Alimentación

La espectacular 'dieta de adelgazamiento' de las latas de bebidas: 85 gramos menos desde su invención

Colección de latas Colección de latas

Colección de latas / Inmaculada Andrades

Hace 85 años que surgieron las latas de bebidas y su evolución en cuanto a tipos y diseños ha sido bastante notable. También en cuanto a su peso. La primera lata con tapa plana se lanzó en el año 1935 pero no es hasta la introducción de la tapa de apertura fácil en 1965 cuando inicia su despegue comercial.

Las latas de bebida han reducido 102 gramos su peso desde su invención, cuando la primera salió al mercado con 115 gramos de peso. En este tiempo ha logrado adelgazar hasta los 13 gramos que pesa en la actualidad pese a que es capaz de soportar 90 kilos en su eje vertical y contener una presión interna mayor que la de un neumático de coche; o lo que es lo mismo, cinco veces menos que lo que pesaba en los años sesenta, cuando empezaron a fabricarse. Sin duda alguna, una espectacular dieta de adelgazamiento.

¿Cómo es posible? ¿Sabíais que los ingenieros que están llevando el diseño de las latas hacia la perfección aplican los mismos métodos analíticos que se usan para los vehículos espaciales? La reducción del diámetro del cuello de la lata y por tanto de la tapa supuso la reducción de hasta un 30% del peso de la tapa. Las actuales líneas de producción emplean materiales con una gran uniformidad de propiedades y un utillaje de alta precisión. De este modo, la Asociación Latas de Bebidas defiende que la lata de bebida se ha convertido en un ejemplo de evolución constante y también en minimización en el uso de materiales.

Ejemplo de Economía Circular

En EEUU se producen diariamente más de 300 millones de latas, un total de cien mil millones al año. El volumen de fabricación de esta industria, equivalente a una lata por americano y día, supera incluso la producción de clavos y clips. Y hay que destacar que las latas de bebidas, desde su aparición, no han hecho otra cosa que reducir el consumo de materias primas y energía para su fabricación, siendo paradigma de la Economía Circular. La asociación resalta que tan solo se tarda 60 días en que una lata vuelva a tus manos en forma de nueva lata u otro producto metálico, siempre y cuando se deposite en el contenedor amarillo.

Según el Análisis de Ciclo de Vida realizado por Metal Packaging Europe sólo en los últimos diez años la lata ha reducido su huella de carbono un 31 por ciento. La entidad subraya también su capacidad de reciclado, ya que el 75% del aluminio producido por la humanidad a lo largo de su historia sigue en uso.

En el caso de España, se reciclan más de ocho de cada diez latas, esto supone que se ahorra el 95% de la energía necesaria para crear una nueva lata, es decir, con este ahorro de energía se puede mantener encendido una televisión durante tres horas. "Estamos orgullosos de que los principios rectores de la Economía Circular estén grabados en el ADN de la lata y no sean una potencialidad por desarrollar sino una realidad contrastable", apunta Juan Ramón Meléndez, director de la Asociación de Latas de Bebidas.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios