Gente inteligente

Descubre cómo aprendes para aprender mejor

Aprendemos a través de todos nuestros sentidos. El tacto, el gusto, el olfato, el oído y la vista. Por ellos experimentamos, y así vamos anclando nuestros aprendizajes. Los usamos todos, pero cada persona tiene una tendencia marcada o preferente a aprender, memorizar y recordar mejor con unos que con otros. Y saberlo le hará más eficaz comunicándose consigo mismo o consigo misma, y con las demás personas. Eso, como mínimo.

Los sentidos o canales sensoriales por los que procesamos toda la información que recibe nuestro cerebro dan forma a tres sistemas representacionales por los que percibimos la realidad: el visual, el auditivo y el kinestésico. Desde el enfoque de la Programación Neurolingüística o PNL –dedicada al estudio de la conexión entre las conductas, las experiencias, el lenguaje y los procesos neurológicos–, esos tres sistemas representacionales son con los que nuestra mente codifica la información, la almacena y la vuelve a representar o rememorar cuando lo necesitamos.

Distintas personas, distintos estilos

Como siempre, no hay dos personas iguales. ¡Menos mal! Y aunque usamos todos los sistemas representacionales, y todos los sentidos, para percibir la realidad, las experiencias de nuestras vidas nos van modelando, y terminan por convertir en preferente alguno de ellos.

A veces son muy, muy preferentes, y se nota mucho. Otras veces, las diferencias no son tan apreciables, pero siempre hay uno favorito que influye más directamente en nuestras conductas, nuestros pensamientos y nuestras formas de comunicarnos.

Así, hay quienes aprenden mejor cuando escuchan, y el rey de sus sentidos es el oído. Son las personas cuyo sistema representacional preferente es el auditivo. Así que se quedan mucho más con lo que oyen, prefieren estudiar repitiendo en alto las lecciones para oírse, suelen ser grandes consumidores o consumidoras de podcasts, y cuando te cuentan una experiencia, como un viaje por ejemplo, se detienen sobre todo en detalles como el ruido que había o lo bien que sonaba.

Gente inteligente: Sepa cómo aprende para aprender mejor Gente inteligente: Sepa cómo aprende para aprender mejor

Gente inteligente: Sepa cómo aprende para aprender mejor

Las personas predominantemente más auditivas se sienten escuchadas cuando les das comunicación fática también auditiva, como un “sí”, “cierto”, “ajá”, o similares. Y cuando se comunican, emplean a menudo expresiones como “eso suena bien”, “te escucho” o “me resuena”… Para acordarse de un anuncio publicitario, casi seguro que nos van a tararear la melodía.

Después están quienes su sistema representacional preferente es el visual. La vista es la reina a la hora de percibir. Tiran a menudo de tutoriales en vídeos de YouTube, les gusta estudiar con mapas mentales o esquemas llenos de colorido, y suelen subrayar muy derechito. Mejor que leer instrucciones, miran los dibujos. Les encanta el orden, y cuando cuentan sus experiencias viajeras, describen especialmente bien las estampas o paisajes percibidos con bastante capacidad de detalle.

Cuando domina el sentido de la vista, las personas se preocupan especialmente de su imagen, y de la de quienes les rodean. Mi amiga Eva, muy visual, es capaz de quedarse con el color, marca y estilo de las prendas que visten las personas, desde la cabeza a los pies, con sólo cruzarse con ellas. Para sentir que se les escucha, necesitan que se les mire, y al comunicarse emplean expresiones como “vamos a ver”, “salta a la vista”, “se ve rápido”… Si quieren recordarnos el mismo anuncio publicitario de antes, nos van a describir lo que aparecía, o los colores y la forma del logotipo o del producto que se anunciaba.

El tercero de los sistemas representacionales por los que percibimos la realidad se corresponde con los sentidos más vivenciales: el tacto, el olfato y el gusto. Es el sistema kinestésico, y la personas que lo tienen como preferente son las que, para aprender, necesitan experimentar, tocar, oler, degustar... Si leen un manual de lenguaje no verbal, las verás gesticulando mientras leen; van a querer hacer los experimentos de los libros de ciencia, y, para estudiar, seguramente escribirán las lecciones o repetirán muchas veces los esquemas en borrador. Subrayan, escriben y dibujan los libros de texto.

Contando un viaje, las personas kinestésicas se detendrán sobre todo en las cosas que han hecho, las comidas que han probado o cómo olían las calles. Necesitan el contacto físico o nuestra atención a sus sensaciones para sentir que les prestamos atención. Y comunicándose, emplean más expresiones como “me siento…”, “esto tiene fuerza”, “cojo la idea”, “me pone la piel de gallina”… Para hacernos recordar el anuncio publicitario, describirán lo que hacían los personajes o lo que pasaba en las escenas.

Gente inteligente: Sepa cómo aprende para aprender mejor Gente inteligente: Sepa cómo aprende para aprender mejor

Gente inteligente: Sepa cómo aprende para aprender mejor

Casi seguro que ahora mismo está usted intentando descifrar cuál es su sistema representacional preferente. Si no es demasiado evidente, quizás esté pensando que los tiene todos. Y efectivamente, los tiene todos. Aunque hay uno por que el que su proceso de aprendizaje va más rápido. Pero no se preocupe, tiene muchas opciones para determinarlo disponibles en el todopoderoso Google escribiendo “test sistema representacional”, por si a estas alturas del artículo le queda alguna duda o por simple curiosidad.

¿Y todo esto para qué?

Su inteligencia emocional empieza en su autoconocimiento, y su mejor autoconocimiento le permite gestionarse con más eficacia. Identificar su sistema representacional preferente le puede ayudar a seleccionar la mejor forma de aprender cosas nuevas, y así hacerlo de manera más efectiva. O a saber qué experiencias va a disfrutar más, y seleccionar mejor sus planes.

Y otra cosa importante. Observar en las demás personas los sistemas representacionales le ayuda también a conocerlas mucho mejor, y a mejorar su comunicación con ellas. Tan sólo fíjese en cómo hablan o cómo cuentan sus experiencias.

Y si tiene que comunicarse con un grupo más o menos amplio de personas, y es importante hacerles llegar el mensaje a todas, ¿qué sistema usará? ¡Exacto! Hable para auditivos, muestre para visuales y lleve cosas que puedan tocar, o proponga dinámicas de acción, para la gente más kinestésica. Porque hablar desde todos los sistemas representacionales, para hacerse recordar y entender mejor, es una habilidad que distingue a la gente inteligente.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios