermedad de la Covid-19.

Así lo han manifestado a Huelva Información tanto el vicepresidente del Consejo Empresarial de Chiringuitos de Huelva –entidad adscrita a la Federación Onubense de Empresarios-, Manuel Bernal, como algunos propietarios de este tipo de establecimientos hosteleros del litoral onubense consultados al respecto por esta redacción, que han evaluado sus pérdidas como consecuencia directa de esta medida hasta en un 40 por ciento con respecto a lo que tenían previsto vender a lo largo del presente mes de septiembre.

A pesar de ello, Bernal ha matizado que este cierre de playas "no ha afectado mucho", y que "otro gallo hubiese cantado si hubiese sido en agosto". Según ha precisado en este sentido, "al ser en el mes de septiembre, y teniendo en cuenta además que a las 21:30 horas ya ha caído la noche, pues afecta menos porque los bañistas a esa hora ya se han ido y se quedan las playas vacías".

El vicepresidente del Consejo Empresarial de Chiringuitos de Huelva ha incidido por tanto en que la medida ha afectado más a aquellos chiringuitos de playa que sirven cenas a sus clientes.

Por otra parte se ha mostrado convencido de que el cierre de las playas por las noches ha sido adoptado por el Gobierno andaluz con el principal objetivo de "evitar los botellones" en estos espacios públicos ya que desde que el pasado día 17 de agosto es obligatorio para los establecimientos de hostelería a cerrar a la una de la madrugada "numerosos jóvenes seguían de fiesta en las playas, especialmente en enclaves costeros como Punta Umbría, La Antilla o Matalascañas".

Desde que entró en vigor la medida, los clientes cenan y prácticamente se tienen que ir" al momento

Precisamente la obligatoriedad de cerrar a la "sí afectó bastante a los negocios de playa", ha proseguido Bernal, "porque a la gente le gusta ir a un chiringuito a cenar, y después quedarse a tomar una copa, y desde que entró en vigor esta medida cenan y prácticamente se tienen que ir".

Otra de las medidas que más negativamente ha afectado al sector, según el representante de los chiringuitos onubenses, ha sido la reducción de mesas y sillas en terrazas y locales, y por tanto la limitación de los aforos.

A pesar de todo ello, concluye, "de prever prácticamente no poder abrir justo antes del verano, todo lo que ha venido después podemos considerarlo como bueno". Y es que, aunque el sector "ha registrado este verano pérdidas que oscilan entre el 30 y el 35 por ciento con respecto a las ventas del pasado año, que ya fue un verano malo, al final podemos decir que hemos salvado la temporada".

Por su parte Justo F. Martín, propietario del chiringuito Larena, un clásico del verano en las playas de El Rompido en cuanto a cenas y música en directo por las noches, reconoce que el cierre de las playas a las 21:30 sí le ha afectado negativamente, "y bastante". En este sentido apunta que, "aunque es muy difícil valorar las pérdidas porque la medida llega a finales de la temporada estival, cuando las ventas suelen bajar de forma natural, estamos registrando hasta un 40 por ciento menos con respecto a lo que teníamos previsto en materia de cenas para el presente mes de septiembre".

Por ello, aunque afirma entender "la complejidad que supone legislar en el marco de la actual situación", el propietario de Larena considera la medida "totalmente desproporcionada" ya que a su juicio "transmite miedo y no genera a cambio ninguna seguridad". "Si lo que se pretende es evitar los botellones en las playas, que se eviten, pero no con medidas como esta" ha aseverado.

Así, se muestra convencido de que con el objeto de evitar los botellones "se han cargado las cenas porque, además, lo que transmite la medida es que también están cerrados los chiringuitos de las playas a partir de las 21:30 horas, y por tanto la gente no viene, cuando no es para nada así". Al respecto, incide en que "la principal paradoja y confusión es que mientras que los ciudadanos sí pueden ir al chiringuito a partir de las 21:30 horas, y no a la playa, les lleva a pensar que no pueden ir al chiringuito".

La Junta de Andalucía decretó el cierre de las playas de toda la comunidad Autónoma entre las 21:30 y las 7:00 horas tras una autoevaluación de la situación del coronavirus en Andalucía realizada por el comité técnico médico que asesora al Gobierno andaluz, y con el fin de que "la pandemia evolucione en Andalucía mejor que en el resto de España", según defendió entonces el consejero de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior, además de portavoz de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, quien añadió que "se ha acordado instar a los ayuntamientos del litoral que tomen medidas para el cierre de las playas entre las 21:30 horas y las 7:00 horas de la mañana".

La ausencia de incidentes destacables es la nota positiva tras la aplicación de esta medida

Por su parte los ayuntamientos de la costa occidental onubense, preguntados al respecto por Huelva Información, han coincidido en afirmar que están vigilando el cumplimiento de esta medida en sus playas, a lo que añaden que por tratarse del mes de septiembre y no ser por tanto temporada alta estival, no se están produciendo incidencias reseñables en este sentido.

Así, fuentes municipales de los Ayuntamientos de Cartaya y de Lepe han indicado que su actuación se limita en estos momentos a labores de vigilancia por parte de sus respectivas policías locales, a lo que Lepe añade que "no se están produciendo problemas" en este sentido, y Cartaya que en los últimos días "ha bajado en número de incidencias".

Por su parte el Ayuntamiento de Punta Umbría ha indicado que está "aplicando las medidas de la Junta de Andalucía en relación al cierre nocturno de las playas", por lo que "se ha ampliado la vigilancia y la presencia policial en el litoral", algo que por otra parte asegura que "ha venido siendo habitual durante todo el verano".

A pesar de ello fuentes del Consistorio puntaumbrieño han añadido que "no se entiende esta decisión porque, desde las 21:30 a las 7:00 horas, no es significativa la presencia de personas en las playas del municipio", a lo que añaden que "durante el verano apenas se han registrado incidencias por botellón en las mismas". Finalmente fuentes del Ayuntamiento de Ayamonte se han limitado a señalar al respecto que "el día 15 concluye el plan de playas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios