lepe

"Por el bien del niño solo le pido que piense que los dos somos padres"

  • El padre del pequeño desaparecido lanza un mensaje de desesperación a su expareja y madre del menor

  • Mañana hará una semana que tenía que haber vuelto con su progenitor

La abuela paterna y el padre del niño, cuyo paradero se desconoce. La abuela paterna y el padre del niño, cuyo paradero se desconoce.

La abuela paterna y el padre del niño, cuyo paradero se desconoce. / j. landero

Casi una semana ha pasado ya en relación al caso del menor de seis años de Lepe que su madre no entregó el pasado domingo a su padre, y por el momento no ha trascendido ninguna novedad, desconociéndose el paradero de ambos.

El padre, Davy Thompson, de nacionalidad británica y vecino de la playa lepera de La Antilla, está ya "desesperado", sobre todo por la "enorme incertidumbre" que supone "no saber nada de tu hijo durante tantos días", por lo que ha lanzado un mensaje a su expareja y madre del menor en el que le suplica que "por el bien del niño piense que los dos somos padres".

Al pequeño lo están buscando en España, Portugal, Gran Bretaña y PoloniaEstoy fatal. Ya no tengo lágrimas. En esta casa ni se come ni se duerme desde entonces"

Davy Thomson, que tiene la custodia sobre el pequeño, asegura no saber nada de él desde que a las ocho de la tarde del domingo su expareja no lo entregara en el punto acordado para ello en El Terrón, tras pasar el fin de semana juntos. "No sabemos nada", repiten una y otra vez tanto el padre, como la madre de éste y abuela paterna del menor, Rosario Ortiz, en la terraza de la vivienda que ambos habitan en la playa lepera de La Antilla, donde incluso puede observarse un patinete del pequeño, entre otros juguetes.

Lo único que pueden afirmar sobre la investigación que en estos momentos lleva a cabo la Guardia Civil para intentar averiguar el paradero de su hijo es que, según Davy, "lo están buscando en España, Portugal, Gran Bretaña y Polonia", país este último del que es natural la madre. "Por nuestra parte -añade- seguimos todos los días intentando contactar con la madre por teléfono, pero siempre salta el contestador" por lo que "estoy fatal. Ya no tengo lágrimas. En esta casa ni se come ni se duerme desde entonces".

La abuela paterna reconoce estar "destrozada" porque "si al menos supiésemos algo, nos quedaríamos un poco más tranquilos ya que lo que peor se lleva es la incertidumbre", a lo que añade que "todos los días llamo a la Guardia Civil por si hubiese alguna novedad, pero nada". A pesar de ello, ambos aseguran "confiar plenamente" en el trabajo que está llevando a cabo la Guardia Civil en este caso, y por tanto "nuestra intención nunca es la de molestar".

"A ver si se le ablanda el corazón", indica en un momento de la conversación el padre del pequeño refiriéndose a su expareja, para volver a pedirle "que piense que los dos somos padres", y "lo único que le pedimos es que dé alguna señal. Que diga algo. Porque esto es una agonía y no hay derecho a que nos esté pasando".

Por otra parte Davy ha indicado que cuentan con dos móviles operativos durante las 24 horas del día, tanto el de él como el de su madre "por si nos llama la Guardia Civil o cualquier otra persona que pueda darnos alguna información" pero "si ella (en referencia a la madre del niño) no quiere contactar con nosotros, le pido que por favor lo haga con la Guardia Civil".

Mientras tanto ambos siguen sospechando firmemente que se trata de una sustracción parental, y que la madre y el niño podrían hallarse fuera de España, probablemente en Polonia o Gran Bretaña, donde reside una amiga de ella que según manifiestan "estuvo en Lepe varios días antes de que desapareciese el niño".

Tras las denuncias presentadas desde la noche del domingo por el padre del menor, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 4 de Ayamonte abrió el martes de manera urgente diligencias previas, aunque se desconoce por el momento si el juez titular del mismo ha dictado una orden de búsqueda internacional.

Así lo señaló a Huelva Información el letrado del padre, Juan Carlos Gómez, quien precisó "no tener constancia" de si judicialmente se ha puesto en marcha dicho mecanismo, aunque no obstante sí confirmó que "desde el punto de vista policial" lo que sí se ha producido es un "señalamiento" ante la Interpol "por si alguien hubiese visto tanto a la madre como al niño en algún lugar".

Por su parte fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) informaron que la decisión de abrir una investigación por parte del juez se adoptó "de manera urgente" después de que el martes por la mañana el padre del menor denunciara los hechos ante dicho juzgado.

En ese momento, prosiguió el TSJA, también se procedió a tomar una primera declaración al padre, que se completó con una segunda llevada a cabo el miércoles, en la que "ha aportado más detalles".

Asimismo informó que se había librado oficio, tanto telefónicamente como a través de fax, al puesto de la Guardia Civil de Lepe para que lleve a cabo las actuaciones necesarias para esclarecer los hechos.

Los hechos se desencadenaron el domingo a las 20:00 cuando la madre del menor, una ciudadana polaca y vecina de Lepe de 48 años, no entregó el niño al padre después de pasar con ella el fin de semana.

Davy afirmó ayer finalmente que convivió durante unos 11 años con su expareja y madre del pequeño, concretamente entre los años 2004 y 2015, y que los problemas entre ambos se iniciaron en 2015, coincidiendo con el nacimiento del menor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios