Deportes

El Celta vence a un Levante mejor

Pione Sisto intenta proseguir con el balón presionado por el levantinista Coke. Pione Sisto intenta proseguir con el balón presionado por el levantinista Coke.

Pione Sisto intenta proseguir con el balón presionado por el levantinista Coke. / Kai Försterling / efe

El Celta se llevó los tres puntos en un partido en el que el Levante mereció un mejor resultado por su juego y las numerosas ocasiones de gol que sus jugadores no supieron hacer efectivas.

Sólo el orden defensivo y una acusada falta de acierto ofensivo del Levante permitió al Celta llevarse la victoria en un duelo en el que los gallegos rentabilizaron al máximo la ocasión de gol de la que dispusieron.

El Levante empezó fuerte para tratar de poner fin a la larga racha sin ganar en casa que acumula desde septiembre, y a los dos minutos Boateng obligó a Rubén Blanco a emplearse a fondo para rechazar su remate de cabeza.

Al Celta le costaba poner el práctica su juego de toque, en gran medida por la presión del equipo local, y no encontraba espacios para combinar con profundidad.

A la media hora de juego, el Levante era el claro dominador del encuentro, si bien su falta de recursos ofensivos hizo que apenas inquietara la meta del equipo de Juan Carlos Unzué.

Por contra, la primera ocasión clara que tuvo el Celta la convirtió en gol. A los 37 minutos y en una contra, Iago Aspas y Pione Sisto combinaron para que el segundo batiese a Oier.

El gol fue un mazazo para los valencianos, que habían sido mejores que su rival, que con el 0-1 se encontró muy cómodo, ordenado en defensa y tocando el balón en el centro del campo a la espera de alguna precipitación del Levante ante su necesidad de marcar.

En la reanudación, la salida del Levante fue encomiable. En 12 minutos llevó más peligro a la meta rival que durante todo el primer tiempo. Doukure primero y Boateng después gozaron de dos excelentes ocasiones que desbarató Rubén Blanco, que también estuvo a punto de verse superado por un gol en propia puerta.

El Celta trataba de tocar el balón desde atrás a la espera de cazar una contra con la que liquidar el partido, aunque pasando apuros.

Además, los locales reclamaron un penalti no señalado después de que Roncaglia golpease en la pierna a Doukure.

El Levante seguía volcado en la meta de Rubén hasta el punto de meter al Celta en su área, pero la suerte le era esquiva. La más clara muestra fue el mano a mano entre Rubén y Morales que el jugador levantinista cruzó en exceso tras un gran pase de Jason.

A cuatro minutos del final Boateng protagonizó un clamoroso fallo enviando el balón alto con todo a favor, y en el tiempo añadido fue Coke el que, libre de marca, también erró su disparo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios