DÍA MUNDIAL CONTRA EL SIDA

La historia de un onubense con VIH: "El virus no me ha coartado"

  • Con apenas veinte años dio positivo en la prueba y quedó “en shock”, una década después ha terminado sus estudios, ha trabajado en el extranjero y gracias a su tratamiento hace vida normal

Cientos de lazos rojos, un símbolo mundial e inspirador para muchas otras causas. Cientos de lazos rojos, un símbolo mundial e inspirador para muchas otras causas.

Cientos de lazos rojos, un símbolo mundial e inspirador para muchas otras causas. / Efe (Huelva)

“Apenas tenía veinte años y me quedé en shock”. Son palabras de Raúl, nombre ficticio de un hombre que dio positivo en el virus de VIH y cuenta su experiencia a Huelva Información. Ya han pasado un puñado de años desde entonces y lleva una vida normal gracias a su medicación, que consiste en una pastilla diaria.

Hoy se celebra el Día Mundial contra el Sida y se visibiliza una realidad que copó los informativos de hace décadas, cuando, como ahora pero por otra causa, no había vacuna y el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida era incurable. En estas décadas se ha avanzado en la detección precoz y también en la educación sexual, aunque queda camino por recorrer. En la actualidad, son minoría las personas que desarrollan la enfermedad y mayoría las que conviven con el virus del VIH gracias a los tratamientos antirretrovirales.

Hace unos diez años que Raúl fue a hacerse una prueba anual del sida, por aquel entonces estaba concienciado con la conveniencia de pasar ese test, pero “del virus no, no estaba nada informado”. Eran sus años de estudiante, fuera de un entorno cercano para el que su condición sexual continúa siendo un tabú.

José Luis González ( Cruz Roja): "Hoy no se ve el deterioro físico de la enfermedad y se acomodan"

Acudió a la Atención Primaria “pero fue un error, no tenían mucha idea, la persona que me atendió estaba muy en shock cuando el resultado fue positivo” y él “muy asustado, no es fácil”. Fue derivado a un hospital, donde le pusieron en contacto con la asociación Adhara y todo comenzó a cambiar. Recibió el acompañamiento adecuado y se dejó arropar por su pareja de entonces y por sus amigos, muchos de ellos provenientes de Trabajo Social y de Psicología.

Así, fue aceptando “relativamente” su realidad, terminó sus estudios y ha desarrollado con toda normalidad su vida laboral, con experiencia internacional incluida. A lo largo de su testimonio, Raúl afirma que su condición de seropositivo “no me afecta para nada” y “no me ha coartado”. También asegura tener la percepción de que a lo largo de los últimos años “el estigma va desapareciendo” en contraste, recuerda, con el impacto que le causaron las imágenes de Rock Hudson, cuando “nadie lo tocaba menos Elizabeth Taylor”, allá por los 80 al saberse que padecía sida.

Raúl defiende que “la ciencia avanza para todos” y ahora él no puede “traspasar la enfermedad”. Sin embargo, considera que no todo está conseguido y es importante aumentar la visibilidad y la educación sexual. Respecto al primer aspecto, valora “el reflejo en los medios de ciertas realidades, películas como Bohemian Rhapsody... Es una visibilidad positiva que ayuda”.

Manuel Torralbo (F. Triángulo): "Si el VIH fuera más visible habría menos miedo"

En cuanto el segundo, explica que “el despertar sexual cada vez se produce a edades más tempranas” y por esa razón considera que debe haber “más información, clases más regulares de educación sexual en colegios e institutos porque nos ahorraríamos muchos disgustos”.

Este hombre que a día de hoy controla las riendas de su vida no olvida el muchacho asustado que fue, ha colaborado en grupos de apoyo a otras personas con VIH en Andalucía y está en contacto con la Fundación Triángulo, donde también ha trabajado como voluntario. “Son geniales –dice sobre la entidad–. Ofrecen acompañamientos para diagnósticos, servicios psicológicos si es necesario, pruebas rápidas, etcétera”.

José Luis González es el médico referente del Área de Salud de Cruz Roja Huelva y lleva 32 años en la brecha. Cada semana, los martes y jueves a las 13:30 realiza en su consulta pruebas de detección precoz del VIH con absoluta confidencialidad. La labor de la organización no acaba ahí, puesto que si el resultado es positivo también ayudan en la no menos importante tarea de acompañamiento para la prueba de confirmación, ya en un hospital. Tanto Salud Responde, como los servicios de Epidemiologia, Microbiología e Infecciosos actuán con total coordinación para permitir más agilidad. No sólo respecto al VIH, también en otras infecciones de transmisión sexual.

La perspectiva de José Luis es privilegiada y si bien destaca que “hace siete años que en Andalucía no se ha producido la infección de ningún niño a través de un parto”, también alerta del “aumento de casos de VIH por prácticas sexuales complicadas y temerarias”. El médico explica que “ha pasado una generación completa” tras el fuerte impacto del sida en la sociedad en los años 80, “con los nuevos tratamientos pocos desarrollan la enfermedad, los nuevos procesos de VIH no son sintomáticos y hoy no se ve como antes el deterioro físico de los enfermos; el resultado es que se acomodan”.

La campaña de Cruz Roja de este año se llama Quiérete mucho, un año también marcado por la pandemia debido a las dificultades para realizar los test rápidos de marzo a mayo. Hasta octubre el número se acercaba a 90, “con muy pocos positivos”, señala González.

Laura Carrasco (Cruz Roja): "A veces los jóvenes tienen sobreinformación y no la contrastan"

También en Cruz Roja trabaja Laura Carrasco, es la referente del área de Juventud, que tiene como principales misiones informar y sensibilizar. En el contexto actual, están volcados con las redes sociales para llegar a los jóvenes ante la imposibilidad de desarrollar otras vías. Transmitir la importancia de usar –y cómo– preservativo en las relaciones sexuales. Laura considera que los jóvenes “a veces tienen sobreinformación y no contrastan, ese es el error”. En relación al sida, “conocen la enfermedad pero no cómo se contrae o en qué consiste”, por lo que, insiste, lo más importante es “sensibilizar y prevenir”.

“Si el VIH fuera más visible ayudaría a que lo vieran más cercano habría menos miedo, pero por desgracia está rodeado de prejucios. Es un punto importante que hay que trabajar a nivel social”, apunta Manuel Torralbo, coordinador de Salud de la Fundación Triángulo en Huelva.

La organización también ofrece pruebas rápidas de detección que tuvieron que parar durante el confinamiento. Además prestan soporte emocional a todo aquel que lo necesite con acompañamiento y seguimiento de los usuarios.

Cruz Roja 900 111 000

Fundación Triángulo 690 229 553

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios