Huelva

La juez estudia la petición de puesta en libertad de Bernardo Montoya

  • El abogado del detenido por el crimen de Laura Luelmo esgrime la doctrina del Tribunal Supremo

Bernardo Montoya es conducido ante la juez de Valverde el pasado 21 de diciembre para prestar la declaración que no fue grabada. Bernardo Montoya es conducido ante la juez de Valverde el pasado 21 de diciembre para prestar la declaración que no fue grabada.

Bernardo Montoya es conducido ante la juez de Valverde el pasado 21 de diciembre para prestar la declaración que no fue grabada. / Alberto Domínguez (Valverde del Camino)

La juez Elvira Mora admitió ayer a trámite la petición del abogado de Bernardo Montoya, en prisión acusado del asesinato de la joven profesora Laura Luelmo, sobre su puesta en libertad después de constatar que la declaración que prestó ante ella el pasado 21 de diciembre, no se grabó debido a un fallo en el sistema electrónico que debía llevarlo a efecto. No obstante, a pesar de la pretensión de su letrado, parece poco probable que se produzca la excarcelación ya que las pruebas que se presentaron en su momento contra el único acusado del crimen, no se sustentan únicamente en la declaración en la que se autoinculpó del asesinato, sino que se basan en la exhaustiva información que la Guardia Civil llevó a cabo en los días previos al hallazgo del cadáver de la profesora en la zona de El Campillo.

Según se supo durante el día de ayer, el abogado defensor de Bernardo Montoya, confirmó que durante las últimas horas, le llegó la confirmación por parte del juzgado valverdeño de la admisión a trámite de dicha solicitud realizada la semana pasada. A partir de ahora, la petición será trasladada en los próximos días a la Fiscalía y a la acusación particular para que presente alegaciones y, posteriormente, decidirá la titular del juzgado.

Las pruebas contra el acusado hacen más que improbable su excarcelación

La petición se basa, principalmente, en el hecho adelantado por Huelva Información el pasado día 12 de que no es posible acceder al audio de la primera declaración judicial de Bernardo Montoya en la que se inculpaba de la muerte de la joven y ello debido a que la falta de conexión del cable al equipo informático impidió que se pudiera llevar a efecto la grabación. Según la jurisprudencia de la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, así como en distintos artículos de la Ley Orgánica del Poder Judicial, Rivera asegura que “la transcripción de esa declaración –que es con lo que se cuenta– es válida para agilizar y facilitar consultas pero no como medio de prueba, para ello, solo se reconoce el soporte digital o multimedia”.

Esto implica, siempre según su opinión, que “la primera declaración es como si no existiera y que mi cliente está en prisión sin ser oído”, máxime cuando en la segunda declaración de principios de abril “negó su autoría y reiteró su inocencia”, culpando a una exnovia de la muerte de Laura Luelmo.

No obstante, según se supo durante la comparecencia de los mandos de la Guardia Civil tanto de Huelva como de la Unidad Central Operativa llegados desde Madrid para hacerse cargo de la investigación del caso, las pruebas contra Bernardo parecen más contundentes de lo que indica su letrado. Los restos biológicos encontrados en la casa, así como en el cuerpo de la joven asesinada, apuntan directamente a su cliente como el autor de los hechos y únicamente el defecto de forma puede ser achacado como estrategia de defensa, por lo que podría ser subsanado con una nueva declaración ante la responsable del juzgado que lleva la investigación del crimen, por lo que parece más que improbable que se produzca una puesta en libertad del presunto autor del asesinato.

Por otra parte, confirmó que su defendido seguirá en régimen de aislamiento en la prisión de Morón de la Frontera en Sevilla ya que, si bien él mismo le planteó la posibilidad de que solicitara el cambió a régimen normal “asegura que tiene miedo de poder ser agredido”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios