Hospital Juan Ramón Jiménez

El Servicio de Cardiología se sitúa entre los más punteros del país

  • La Unidad de Hemodinámica realiza un millar de intervenciones al año y está valorada entre las 14 primeras en el ámbito nacional

Profesionales realizando un cateterismo cardíaco. Profesionales realizando un cateterismo cardíaco.

Profesionales realizando un cateterismo cardíaco. / H.I. (Huelva)

El Hospital Juan Ramón Jiménez cuenta con un Servicio de Cardiología que en los últimos 20 años, ha dado un enorme salto cualitativo que lo sitúa entre los primeros de todo el país y puntero en algunos ámbitos, tanto a nivel nacional como internacional. A modo de ejemplo, la Unidad de Hemodinámica, con más de 1.000 intervenciones al año se encuentra entre las 12 a 14 primeras del país.

Parte de este milagro ha sido reconocido recientemente por la Junta de Andalucía, a través de sus distinciones como consecuencia del Día de Andalucía, por la trayectoria del Servicio y algunos de los avances incorporados, como la práctica de la angioplastia primaria durante las 24 horas del día, los 365 días del año, para el tratamiento del infarto agudo de miocardio.

Esta prestación que se puso en marcha en marzo de 2018, ha beneficiado ya a 250 pacientes y puede beneficiar a un total de 350 pacientes al año. El jefe del servicio, José Díaz, explicó que la aplicación de la angioplastia de manera permanente ayuda, en primer lugar, a salvar vidas pero no solo eso. En este vital aspecto, Díaz indicó que la mortalidad ha descendido 2 puntos absolutos (de 6% a 4%) respecto a los tratamientos previos sino que además “tiene un aspecto relevante en la calidad de vida que va a tener el paciente ya que mantendrá un mejor estado en el corazón”.

El Servicio de Cardiología tiene una vida de 20 años que han sido de vértigo y afronta sin complejos los desafíos que suponen para cualquier especialidad médica los vertiginosos cambios tecnológicos, siendo precisamente Cardiología un de las especialidades más revolucionadas por este aspecto.El servicio cuenta con varias unidades como Hemodinámica, Arritmias, Rehabilitación Cardíaca, Insuficiencia Cardíaca, Cardiología Clínica e Imagen a las que hay que sumar las consultas externas y el ala de hospitalización.

El camino para alcanzar el lugar en el que actualmente se sitúa el servicio a nivel nacional no ha sido fácil y teniendo en cuenta además que el Juan Ramón no es un hospital de nivel 1 aunque se está trabajando en ello como un objetivo prioritario. Varios ejemplos se pueden poner de esto. Uno de los más relevantes es que en esos 20 años se ha pasado de contar con 5 cardiólogos a los 20 actuales. Díaz, que asumió la jefatura del servicio en 2010, entiende que los logros se consiguen teniendo en cuenta las variables de contar con la gente adecuada, el apoyo de la Administración y “ganas de meterte en líos”.

El servicio ha sacado buen provecho de contar con residentes desde 2006 lo que “nos ha permitido formarlos y que muchos se hayan quedado con nosotros, conscientes de que este servicio es suficientemente atractivo como para trabajar aquí”. A través de esta vía, Cardiología tiene en la actualidad a 10 facultativos residentes.

Hay que tener en cuenta aparte, que Cardiología es una especialidad que requiere una tecnología muy puntera y cara. De hecho, el Juan Ramón Jiménez invierte anualmente 7,5 millones de euros en fungible y materiales lo que se contrarresta “con un gasto menor en medicamentos que otras especialidades”. Pero por encima de todo ello, está la satisfacción de prestar una atención a la población onubense de primera en la que se incluyen todos los ámbitos de los que solo queda excluida en principio, y de momento, la cirugía cardíaca.

Cardiología es un servicio que tiene como cometido abordar las patologías que tienen mayor impacto social y en 12 años ha dado un salto espectacular en su camino hacia la especialización. Los números hablan por sí solos: La Unidad de Ecocardiografía hace en solo un año, 10.000 pruebas diagnósticas. El servicio asimismo realiza más de 15.000 consultas mientras que Hemodinámica lleva a cabo 2.000 actuaciones anuales y Arritmias, 200 ablaciones anuales e implanta 300 marcapasos.

Respecto a la implantación de válvulas por vía percutánea las intervenciones se realizan de una manera mínimamente invasiva ya que en la mayoría de los casos, se ha sustituido la apertura del tórax por un tratamiento percutáneo por el que se lleva a cabo una punción en la ingle. Aunque la intervención se hace de manera provisional en el Virgen del Rocío de Sevilla, la lleva a cabo el equipo del Juan Ramón que confía en que en un corto espacio de tiempo, se regrese al hospital onubense. La repercusión positiva de sustituir una cirugía de envergadura por otra en la que el aspecto invasivo se concreta en una punción, es indiscutible para el futuro estado del paciente.

Grupo de la Unidad de Hemodinámica, en ocasión del Día de Andalucía. Grupo de la Unidad de Hemodinámica, en ocasión del Día de Andalucía.

Grupo de la Unidad de Hemodinámica, en ocasión del Día de Andalucía. / H.I. (Huelva)

José Díaz también quiso subrayar la labor que llevan a cabo tanto Rehabilitación Cardíaca como Insuficiencia Cardíaca. En el primero de los casos, pasan por esta prestación unos 300 pacientes al año. Rehabilitación, tal y como explicó el jefe del servicio, supone una extraordinaria apuesta para aquellos pacientes que tras sufrir un episodio como un infarto, necesitan un asesoramiento físico y psicológico sobre las potencialidades que les presenta aún la vida: “Estos pacientes en muchas ocasiones, no saben qué es lo que pueden y lo que no pueden hacer en diferentes aspectos de su vida y en Rehabilitación se les ayuda”.

Díaz se refirió a la Asociación Nuevo Camino (Ancco) de pacientes cardíacos que “siempre había mostrado una gran preocupación porque se pusiera en marcha este servicio que genera un gran impacto en la calidad de vida”. Respecto a Insuficiencia Cardíaca trata a aquellas personas que tienen afectada la fuerza de su corazón y se les adapta su modo de vida a la situación en la que se encuentran. Supone el estado final de muchas patologías pero del que también se puede sacar rendimiento para el paciente.

Insuficiencia Cardíaca cuenta con un cardiólogo dedicado en exclusiva que tiene como uno de sus cometidos, adelantarse a los episodios que puedan sobrevenir a los pacientes. De este modo se les realiza un seguimiento de características preventivas, que puede evitar ingresos, que son sustituidos por tratamientos en el hospital de día. Para ello se cuenta además con la participación de enfermeras de enlace. Con todo ello se prevé la crisis que puedan sobrevenir.

Insuficiencia Cardíaca trata cerca de 500 pacientes cada año.Este mismo año, la Unidad de Arritmias dio a conocer la implantación de los primeros marcapasos sin cables. Este avance tecnológico, que se aplica en un reducido grupo de centros hospitalarios, supone una alternativa para personas con imposibilidad de colocación de un marcapasos convencional y en las cuales la única opción terapéutica sería la cirugía abierta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios