Esta noche habrá ganador

¿Fue 'Supervivientes 2020' el programa del confinamiento?

  • El 'reality' de Telecinco cuidó todas las medidas de seguridad para seguir en emisión. Hoy vive su final entre Hugo Sierra, Ana María Aldón, Rocío Flores y el guardia civil Jorge Pérez

Una de las primeras eliminaciones de 'Supervivientes 2020' Una de las primeras eliminaciones de 'Supervivientes 2020'

Una de las primeras eliminaciones de 'Supervivientes 2020' / Mediaset

Cuando el 20 de febrero arrancaba el helicóptero de Supervivientes nadie hubiera imaginado en qué condiciones se iba a celebrar la final de esta noche. Mediaset ha tenido el ingenio (más que suerte) de mantener un realitiy al otro lado del océano mientras que Europa se encontraba en confinamiento. Ha tenido un programa vivo que ha seguido una audiencia fiel que ha llegado a congregar a más de 4 millones de espectadores en las galas.

Y Telecinco ha afianzado su liderazgo de audiencias en momentos de consumo máximo. Han sido 105 días, más que nunca, con los concursantes traídos con tiempo a España para seguir  las medidas de cuarentena y en un plató bajo mínimos, como exigen los protocolos de seguridad, hoy se dirimirá quién es el ganador de esta anómala edición. Jorge Javier Vázquez presenta esta última gala con la vista ya puesta en lo siguiente, La casa fuerte (ya están confirmados Christofer y Fani, participante que se desinfló aquí).

Los finalistas

De por medio hay un guardia civil, el cántabro Jorge, modelo ocasional,  participante que trar sortear la nostalgia por su familia ha mantenido una fortaleza psicológica  aunque un parte de la audiencia crea que debió dar más juego. Y el resto de finalistas son tres arquetípicos participantes del programa y que dan y darán horas de disección en Sálvame y otras tertulias.

Por un lado Ana María Aldón, esposa de Ortega Cano, la sanluqueña fue una habitual del exilio en la Desvalida. Llegó a confesar que  toda su familia sufrió malos tratos del padre  y que mantuvo una relación elástica con su ‘nieta política’, con Rocío Flores, nieta de Rocío Jurado.

Rocío es la favorita del público y la que ha generado más titulares por sí misma en Cayo Cochinos (y eso que Yiya se bastaba sola para generar la bronca de cada hora).

Y en discordia entre ambas, Hugo Sierra, el más activo en estos largos días de barro y hambre a los que añadió sus entretenimientos epidérmicos con Ivana Icardi. El estómago vacío, que obligaría a cualquiera a marginar cualquier otra preocupación, no fue un obstáculo para el repetido edredoning sobre la arena, para alegría del  uruguayo, ganador de aquel GH Revolution. Parte de la audiencia no le perdona que después no fuera más sentimental con su amada expulsada, con la que vivió un reencuentro tenso. Hugo evoca ahora a su novia Adara Molinero.  

Sorteando todas las dificultades

Superivivientes 2020 vivió la típica evacuación por el mal tiempo y que al final fue una anécdota al saber de las noticias que llegaban desde España.  Alfredo Ereño, director general de Bulldog TV, la productora del espacio, resalta las medidas contra la pandemia que se llevaron a rajatabla en Honduras, lo que ha permitido a este formato ser “una de las pocas producciones de televisión en todo el mundo que ha logrado mantenerse activa y llegar hasta el final”. 

 El hotel donde se alojan el equipo y los expulsados se convirtió en una ‘burbuja’, con el aislamiento incluso de todos los trabajadores del recinto además de todos los operarios y técnicos del espacio. La cadena cuidó el reality al ser  “el apoyo para el entretenimiento de muchísimos españoles que lo estaban pasando mal”, añade Ereño.

“Saber que hemos sido la única ventana con vistas a la vida normal, al sol y al mar ha propiciado que el equipo haya puesto  empeño especial”, resalta el productor.La producción de la cadena tenía siempre garantizado un vuelo de regreso para todo el equipo español en caso de necesidad, se detalla desde Bulldog TV, cuando existieron dudas sobre la continuidad de este trabajo  a raíz de la inestabilidad que se vivía en Honduras. 

“Teníamos muy claro que en el caso de que la situación en el país no nos permitiera hacer el programa con garantías volvíamos a España. Esa opción siempre estuvo ahí y, de hecho, desde la cuarta semana ya teníamos un vuelo privado prevenido para el regreso inmediato”.  "Desde el minuto uno tuvimos plena colaboración con la administración hondureña y la embajada de España en Honduras, además de los permisos por si era necesario poner en marcha el plan de regreso ante una situación excepcional. Afortunadamente, no ha sido necesario”, expone el productor.

Alfredo Ereño también ha destacado el papel del equipo de presentadores de Supervivientes. En el caso de Lara Álvarez, presentadora del concurso en Honduras, asegura que “aunque también ha sido una edición dura para ella, Lara ha vuelto a estar de nuevo al pie del cañón junto a todo el equipo. Lo ha vivido con esa sensación de sacar adelante el programa para entretener y acompañar a la audiencia española y, de algún modo, estar con su familia en la distancia”.

Respecto al equipo de narradores en Madrid, reconoce que “Jorge Javier, Jordi González y Carlos Sobera han asumido con gran profesionalidad y naturalidad las condiciones en las que debían hacer su trabajo, en un plató casi vacío y teniendo que preparar los programas a distancia. Han logrado llenar ese vacío del plató y han sabido trasladar al público el calor que requería la situación".

Adelanta que lo de esta noce “va a ser una final atípica, completamente diferente a las de ediciones anteriores, y en la que el componente emotivo va a estar más presente que nunca. Las emociones siempre aparecen en las finales, pero en esta ocasión mucho más porque por primera vez los familiares no han podido ir a visitar a los concursantes a Honduras. Además, es la edición más larga, de modo que han estado más tiempo que nunca distanciados de sus familiares".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios