Recreativo

¿Qué Recre tocará?

  • Negredo asume que la irregularidad del equipo desde que comenzó la temporada explica la clasificación albiazul

  • Reconoce que "si jugásemos como entrenamos la situación sería otra"

César Negredo se dirige a sus jugadores durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva Decano del Fútbol Español. César Negredo se dirige a sus jugadores durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva Decano del Fútbol Español.

César Negredo se dirige a sus jugadores durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva Decano del Fútbol Español. / josué correa

Impredecible, capaz de grandes partidos como ante el Écija o de ser un equipo vulnerable como en Almendralejo. El Decano ha hecho de la irregularidad su rutina. Es un equipo bipolar ante el que el aficionado no sabe qué esperar. Ahí radica el principal problema de la temporada. Negredo reconoce que es la preocupación principal que tiene. Lo fue anteriormente para Casquero y para Ángel López. Todos ellos lucharon contra lo que el actual técnico define como "la clave de la clasificación del equipo". El Decano ha sido bipolar "desde el principio, salvo la racha de cuatro victorias seguidas", aunque "para mí las sensaciones no son tan malas como algunos opinan" tras el partido de Almendralejo, donde "competimos bien ante un equipo de los que están arriba". Entiende que la irregularidad hace que "se perciba que cuando pierdes sea porque el equipo no compite igual que el rival".

Con la zona baja de la clasificación cada vez más apretada, César Negredo no quiere urgencias de última hora. El equipo lleva toda la semana "trabajando para volvernos con los tres puntos". Asume que El Ejido es "un equipo raro, muy poderoso en ataque, pero a la vez de los que más goles encajan. Eso nos hace saber que si controlamos el partido podemos tener opciones. Es un examen más para nosotros y nuestra idea es traernos los tres puntos". Todo ello en una semana muy condicionada por el clima y el estado de los campos.

A pesar de ello, el madrileño evita sobrecargar de presión a sus hombres. Considera que el choque de Santo Domingo "no es una final porque todavía quedan muchos más partidos. Desde que terminó el partido de Extremadura estamos hablando de no dejar el trabajo para el final porque entonces habría jugadores que lo tomarían de una manera y otros de otra. La idea es sacar el partido para lograr la permanencia lo antes posible. La responsabilidad es la de una final, pero sin esa necesidad de quedar dos o tres partidos".

A nivel particular tampoco ve el choque diferente a los anteriores. Tras el domingo el club deberá decidir si lo inscribe como primer entrenador o bien contrata a un técnico, ya que habrá vencido el plazo legal para ser preparador interino. No le asusta porque "empecé a entrenar un lunes y el martes era mi final. Soy un empleado del club que sabe perfectamente cuál es su sitio".

El jueves Marc Martínez dio un pase al frente en nombre de la plantilla para asumir la responsabilidad de los futbolistas en la situación deportiva del club. Negredo aplaude la valentía de su portero porque "el entrenador tiene que aportar todo lo posible, pero al final los que ganan y pierden son los jugadores. Me parece una autocrítica positiva de Marc Martínez para el grupo porque saben perfectamente lo que nos jugamos todos".

Le sorprende el bajo rendimiento de un equipo que "si hubiese sido capaz de jugar como entrena desde el 18 de julio la situación sería otra. Al final hay que mirarlo y ver si es culpa del entrenador al no saber motivar o de ellos a la hora de aclimatarse a la competición. La competición es lo único que no puedes plasmar en un entrenamiento. En eso estamos trabajando". De cara al domingo tiene una duda principal en ataque. Medita regresar a los dos delanteros. De este modo Boris tendría serias opciones de regresar al once, aunque el técnico insiste en que "puede entrar tanto si jugamos con un delantero de una forma diferente o si lo hacemos con dos". Sobre el dibujo entiende que "si jugamos un 4-2-3-1 veo a Toni Robaina en la mediapunta, pero si juego con Gorka y Boris veo un 4-4-2 más claro". Además, "tengo un par de dudas sobre el once según el tiempo y el estado del campo. Lo importante es que estamos todos disponibles".

Al Decano le espera "un equipo que hace mucho peligro en las transiciones, con muchos jugadores descolgados". El Ejido "hace muchos goles en estrategia, pero también se le generan. Si nosotros estamos al cien por cien y competimos como El Ejido vamos a ganar porque somos mejores. Si no estamos a su altura en intensidad vamos a tener problemas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios