IV Black Music Festival de Huelva Música para celebrar el verano

  • Seis propuestas variadas aseguran diversión y música de calidad en la gran cita de este fin de semana en la Plaza de las Monjas

  • El jueves noche llega el anticipo al Black Music Festival en formato reducido con dos conciertos en bares de la zona centro

Comentarios 1

El verano ya está aquí. Cuando el Black Music Festival asoma por la Plaza de las Monjas, julio está a la vuelta de la esquina. Cuarta edición y de nuevo Huelva despide la rutina diaria el último fin de semana de junio con sones de blues y soul, con el funk más bailable y los ritmos más contagiosos. Tres jornadas de música de primer nivel que se ofrecen para todos los públicos, de todas las edades, de todos los gustos. Música en directo, en esencia, en un gran escenario para acoger una oferta inigualable en la capital, razón de peso para posponer unos días el exilio playero. Unas horas, aunque sea.

Para que los más reticentes empiecen a cambiar de opinión, como en los tres años previos, dos entregas el jueves en ámbito reducido. La cercanía que dan un restaurante y un bar, la taberna La Bohemia y la cervecería Ruben's, son parte del encanto de ver en directo, al caer la noche, a Riverside Blues Duo, ese que homenajea parte del legado de Robert Johnson, y a Little Joe & The Runners, que plantea a la audiencia un viaje pleno de blues, “y con mucho respeto”, aseguran, con acordes de Texas, Chicago, Mississippi y Louisiana.

Y éste es sólo el aperitivo. Los grandes platos están reservados para las noches del viernes y del sábado. Tres actuaciones en cada jornada, en el mismo escenario, ese amplio espacio a todo el ancho de la Plaza de las Monjas, con una pista de baile única para responder a la invitación.

Porque la fórmula se repite por cuarto año. No está agotada ni se agotará. De nuevo las bandas de gran formato mandan para agitar los dos días. Primero, Watch Out, madrileños de largo recorrido que tienen fama de poner boca abajo cualquier auditorio en el que toquen el funk y soul de alto voltaje que les caracteriza.

El sábado, The Lucilles, otros madrileños, estos de adopción, músicos plurinacionales, confesos devotos de Otis Redding y Sam Cooke, con muchas tablas también para hacer mover a Colón de su peana, si hace falta.

La traca final, sin embargo, será el último día para Martha High, extraordinaria voz del soul redescubierta ahora en solitario después de acompañar durante tres décadas al Padrino, al mismísimo James Brown, siempre en sus actuaciones más emblemáticas. Suyo será el regalo preparado un año más por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Huelva y el sello independiente Música Fundamental con este ciclo llamado a perpetuarse en el tiempo.

Pero antes de que Martha High despida la edición de este año, Harp Rocker, una bestia del escenario con su armónica, abrirá la jornada final, como también el viernes hará lo propio Zulu Men a ritmo de Nueva Orleans. Y entre medio, una propuesta nacida en Sevilla, One Pac & Fellows, fusión del funk, el groove y los ritmos tradicionales de Senegal; una cita imprescindible para quienes buscan frescura y renovación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios