Huelva

Veinte exempleados demandan a Supersol por despido improcedente

  • Los afectados, todos de Huelva e Isla Cristina, acudirán al acto de conciliación el día 24

Un grupo de afectados de Huelva, en el despacho de David Hernández y Juan Francisco Moreno. Un grupo de afectados de Huelva, en el despacho de David Hernández y Juan Francisco Moreno.

Un grupo de afectados de Huelva, en el despacho de David Hernández y Juan Francisco Moreno. / H. Información (Huelva)

Un total de 20 exempleados afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de la cadena de supermercados Supersol han demandado a la empresa por despido improcedente. De la mano de los letrados David Hernández y Juan Francisco Moreno, estos afectados de Huelva e Isla Cristina acudirán el miércoles 24 de julio al Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación (CMAC) para verse las caras con la compañía, paso previo para el posterior procedimiento en un juzgado de lo Social.

Uno de los abogados de los afectados, David Hernández, explica que "hay cerca de 40 familias perjudicadas, aunque nosotros representamos a 20". Y como dato para hacerse una composición de lugar, destaca a Huelva Información que la empresa de superficies comerciales "no ha cerrado todos los supermercados de la provincia, sino que mantiene abiertos varios de ellos en territorio onubense".

La cuestión es que la sociedad tramitó un ERE que se negoció entre el 9 de abril y el 8 de mayo pasados con una serie de condiciones que con estos trabajadores "no se han cumplido en absoluto". En primer lugar, apunta el jurista, "los han despedido con 28 días de salario por año trabajado". Pero hay que tener en cuenta que la mayoría de ellos tiene una antigüedad en la empresa de entre 15 y 25 años, por lo que todos los ejercicios en que hayan prestado servicio anteriores a 2013 deben ser indemnizados con "45 días por año cotizado y no 28, y los que hayan trabajado a partir de 2013, con 33 días".

Los perjudicados reclaman entre 8.000 y 15.000 euros de indemnización de más

Así que los afectados irán al CMAC con el ánimo "de que les paguen lo que les corresponde por el despido improcedente", remarca el abogado. A lo que ya han percibido por el despido, habría que añadirle "8.000 y 15.000 euros por persona de más, dependiendo del caso, que es lo que les correspondería".

Pero el asunto no queda aquí. El ERE establecía una serie de características para los trabajadores que continúan formando parte de sus plantillas, entre ellas la cercanía de los empleados a las tiendas, su polivalencia, la pertenencia a la misma sección o al grupo profesional donde surjan las vacantes, su experiencia o su coste para la empresa.

Hernández asegura que muchos de los que cumplían estas características, entre los que se encuentran sus representados, "deberían haber podido elegir entre quedarse en otro Supersol o ser despedidos, y esa oportunidad no se les ha dado". Y claro, los perjudicados dicen "oye, es que yo tengo mejores requisitos que el que se ha quedado, y el que se ha quedado ha sido porque ha interesado a la empresa, porque es amigo del gerente o porque es más joven", pero poco más.

Este diario ha tenido acceso a la papeleta de conciliación de uno de estos trabajadores, en cuyo caso "no se cumple ninguno de los criterios establecidos" para la selección de personal. En este caso, por ejemplo, esta persona vive en Huelva, donde hay dos supermercados abiertos, posee una gran polivalencia, "ya que viene desempeñando funciones en caja, reposición, panadería, frutería, pescadería, carnicería y charcutería", y tiene mayor experiencia y un menor coste personal que otros que sí han mantenido su puesto de trabajo.

Esta es "la causa fundamental por la que se ha incumplido ese ERE", por lo que al infringir la compañía los criterios de selección "para que la persona que elija quedarse trabajando no se ajuste a ellos, el despido sería improcedente".

A juicio del letrado, tampoco se dan los aspectos económicos que refrenden el Expediente de Regulación de Empleo. Como hace constar en la papeleta de conciliación, no existe una evolución negativa de la cifra de negocio de la compañía, sino que "podemos comprobar cómo o existe una mejoría o, en todo caso, se mantiene". Además, la cadena "no ha dejado de abrir nuevos establecimientos a nivel nacional, que no están previstos como parte de los ajustes necesarios".

Hernández recalca que sus clientes "se han visto de un día para otro despedidos sin poder optar a seguir trabajando en las tiendas que permanecen abiertas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios