Sucesos Un fuego calcina varios coches en mitad de un camino en Lepe

Huelva

Coronavirus: Huelva se despoja de la mascarilla dos años después

Un hombre circula sin mascarilla por Huelva.

Un hombre circula sin mascarilla por Huelva. / Alberto Domínguez (Huelva)

La mascarilla es ya historia en Huelva. Al menos en la mayoría de los espacios. El Consejo de Ministros aprobó ayer un Real Decreto por el que el uso de mascarillas dejará de ser obligatorio en espacios interiores a partir de hoy, tras ser publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE). 

Hasta 23 meses han tenido que pasar para que los onubenses puedan deshacerse de una de las medidas de seguridad más icónicas. Fue en mayo de 2020, al término del confinamiento de la población, cuando el Gobierno central aprobó el decreto-ley de nueva normalidad que dictaba la obligatoriedad del uso de la mascarilla por primera vez.

Casi un año después de aquel momento, llegó la primera gran modificación sobre el uso de la mascarilla. El Gobierno central acabó con la obligatoriedad de usar la mascarilla al aire libre, dado el ágil avance de la campaña de vacunación. No obstante, se volvió a implantar la obligatoriedad de la misma en exteriores el pasado diciembre ante el rápido avance de la sexta ola de coronavirus, una medida que finalizó a comienzos de febrero.

En opinión del epidemiólogo y Jefe de Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Juan Ramón Jiménez, Manuel García de la Vega, "lo ideal sería haber esperado, al menos, dos semanas más para eliminar la mascarilla en interiores". El motivo de ello radica en que "no sabemos el impacto de la Semana Santa en términos de contagios", pues, tal y como recuerda, "en este período de tiempo hemos podido ver aglomeraciones de personas sin mascarillas alrededor de las procesiones".

Para valorar los nuevos positivos, "serán necesarias dos semanas, en las que la tasa de ingreso hospitalario marcará los efectos de la Covid-19 en Semana Santa", expone García de la Vega. 

Aun así, declara que "soy consciente de que todos estamos cansados de la mascarilla y que, por ende, queremos una vida normal por fin", pero pide "prudencia y responsabilidad" a los onubenses a la hora de eliminar este elemento de protección, un proceso "que debería ser progresivo". Por ello, recomienda su uso "cuando no se pueda guardar la distancia de seguridad o cuando estemos con personas vulnerables".

En cualquier caso, los españoles aún no se desprenderán del todo de la mascarilla, ya que seguirá siendo obligatoria en determinados ambientes, "en razón de la vulnerabilidad" de las personas que los suelen ocupar. Por ejemplo, habrá que seguir llevándola en centros, servicios y establecimientos sanitarios, como hospitales, centros de salud, centros de transfusión de sangre o farmacias. En los hospitales, sin embargo, las personas ingresadas estarán exentas de llevarla cuando estén en su habitación. 

La mascarilla en interiores también se deberá llevar en centros sociosanitarios como residencias de mayores, aunque no será obligatoria para los ancianos pero sí para los trabajadores y los familiares que realicen visitas. 

Del mismo modo, la mascarilla aún será obligatoria en transporte aéreo, ferrocarril, cable, autobuses y cualquier tipo de medio público. En los barcos, se deberá llevar cuando no se pueda mantener la distancia de 1,5 metros. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios