Sociedad

Comienza la primavera, el peor tiempo para los alérgicos

El olivo forma parte del paisaje andaluz, y su polen es la primera causa de alergia en la región. El olivo forma parte del paisaje andaluz, y su polen es la primera causa de alergia en la región.

El olivo forma parte del paisaje andaluz, y su polen es la primera causa de alergia en la región.

La primavera llega para agitar a la Naturaleza, incluyendo a la especie humana. Un tiempo en el que invierno y verano se dan la mano propiciando un considerable cambio en el entorno que incide directamente en la salud, y muy especialmente en los alérgicos.

Según el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO), una de cada diez consultas al médico en Andalucía en esta época del año vienen motivadas por los problemas que ocasiona la llamada ‘astenia primaveral’, un mal que, aunque sigue generando polémica sobre su fundamento científico o no, sigue siendo uno de los más temidos por el común de los ciudadanos desde que se acerca la última semana de marzo.

Los cambios de temperatura, la polinización y el aumento de horas de luz provocan en muchas personas pequeñas alteraciones físicas y psíquicas que, independientemente de que constituyan o no una enfermedad como tal, suman un conjunto de síntomas que, como mínimo, resultan molestos.

La astenia puede ser uno de los problemas más comunes con la llegada de la primavera, pero sin duda el más temido por quienes las padecen son las alergias. La primavera es la época del año en la que las personas con alergias respiratorias se topan de pronto, sobre todo si no hay lluvias abundantes con la cruda realidad de la polinización.

En Andalucía los causantes del mayor número de alergias por polinización son los árboles como el plátano, el ciprés, el acebuche y, sobre todo, el olivo. Precisamente la del ciprés es conocida como la primera de las alergias primaverales, y ya está dando señales de vida. 

Un 8,1% de la población andaluza sufre algún tipo de alergia crónica, una cifra que está aumentando cada año debido a diferentes factores de la vida diaria como la contaminación o el cambio climático. Picor en la nariz o en los ojos, moqueo con congestión nasal, tos en golpes o tras haber realizado un esfuerzo, pitos al respirar, cansancio tras llevar a cabo ejercicios moderados, ahogo, enrojecimiento, lagrimeo o molestias a la luz son los síntomas más comunes de las alergias, aunque pueden producirse otros problemas más graves.

El 35 por ciento de los andaluces tiene algún tipo de alergia estacional y, de estos, el 65 por ciento presenta sensibilidad al polen. El del olivo es la segunda causa más común de alergia respiratoria en España y la primera en Andalucía, algo lógico puesto que es el árbol más común en la región.

El mes de febrero, que ha sido casi más primavera que marzo, ha traído los primeros síntomas a los alérgicos, aunque las lluvias previas a la llegada de la estación permitirán respirar (nunca mejor dicho) tranquilos a muchos de ellos, al menos hasta que empiece a apretar el sol en abril.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios