La otra orilla

Decencia

Las kellys con su movilización han conseguido no ser unas trabajadoras explotadas sino un modelo de respeto.