Hermandades

El Amor confirma la devoción de sus barrios en su salida de los 75 años

  • La titular de las Tres Caídas sale en rosario vespertino para recorrer Huerta Mena y El Polvorín

La Virgen por Huerta Mena. La Virgen por Huerta Mena.

La Virgen por Huerta Mena. / Domínguez (Huelva)

Todas las expectativas se quedaron cortas ante lo que se vivió en la tarde y noche de este sábado en Huerta Mena y El Polvorín, los dos barrios por excelencia de María Santísima del Amor. Como si fuera un Lunes Santo, la imagen de a Hermandad de las Tres Caídas se vio respaldada en todo momento por sus fieles que al mismo tiempo, eran conscientes de que se trataba de una ocasión especial y que marcaba un hito en la historia de esta cofradía que se remonta a 1944, que es lo mismo que decir que está celebrando su 75º aniversario.Nada se dejó a la improvisación en una cita tan destacada.

Ya a la salida, Presbítero Pablo Rodríguez estaba llena de gente lo que sería tan solo, el prólogo de lo que le esperaba a la comitiva que, con esta salida, llamaba a los asistentes a la participación en el rosario vespertino.La llegada a Huerta mena fue acompañada por una petalada, lo que se volvería a repetir en la calle que lleva su nombre. Curiosamente, la imagen llevaba un sentido ascendente, justo el contrario al que atraviesa en Lunes Santo.

El aspecto de la Virgen del Amor era espectacular.Era portada en andas por 16 hombres o mujeres porque el itinerario fue cubierto por 3 cuadrillas de hombres y 2 de mujeres que llevaron el paso de la Virgen del Valle de Manzanilla, por un itinerario que, en algunos tramos era inédito y que en otros, recuperaba antiguos recorridos como fueron los casos de Almonaster la Real y Puebla de Guzmán. Enorme expectación había para ver el paso llegar hasta el azulejo estrenado pocas horas antes y que dejará constancia material de la devoción de todo un barrio, profusamente engalanado para la ocasión.

El ingrediente musical corrió a cargo del sevillano Coro de Campanilleros, que se acompasaba con el rezo del rosario dirigido con megafonía portátil.En el cortejo procesional había buen número de hermanos con cirio así como representantes de otras hermandades, antiguos hermanos mayores de la Tres Caídas y el alcalde de la ciudad, Gabriel Cruz.La Virgen lucía un hermoso manto rojo brocado en oro que ya lució el Lunes santo de hace 30 años, un tocado de lamé y encaje plateado combinado con encajes en los mismos tonos, saya bordada sobre tisú de plata y toca de malla bordada en oro. Sobre sus sienes, llevaba la Corona de los Apóstoles, además de un fajín militar de la Guardia Civil.

Del bello paso, destacaban las grandes hojarascas que aparecen a lo largo de todo el trono. Para completar esta obra, el paso mostró asimismo, ocho ángeles repartidos, si bien se le añadieron dos jarras pertenecientes al misterio de las Tres Caídas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios