Cultura

Matar también exige habilidades

  • Maxi Iglesias, Miguel Ángel Solá y Aura Garrido protagonizan 'Asesinos inocentes', el primer largometraje como director del productor Gonzalo Bendala El rodaje afronta su quinta semana

Michael Malloy fue un vagabundo que en la América de la Ley Seca sufrió varios intentos de asesinato, pero su historia sería recordada no tanto por su muerte como por la extraordinaria capacidad para sobrevivir que mostró en esos ataques, que desesperó a sus agresores y lo convirtió en leyenda. Aunque el teatro y la televisión habían retratado los envenenamientos y atropellos a los que fue inmune, el sevillano Gonzalo Bendala siempre pensó que aquel relato prodigioso habría encajado como un guante en el universo de Hitchcock. Con ese material, "el suceso que se dio a conocer popularmente como el asesinato más desastroso de la historia", aunque trasladado a una ficción ambientada en la actualidad, el productor de Los niños salvajes dirige su primer largometraje. Y lo hace con una mirada puesta en la sabiduría con la que el maestro británico mezclaba intriga y humor, "porque para que algo llegue al espectador, es interesante que haya cambios de ánimo en lo que cuentas", opina Bendala.

Asesinos inocentes encara en estos días su quinta semana de rodaje en Sevilla. Bendala ha reunido para este proyecto "a actores veteranos como Miguel Ángel Solá y a un reparto joven con Maxi Iglesias, Aura Garrido o Javier Hernández, gente con mucho recorrido pero sobre todo mucho talento. Uno intenta rodearse de los mejores, porque mientras mejores sean menos tienes que dirigirlos", apunta el cineasta. El filme tiene como protagonista a Garralda (Iglesias), "un chico irresponsable, simpático e inteligente pero con muchas dotes de liderazgo, capaz de manipular a sus compañeros para que hagan lo que quiere, aunque lo haga sin maldad", que recibe un particular encargo: matar a Espinosa (Solá), profesor de psicología "que tiene un pasado en el que el peso de la culpa está muy presente" y que no sólo es la víctima... es también de quien parte la propuesta del crimen que acabará con su vida. "Si hubiese que resumir la cinta en un tema, sería más una pregunta", afirma Bendala, "si serías capaz de matar si la propia víctima te lo pidiera". Como en La soga, "una película que me influyó muchísimo", en este thriller "hay también un profesor y unos alumnos, y se habla de la moralidad del asesinato. Aquí, hablar de matar a alguien como un bien crea mucho debate entre los personajes".

Bendala tenía experiencia en la dirección de cortos, pero su mayor logro hasta la fecha era Los niños salvajes, película que triunfó en el Festival de Málaga y en la que ejercía como productor, a través de Áralan, la empresa que montó junto a Marta Velasco "hace ya diez años. Pero yo previamente era director. Formé Áralan para poder llevar a cabo mis propias historias, digamos que no soy un productor que de repente decida pasarse a la dirección. Ha sido algo natural ese salto, y si he tardado es por lo difícil que es conseguir la financiación".

Si ya de por sí "un primer largometraje es un reto", Bendala no se lo ha puesto precisamente fácil: Asesinos inocentes tiene "muchas localizaciones" y algunos momentos francamente complicados, como una aparatosa escena rodada de noche en el Puente de Triana. "Aquello fue muy impactante, porque aunque el especialista esté enganchado, tenga su arnés, tener agarrado a un hombre de la mano y ver el río abajo... hace que como actor no necesites mucho para creértelo", cuenta Javier Hernández, que celebra de Bendala que "muchas veces las cadenas se meten por medio, te intentan tocar el guión, pero creo que esta vez el director está contando lo que quería contar. Y es un hombre para llevárselo a casa, con un humor muy fino, un gusto".

Maxi Iglesias había trabajado anteriormente en Andalucía, pero guarda una memoria poco nítida de aquello. "Estuve en el equipo de After, pero de esa película sólo recuerdo que trabajé con Alberto Rodríguez, que salía desnudo y que vine tres días. Me pilló en una época en la que no tenía tiempo de nada: compaginé aquel rodaje con Física y Química y fue un lío", admite el intérprete. Esta vez, resalta, "ha sido distinto. No nos hemos movido de aquí, hemos tenido ensayos que han aportado muchísimo. Hay muchos momentos en que se proponen cosas sobre la marcha, en los que nos preguntamos: ¿Y si vamos un poco más allá? Están haciendo cosas que ni el director ni la productora esperaban. Y eso le está dando mucha fuerza a la película", opina el intérprete, "orgulloso del dibujo que tienen los personajes de la película. Es muy interesante el retrato de cómo responde a los problemas gente que tiene diferentes personalidades". Asesinos inocentes, con sus hechuras de intriga, apunta Iglesias, es la historia de un joven que entra de golpe en la madurez, "que siempre ha pensado que podría salir del paso con sus estrategias y con esta historia descubre que la vida era más compleja de lo que creía".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios