Sociedad

El Gobierno escenifica unidad feminista en un 8M atípico y sin marchas en Madrid

Pedro Sánchez e Irene Montero, durante el acto del Gobierno por el Día de la Mujer. Pedro Sánchez e Irene Montero, durante el acto del Gobierno por el Día de la Mujer.

Pedro Sánchez e Irene Montero, durante el acto del Gobierno por el Día de la Mujer. / EFE

Los socios del Gobierno de coalición han dejado de lado sus diferencias y escenificado su unidad en torno al feminismo en este Día Internacional de la Mujer marcado por la pandemia de la Covid, que ha impedido que se celebren las históricas marchas en Madrid.

Este 8 de marzo, el Gobierno ha hecho un llamamiento a la unidad del movimiento feminista "en el que no sobra nadie" y ha reivindicado su lucha como la forma de avanzar hacia un futuro justo y sin privilegios.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha participado en el acto institucional con motivo del Día Internacional de la Mujer junto a la ministra de Igualdad, Irene Montero, que ha subrayado que España debe seguir siendo un referente internacional de políticas públicas feministas, y ha hecho un llamamiento a estar a la altura del movimiento feminista español. "La del feminismo es una lucha colectiva, no solo de las mujeres. Debe ser la lucha de todas y especialmente de todos; estamos hablando de derechos humanos y en esta lucha no sobra nadie, todos son bienvenidos", ha destacado Sánchez.

La lucha del feminismo es "transformadora" -ha dicho- porque pone el foco en el racismo, la homofobia, la transfobia, la explotación y la opresión de género, en la pobreza estructural que sufren millones de mujeres porque no tienen las mismas oportunidades que los hombres.

"Esta lucha debe ser imparable y debemos apoyarla porque es nuestra. Debemos unir nuestras voces en este clamor, hacerlo de forma unánime y firme porque no solo queda un largo trecho por delante, sino que hay quienes nos quieren hacer retroceder parte del camino recorrido", ha advertido. También Montero ha lanzado un mensaje conciliador, después de un año de tensiones en el Gobierno de coalición, sobre todo por la ley del solo sí es sí y la ley trans.

"España debe seguir siendo un referente internacional de políticas públicas feministas, debemos estar a la altura de las mujeres de nuestro país y de su movimiento feminista", ha aseverado la ministra en el acto institucional del Día Internacional de la Mujer.

También la vicepresidenta Carmen Calvo ha negado en una entrevista que haya brechas en el feminismo como consecuencia de la ley trans, aunque haya quien intenta hacerlo creer, así como que exista un enfrentamiento especial con Montero, y ha acusado al machismo de intentar evidenciar una pugna entre dos miembros del Gobierno que son feministas.

Sánchez se ha referido a la "amenaza temible" de la reaparición de la ultraderecha "con su discurso de odio y su machismo descarnado", que no se limita a frenar avances, sino que propugna una vuelta atrás, a las épocas de la inferioridad de las mujeres.

Ha comprometido la labor de su Gobierno por proteger y avanzar en la conquista de derechos. "No vamos a dar ningún paso atrás. Daremos muchos pasos adelante, a lo largo de esta legislatura, cumpliendo con nuestra agenda, sin hacer caso de tantos ruidos, unidas, con hechos, porque la igualdad son hechos", ha prometido.

Montero ha reconocido que este 8 de marzo es "diferente", si bien nada puede impedir saber la fuerza que tienen las mujeres cuando se juntan "codo a codo para defender la vida", por lo que ha pedido hacer "más feminismo que nunca".

También ha defendido un 8M alternativo la titular de Sanidad, Carolina Darias, quien ha abogado por una celebración "de otra manera" que no implique "aglomeraciones".

"Es absolutamente necesario evitar cualquier tipo de actividad que implique concentraciones de personas. Existen muchas razones para reivindicar el 8M pero queda mucho trecho para vencer al virus y tiene que haber otra manera de manifestarse sin que implique aglomeraciones que puedan propagar el virus", ha insistido Darias en una entrevista en la Ser.

Madrid, sin manifestaciones

Madrid, escenario de manifestaciones masivas del movimiento feminista en los últimos años, no podrá celebrar en las calles este 8M después de que la Delegación del Gobierno prohibiera concentraciones y marchas por motivos de salud pública, una decisión ratificada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y el Tribunal Constitucional.

Ante esta circunstancia, la Comisión 8M de Madrid ha desconvocado todos los actos organizados por el Día de la Mujer, aunque ha denunciado que recurrirá los fallos del TSJM ante el Constitucional y ha lamentado que estas prohibiciones traten de "criminalizar", "infantilizar" y "acallar" al movimiento feminista.

Como alternativa, ha llamado a visibilizar en ventanas y balcones, así como en las plazas de otras ciudades españolas, la lucha feminista que no se verá este 8M en las calles de Madrid.

Desde Unidas Podemos han mostrado su discrepancia con la suspensión de las manifestaciones y han pedido que la Justicia deje de ser patriarcal: "Estamos viendo cómo solamente se señalan las manifestaciones a favor de los derechos de las mujeres", ha lamentado la portavoz del partido morado, Isa Serra.

En este Día Internacional de la Mujer, en el que la erradicación de las violencias machistas es reivindicación constante del feminismo, dos mujeres, en Valencia y Navarra, se encuentran hospitalizadas después de haber sido agredidas por sus exparejas.

Además, en las últimas 24 horas han sido vandalizados sendos murales feministas en el distrito madrileño de Ciudad Lineal y en la localidad de Alcalá de Henares, hechos que están siendo investigados por la Policía Nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios