HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Recreativo

Sin la mejor versión de Borja García

  • El central ha tenido un rendimiento muy irregular y no ha podido recuperar el nivel que tuvo antes de su lesión de 2018

  • Fuerte en el juego aéreo, pero con problemas en las transiciones

Borja García protege el cuero ante un jugador del Córdoba en el último encuentro de la primera vuelta. Borja García protege el cuero ante un jugador del Córdoba en el último encuentro de la primera vuelta.

Borja García protege el cuero ante un jugador del Córdoba en el último encuentro de la primera vuelta. / Alberto Domínguez (Huelva)

Hace unos años Borja García era uno de los mejores centrales de toda la Segunda División B. Pocos jugadores pueden presumir de haber tenido una carrera tan prometedora, ya que fue internacional en las categorías inferiores y debutó en Primera División con el Racing en la campaña 2011/12. Tras un año más en el filial cántabro, el de Laredo comenzó su caminar por la categoría de bronce en otros clubes.

Ganó experiencia en Ontiyent para luego hacerse indiscutible en Avilés, Logroñés, Lorca, con el que salió campeón y ascendió en el Grupo IV; y Extremadura. Su trabajo le hizo desembarcar en Segunda División con el cuadro pacense, con el que también había logrado el ascenso, pero la mala suerte se cruzó por su camino y apenas había disputado media hora de juego en El Molinón cuando sufrió una lesión de extrema gravedad que lo alejó de los terrenos de juego durante más de seis meses.

El cántabro aceptó salir cedido después de su recuperación y volvió a Logroñés, pero apenas jugó tres encuentros con el cuadro de Las Gaunas, por lo que se tomó la presente temporada como la de retorno. Sin embargo, y a pesar de gozar desde el principio con el apoyo de la dirección deportiva y del cuerpo técnico, Borja García no ha podido ser el central de jerarquía de antes de su lesión.

Reclutado por Zamora por su contundencia, dominio del juego aéreo y capacidad defensiva, Borja García comenzó la temporada como titular en aquella defensa de tres centrales que el Decano presentó ante las circunstancias en San Fernando. El zaguero se mantuvo en el once con el sistema de cuatro defensas, imponiéndose a Diego Jiménez, contando con el apoyo de Alberto Monteagudo que incluyó al defensor en un grupo de jugadores que necesitaba minutos para poder obtener su mejor nivel.

No obstante, Borja sufrió mucho en el primer tramo de campaña, especialmente en las transiciones defensivas y en los centros laterales, manteniendo su fortaleza en el juego áereo frontal. La falta de más competencia en el centro de la zaga, donde ha habido solo tres centrales para dos puestos ha hecho que el canterano del Racing de Santander haya sumado un buen número de minutos, pero las sensaciones que ha transmitido es que ha estado por detrás de sus dos compañeros en el centro de la defensa y que sigue estando muy lejos de sí mismo.

En total Borja García ha participado en 17 encuentros, 16 de ellos como titular, sumando un total de 1.566 minutos, en los que ha visto diez amarillas. Con Claudio solo participó, sin mucho acierto, en el encuentro de Don Benito, pero la lesión de Morcillo justo antes del parón por el coronavirus le había abierto de nuevo la puerta de la titularidad. Habrá que ver qué rol desempeña si vuelve la competición, pero su rendimiento ha estado por debajo del que se esperaba de él.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios