sanidad

La mitad de los afectados por glaucoma ignora la enfermedad

  • Se estima que un total de 11.000 personas en la provincia padece esta patología

Los oftalmólogos aconsejan revisiones anuales tras los 40 años de edad. Los oftalmólogos aconsejan revisiones anuales tras los 40 años de edad.

Los oftalmólogos aconsejan revisiones anuales tras los 40 años de edad. / H.I. (Huelva)

Se estima que el glaucoma afecta en la provincia a más de 11.000 personas de las que cerca de la mitad lo desconoce. Esa cifra da un porcentaje muy semejante al del resto del país. El glaucoma es una enfermedad neurodegenerativa y crónica que va causando una disminución progresiva de la visión de forma que, si no se diagnostica y se trata de manera oportuna, puede acabar en ceguera.

Es una patología que no suele presentar síntomas antes de que la pérdida de visión se vuelva irreversible, por lo que resulta fundamental acudir al oftalmólogo para poder alcanzar un diagnóstico precoz de esta enfermedad y seguir de forma adecuada un tratamiento que ayude a paliar los daños producidos.Los profesionales de la Unidad de Oftalmología del Hospital Infanta Elena figuran entre los que han lanzado un mensaje de concienciación y advertencia frente al glaucoma, un mensaje que quedó un poco oculto a causa de la pandemia del coronavirus.

El objetivo es precisamente, sensibilizar sobre esta patología que está considerada como la segunda causa de ceguera en el mundo y que, a pesar de ser incurable, puede ver frenado su avance de forma significativa, garantizando la visión, siempre que se detecte en los primeros estadíos. De ahí la importancia de su prevención.Precisamente con el objetivo de ofrecer una respuesta adecuada a sus pacientes, la Unidad de Oftalmología del Infanta Elena cuenta con una consulta monográfica dedicada a este problema de salud en la que se atiende anualmente a cerca de un millar de pacientes, residentes en los municipios que integran su zona de adscripción y en la que se realiza el seguimiento y valoración de estos afectados, con el fin de decidir las actuaciones a seguir para el mantenimiento de la visión.

El glaucoma sigue siendo una de las patologías que más atención requiere por parte de los profesionales sanitarios, ya que la rapidez en el diagnóstico resulta fundamental, por lo que por parte de la Unidad de Oftalmología se realizaron, solo durante el pasado año, más de 1.250 tomografías de coherencia óptica de la papila, una técnica diagnóstica de imagen sencilla y no invasiva que sirve para la exploración en detalle del nervio óptico. Además, se llevaron a cabo alrededor de 800 campimetrías, una prueba diagnóstica que permite analizar con detalle el campo visual del paciente, vital para la detección y seguimiento del glaucoma, así como otros problemas de salud relacionados con las fibras nerviosas del nervio óptico.

Los especialistas recuerdan que, aunque esta patología no está vinculada a unos hábitos de vida determinados, sí se han detectado algunos factores de riesgo que predisponen a padecerla, como son tener más de 50 años o antecedentes familiares con esta patología, ser de ascendencia africana o asiática y, sobre todo, sufrir de presión ocular alta. También resultan elementos de riesgo haber sufrido determinadas lesiones previas en el ojo, el consumo prolongado de esteroides, así como, en menor medida, sufrir de diabetes, hipertensión arterial, migrañas o problemas circulatorios. Hay algunos casos, los menos, que son de carácter congénito y juveniles pero son la minoría. Por regla general, el cuidado hay que tenerlo a partir de los 40 o 45 años.

La Unidad de Oftalmología del Infanta Elena, que fue de las primeras en reanudar su actividad quirúrgica tras el período de confinamiento, mantuvo durante el pasado año una intensa actividad, tanto en la quirúrgica como en atención en consultas, que les llevó a realizar cerca de 800 operaciones y más de 20.000 consultas externas, la mayor parte de ellas en acto único, es decir que en una única visita es atendido por el especialista y se le realizan las pruebas diagnósticas, de forma que puede marcharse a casa con el diagnóstico y el tratamiento adecuado en una sola visita, con el fin de ofrecer una asistencia sanitaria de calidad. Los tratamientos en la mayor parte de los casos, son farmacológicos en forma de colirios. Hay que insistir en la importancia de la prevención dado que si hay lesión en el ojo, en mayor o menor medida, ésta es irreversible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios