Riotinto

Un joven riotinteño acampa ante los Juzgados de Valverde para poder ver a su hija de 3 años

  • Lleva dos meses sin saber “nada” de la menor ante la “negativa” de su expareja

  • La madre “se escuda en que no hay una sentencia de un juez" para prohibir las visitas

El joven afectado, acompañado por familiares, a las puertas de los Juzgados. El joven afectado, acompañado por familiares, a las puertas de los Juzgados.

El joven afectado, acompañado por familiares, a las puertas de los Juzgados. / Javier Monterroso

La “desesperación” por ver a su hija ha llevado al riotinteño Jonathan Victoria Alvez, de 36 años, a plantarse en el Juzgado de Valverde del Camino, donde pasará los días y las noches hasta conseguir que se fije la fecha del juicio que establezca un régimen de visitas para disfrutar de la menor.

Un derecho, que según el protagonista, le ha “negado” su expareja durante los dos últimos meses en los que no ha sabido “nada” de ella: “La última vez que pude estar con mi hija fue hace dos meses durante cuatro horas, pero siempre delante de la madre. De hecho, tuve que ir al coche a coger una cosa y se vino conmigo, como si fuera un delincuente”, denuncia.

Antes de esa visita, Jonathan estuvo otros nueve meses sin estar con ella. Se separó en diciembre de 2018 y demandó a la madre de su primogénita en febrero del año siguiente. Sin embargo, aún no se ha celebrado el litigio, por lo que lamenta que su expareja “se escuda en que no existe dictamen de un juez para no dejarme ver a la niña”.

Este padre, que niega cualquier demanda de malos tratos contra él, ha calificado el proceso como un “calvario”. “Cuando la vi la última vez, que fue con mis padres y con mi pareja, me decía “papá me quiero ir contigo” y no le pude decir nada. Llevo dos años llorando las 24 horas del día. Es muy duro despedirte de tu hija desde un coche y dejarla llorando”, detalla.

La menor cumplió en abril los tres años, aunque en el momento de la separación tenía 20 meses. El padre reside en Minas de Riotinto, mientras que ella lo hace en la provincia de Sevilla, lo que complica aún más cualquier acercamiento. “He intentado sentarme en muchas ocasiones con la madre para alcanzar una solución. ¿Por qué tenemos que llegar a esta situación?, ¿qué mejor que llevarnos bien por el bien de la niña?”.

Victoria Alvez ha contado a Huelva Información que actualmente le pasa una manutención a su pequeña, “pese a que tampoco lo ha dictaminado un juez”; y que recibe “chantajes” por parte de su ex: “Ella me pide un documento para empadronarla en su nuevo domicilio y me amenaza con no ver a mi hija si no se lo doy”.

“Los niños no deben ser rehenes ni moneda de cambio”, defiende este padre, que asegura que “nadie” le va a mover del Juzgado valverdeño hasta que no le den una fecha del juicio. La protesta comenzó el lunes y durante este tiempo está recibiendo numerosos mensajes de apoyo. Durante el día le acompañan sus padres y su actual pareja, aunque las noches las pasa solo en un colchón en la puerta de los tribunales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios