Día europeo

Resistencias peligrosas

  • Los rechazos a los antibióticos por parte de algunos patógenos son un problema cada vez mayor en toda Europa

  • La CE lanzará un plan en 2017

Un tercio de las cerpas de Klebsiella pneumoniae sobreviven a, al menos, uno de los cuatro antibióticos que ha estado analizando la Comisión Europea. Un tercio de las cerpas de Klebsiella pneumoniae sobreviven a, al menos, uno de los cuatro antibióticos que ha estado analizando la Comisión Europea.

Un tercio de las cerpas de Klebsiella pneumoniae sobreviven a, al menos, uno de los cuatro antibióticos que ha estado analizando la Comisión Europea. / tashatuvango / Fotolia

La ineficacia de muchos antibióticos clásicos frente a algunos patógenos comunes es un problema descrito desde hace mucho tiempo. Con motivo del 9º Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) presenta sus últimos datos a escala europea sobre la resistencia a los antibióticos y el consumo de estos medicamentos. En 2015, la resistencia a los antibióticos siguió aumentando para la mayor parte de las bacterias y los antibióticos objeto de vigilancia. En concreto, el porcentaje promedio de resistencia a los carbapenémicos en Klebsiella pneumoniae en la UE aumentó del 6,2 % en 2012 al 8,1 % en 2015, y en algunos casos se notificó resistencia combinada a los carbapenémicos y las polimixinas (por ejemplo, colistina). Estos dos grupos se consideran antibióticos de último recurso porque generalmente son las últimas opciones de tratamiento utilizadas en los pacientes infectados por bacterias resistentes a otros antibióticos disponibles.

Aunque el consumo de antibióticos en los hospitales ha aumentado significativamente en algunos Estados miembros de la UE, su consumo extrahospitalario ha disminuido en seis Estados miembros. Vytenis Andriukaitis, Comisario Europeo de Salud y Seguridad Alimentaria, ha declarado: "La resistencia a los antibióticos es uno de los problemas de salud pública más acuciantes de nuestro tiempo. Si no lo abordamos, podemos volver a los tiempos en que no era posible realizar ni siquiera las operaciones médicas más sencillas, por no hablar de trasplantes de órganos, quimioterapia para el cáncer o cuidados intensivos".

La Comisión Europea lanzará un nuevo plan de acción el próximo año para que podamos, conjuntamente con nuestros socios en los Estados miembros de la UE y el resto del mundo, seguir trabajando en reforzar la prevención y el control de la resistencia a los antibióticos dentro de una estrategia de una sola salud».

La doctora Andrea Ammon, directora en funciones del ECDC, afirma lo siguiente: "La resistencia a los antibióticos en Klebsiella pneumoniae es un problema cada vez mayor en Europa. Más de un tercio de las cepas notificadas al ECDCen 2015 eran resistentes a por lo menos uno de los grupos de antibióticos objeto de vigilancia y con frecuencia se observó resistencia combinada a varios grupos de antibióticos. Además, la aparición de infecciones por K. pneumoniae con resistencia combinada a carbapenémicos y colistina es preocupante y supone una advertencia importante de que las opciones de tratamiento son ahora incluso más limitadas que en el pasado». La Dra. Ammon añade: "Sin embargo, la disminución del consumo extrahospitalario de antibióticos en seis países es una señal positiva y demuestra que estamos empezando a hacer un uso más prudente de los antibióticos. El uso prudente de los antibióticos, tanto en los hospitales como en el ámbito extrahospitalario, es fundamental para asegurar que estos medicamentos sigan siendo eficaces".

En Andalucía existe el Programa Integral de Prevención, Control de las Infecciones relacionadas con la asistencia y uso apropiado de los antimicrobianos (Pirasoa), que celebró ayer en Granada su cuarta reunión de balance anual. Durante los primeros nueves meses de 2016 se han prescrito 4,3 millones menos de antibióticos por los médicos de familia y pediatras de los centros de salud, lo que supone una reducción del 17%. En este contexto, es significativo el descenso de aquellos con más impacto ecológico, como son amoxicilina/ácido clavulánico y ciprofloxacino, que se han reducido en un 28% y en un 10%, respectivamente.

También en los hospitales se ha reducido durante los primeros tres meses del año la presión antibiótica. Así, se ha logrado reducir en un 36% la presión antibiótica sobre los carbapenemas, una familia estratégica de antibióticos, ya que se han diseminado a nivel mundial las infecciones producidas por las bacterias que no responden a estos fármacos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios