Huelva

La acusación ve “gravísima” la libertad del principal imputado del crimen de El Torrejón de Huelva

  • Marcos García Montes pide la nulidad del auto y el reingreso en prisión de C.N.O.

  • El letrado impugna también la salida de la cárcel de otros dos investigados, R.N.O. y E.M.S.

Varias familiares de Ángel Fernández, en la Alameda Sudheim de Huelva el pasado octubre. Varias familiares de Ángel Fernández, en la Alameda Sudheim de Huelva el pasado octubre.

Varias familiares de Ángel Fernández, en la Alameda Sudheim de Huelva el pasado octubre. / Alberto Domínguez (Huelva)

El letrado que ejerce la acusación particular en el crimen de El Torrejón, Marcos García Montes, no da crédito a los últimos acontecimientos del caso. La puesta en libertad bajo fianza de 5.000 euros de C.N.O. –principal investigado por el homicidio de Ángel Fernández– se produjo el pasado viernes y "no se me notificó hasta este lunes". Considera "realmente lamentable" el proceder de la titular del Juzgado de Instrucción 3 de Huelva y de la Fiscalía, quienes a su juicio lo han "obviado y olvidado" hasta el punto de que tuvo conocimiento de la puesta en libertad del imputado "por la familia de mis clientes y por la prensa".

El abogado de la familia Fernández avanzó ayer a Huelva Información que "hemos pedido la nulidad del auto de libertad y el ingreso en prisión de este hombre, porque únicamente ha resuelto la jueza en cuanto a lo que decía el fiscal, no a lo que nosotros hemos presentado". Desde su prisma, "no nos parece normal que se resuelva una petición de libertad sin que mis alegaciones sean, por lo menos, resueltas".

En este sentido, García Montes explica a este periódico que "no ha habido ningún tipo de modificación desde que en su día se decretó la prisión provisional" para este individuo, una decisión judicial que el abogado de la defensa "no recurrió" en su momento. Los elementos para mantener a C.N.O. en prisión, insiste, "son los mismos que la jueza tuvo en su día para decretar la prisión, no han variado", de ahí el desconcierto.

A lo largo de su dilatada trayectoria profesional "no he visto nunca esto en un homicidio, ni tampoco he visto que el fiscal solicite la libertad provisional también con fianza, como pedía la defensa: no quiero pensar que haya habido un pacto, un acuerdo con la Fiscalía", manifiesta el representante legal de la familia Fernández.

Marcos García M ontes entiende que, con esta actuación, "parece que la Fiscalía y el Juzgado se han olvidado del Estatuto de la Víctima y de los derechos" de Ángel Fernández, quien sufrió un brutal linchamiento frente a su casa de El Torrejón el pasado 16 de septiembre.

Como ya significó ayer el hermano del asesinado, Antonio Fernández, Ángel presentaba al menos 27 lesiones de envergadura tras la mortal paliza. Sobre ello, el letrado apostilla que "las fotos de la autopsia me han tenido sin dormir dos días".

A tenor del contenido de la causa, "lo que está claro es que hay elementos para que mantengan en prisión" a C.N.O. y a otros dos de los investigados, concretamente el padre de este, P.N.M., y un primo, E.M.S. "También hemos recurrido las libertades que decretó la jueza de estos dos", apunta García Montes.

La acusación particular entiende que se trata de "un delito gravísimo y está claro que hay indicios para que un tribunal del jurado dicte veredicto de culpabilidad por unanimidad, 9 a 0", para los tres. Hay otras tres personas imputadas: P.N.O., hermano de C.N.O. y que estuvo en prisión provisional varios días; otra hermana de ellos y un cuñado.

En la línea de lo expresado por la familia de la víctima, el letrado incide en que hay una "indignación general porque eso no es normal". Asimismo, recalca que el asunto "nos parece gravísimo porque mis clientes de etnia gitana han confiado en la Justicia española, y van a seguir confiando, pero siempre que se haga justicia".

Hay que recordar que, según los familiares de la víctima, lo que desató la tragedia de El Torrejón fue "una gotera en el bajante" del número 23 de la calle Clavel. Ángel vivía en el 2ºA y el vecino de abajo, C.N.O., "decía que se le mojaba la casa". El fallecido tenía seguro del hogar. "Llamó, vinieron y vieron que el problema no era del piso de mi hermano, sino del tercero", señaló Antonio Fernández. "Esa vecina también tenía seguro y dijo que en 15 días lo arreglarían, pero se fue demorando y C.N.O. le decía a mi hermano que se lo tenía que pagar él".

La tensión fue en aumento con el paso de los días y, como "C.N.O. seguía en sus trece, empezó a amenazar de muerte" a Ángel. Las familias se movilizaron para poner paz en el asunto, pero no llegaron a tiempo. "No había ningún enfrentamiento desde antes ni había pasado otra cosa", subrayó el hermano de la víctima.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios